en el real madrid aprietan a su delantero

El mensaje del Real Madrid a Benzema: del qué bueno eres al "ponte a hacer goles"

El cambio para conseguir que Benzema sea más completo en el Real Madrid no es fácil. Destaca por ser un jugador combinativo y elegante y en el club le aprietan para comprometerle con el gol

Foto: Benzema celebra con júbilo un gol al Espanyol en Cornellá-El Prat. (Efe)
Benzema celebra con júbilo un gol al Espanyol en Cornellá-El Prat. (Efe)

En el Real Madrid se celebra, con cautela, la nueva versión de Benzema por el cambio de mentalidad. A la elegancia en su juego suma el olfato de gol. “Qué bueno eres” le dicen en el vestuario los compañeros. “Ponte a hacer goles”, es el mensaje que le transmiten desde el palco. A la versatilidad de Benzema había que darle una prioridad. Comprometerle en la definición en un equipo que practica un fútbol más directo y no tiene un especialista de área. El cambio que ha experimentado el francés está basado en la confianza de un club y un entrenador que le respalda como el ‘9’ del equipo. Sin Cristiano Ronaldo se fichó –a última hora– a Mariano (poca ayuda para Benzema puesto que lleva un gol y juega poco por culpa de una inflamación del nervio ciático). Con las ausencias reiteradas de Bale todavía se ha reforzado más el papel que tiene que asumir como goleador.

Benzema juega con dolor en el dedo meñique, la incomodidad de una férula y retrasa pasar por el quirófano porque en el club le comentan que es imprescindible. Esta sensación es nueva para él. Comprobar que en el Real Madrid tiene cada vez más galones le produce una satisfacción importante después de tantos años en los que ha estado más al servicio del equipo y pendiente de equilibrar el duopolio que formaban Cristiano Ronaldo y Gareth Bale. Extinguida esta sociedad y con el paso de los meses en los que el galés confirma su fragilidad por las lesiones ha ido creciendo el peso de Benzema. Es un referente.

El renovado Real Madrid de Solari está orientado para hacer del francés el mazo del equipo. El servicial Benzema tiene otros compañeros y está estructurado para que el ‘9’ sea el martillo. A la espera de las garantías y el rendimiento de Bale. Benzema ha pasado de jugar para Cristiano y Bale a que Vinicius y Lucas Vázquez se pongan a su disposición. El cambio táctico y de compañeros beneficia a un futoolista más maduro, veterano, responsabilizado y con una forma física óptima. Está ligero y afilado. En su peso ideal para aguantar y darle continuidad al ritmo y la intensidad que exige Solari. Con el compromiso de trabajar en la presión y la recuperación de la pelota. Sin olvidar que es el encargado de finalizar las jugadas.

Benzema celebra un gol al Espanyol. (Efe)
Benzema celebra un gol al Espanyol. (Efe)

Pendientes de su regularidad

Lo de la generosidad tiene otro significado en el Real Madrid. A Benzema se le elogia por ser un futbolista combinativo, su facilidad para asociarse con los compañeros, dar fluidez al juego y desatascar el juego en espacios reducidos. Pero la orden es que tiene que dar prioridad al gol. Cuando compagina la elegancia con los goles aparece la figura. En los dos últimos partidos –Girona y Espanyol– ha sido capaz de mezclar la excelencia con la pegada y los elogios se han disparado. Más entre los aficionados y los medios de comunicación que en el club, donde también se le mira con microscopio su capacidad para mantener la regularidad con el gol. Florentino tiene paralizado el fichaje de otro delantero a la espera de Benzema y la llegada del brasileño Rodrygo.

Desde el primer día que se marchó Cristiano Ronaldo se le pidió –primero con Lopetegui y después con Solari– que asumiera más obligaciones con el gol. A Benzema le han apretado. Era urgente que diera un paso al frente en la definición. Pero este cambio tiene un proceso que es complejo: pasar de asistente a sacar de dentro un instinto goleador y poner en sus carnes las presión de hacer olvidar la macha de Cristiano Ronaldo. Entre otras cosas porque Bale ha cambiado poco o nada y sigue siendo una moneda al aire. Un partido está y en otro desaparece por desconexión o lesión. El galés no es un seguro.

En las dificultades para salir de la crisis de malos resultados, la aportación de Benzema se considera como un acto de lealtad en el Real Madrid. No pasar por el quirófano, comprometerse en el esfuerzo y el gol sirven para entender que el cambio en su mentalidad empieza a dar resultados. Se siente bien física y psicológicamente. Fundamental para la mejoría del equipo. Karim Benzema sigue estando a gusto en el club, se siente valorado por Florentino Pérez, ahora por Solari y sus compañeros. Ese cariño que no le dan en Francia lo tiene en el Real Madrid, pese a que en ocasiones en el Bernabéu se le pite.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios