solari frena su paso por el quirófano

El lío en el Real Madrid con la operación de Benzema y las quejas de Solari

Solari, después de quejarse en Leganés que al equipo le falta una referencia, frena la decisión de que Benzema pase por el quirófano para curarse la fractura del dedo

Foto: Benzema en el momento que se fracturó el dedo en el partido contra el Betis. (Efe)
Benzema en el momento que se fracturó el dedo en el partido contra el Betis. (Efe)

¿Se opera o no se opera? Es el lío en el que está metido el Real Madrid con Karim Benzema. La negativa de Solari a que pase lo antes posible por el quirófano para ser intervenido de una fractura en la falange del quinto dedo de la mano derecha prolonga más la avería y la agonía que tiene con los problemas en la delantera. El entrenador se opone a quedarse sin el francés. Ganará todo el tiempo que haga falta y tomará las medidas que hagan falta con tal de no quedarse sin el ‘9’. Las angustias de Solari por tener a Benzema en el césped no las comparten los servicios médicos del club. El lío de tener que utilizar a un futbolista lesionado, aunque se le quiera restar importancia porque es en el dedo meñique, existe dentro del club. Un golpe en esa zona provocaría un empeoramiento de la lesión.

Solari hace fuerza y presiona para tener a Benzema a su lado porque considera que el partido contra el Sevilla –empatado a puntos con el Real Madrid en la Liga– es una final. Perder al francés es un palo de cara a esta cita y la Copa del Rey –se enfrenta al Girona en los cuartos de final–. La solución, con la aprobación de Benzema, es que el delantero juegue con una férula. Entrena con ella y luce un fuerte vendaje. La férula la tendrá que aprobar el árbitro antes del partido. Pero aquí lo más importante es la salud del futbolista y hay quien considera que lo mejor habría sido haber pasado ya por el quirófano.

Benzema sufrió un pisotón en el dedo durante el partido de Liga contra el Betis y no pudo jugar la segunda parte. Tampoco estuvo en la vuelta de Copa del Rey contra el Leganés. Tiene dolores en el tendón y los especialistas han recomendado desde un primer momento que es mejor una intervención que apostar por un tratamiento conservador. Pero Solari, que quiere poner buena cara al mal tiempo, no da su brazo a torcer. Necesita a Benzema y lo dejó claro en su primera protesta después de la derrota en Butarque contra el Leganés. “Estuvimos flojos y no tuvimos una referencia arriba ni profundidad”, comentó un enfadado Solari. Es la primera vez que se le ve con la cara torcida desde que se hizo con el banquillo.

Solari se ha salido con la suya, de momento, y su plan pasa por proteger y no desprenderse de Benzema. Le quitará del campo en cuanto considere que el partido está encarrilado o sufre un riesgo mayor. Lo que queda por comprobar es si Benzema irá al choque con la misma intensidad que si no estuviera estuviera lesionado. No es lo mismo entrenar que competir en un encuentro. La dureza es diferente y el riesgo es mayor. Pero Benzema, que se siente comprometido y responsabilizado por la cantidad de bajas, acepta la petición de un Solari que se atrevió a decir en la rueda de prensa antes de jugar contra el Sevilla que “no es un problema para que siga jugando”, pero que a la vez reconoció que “estaría más contento si no se hubiera producido la lesión”.

Benzema con una férula en el entrenamiento. (Efe)
Benzema con una férula en el entrenamiento. (Efe)

Quejas del vestuario

Es el lío en el que Solari ha metido a Benzema y los médicos con una lesión que no se puede despreciar. La baja del francés no se la puede permitir en un momento en el que Bale, Mariano y Marco Asensio están fuera de combate. No queda más remedio que frenar la entrada al quirófano del ‘9’, al que Solari califica como un jugador “generoso”. En este escenario, la postura del club sigue siendo la de no acudir al mercado de invierno para resolver el problema que tiene la plantilla con los delanteros. Se ha demostrado que Gareth Bale no es fiable después de caer con otra lesión en el sóleo. La reaparición de Mariano –el único delantero que se fichó tras la salida de Cristiano Ronaldo– es una incógnita con los problemas en el nervio ciático que le tienen convaleciente. No ha vuelto a jugar desde el 6 de diciembre. A esto se suma el dedo de Benzema.

En la plantilla ya han salido voces que piden reforzar la delantera. No sólo es Solari el que empieza poner mala cara con la falta de una referencia arriba y, pese a que intente poner parches con Vinicius e Isco –delanteros en Leganés–, se ha quejado. Otro de los remedios ha sido subir al delantero del Castilla, Cristo. Pero también se ha quejado Luka Modric. El croata soltó ante la prensa, después de la derrota ante la Real Sociedad en el Bernabéu, lo que se dice en el vestuario: “Nos falta gol”.

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios