una oportunidad para demostrar que no es el malo

Lo que pide Isco a Zidane o cómo se quita la fama de díscolo en el Real Madrid

Su 'salvavidas' es Zidane. Ganarse el aplauso de la afición es otra historia. Isco pide que le vuelvan a dar oportunidades porque considera que no es el único culpable de su situación

Foto: Zidane e Isco reecuentran, por suerte para el malagueño, suplente con Solari. (EFE)
Zidane e Isco reecuentran, por suerte para el malagueño, suplente con Solari. (EFE)

Con el regreso de Zidane al banquillo surgen nuevas oportunidades para los jugadores que estaban en un segundo plano o directamente desplazados. En el primero de los casos se incluye a Marcelo y en el segundo está Isco. El malagueño no se corta en pedir a Zidane que le dé esa oportunidad que Solari le negaba y con el que le resultaba imposible intercambiar palabra. El choque entre Solari e Isco fue tan desagradable que acabó con el peor final de un pulso televisado. El jugador sin viajar a Valladolid y acusado por el entrenador argentino de mal profesional. Solari, despedido y culpable de haber fallado con sus decisiones en los seis días que perdió la Copa, Liga y Champions. Las últimas noticias afectan a la imagen de Isco. No se subió al autobús del equipo para ir al Bernabéu en el partido contra el Ajax, se saltó la charla táctica y no acudía a los controles de peso de los lunes. Demasiadas polémicas extradeportivas. Con Zizou busca normalizar su situación. "Es una buena noticia para todos que haya vuelto. Ama el Real Madrid y lo ha demostrado con esta decisión", dijo en un acto oficial de Adidas –la nueva marca deportiva que apuesta por él–.

De haber seguido ganando el Real Madrid de Solari a Isco no le habría quedado otra salida que hacer las maletas y buscar otro equipo. Hoy tiene donde agarrarse para que no le afecta la remodelación de la plantilla. Su 'salvavidas' es Zidane. Ganarse el aplauso de la afición es otra historia. Hay una imagen en el último Clásico en el Bernabéu en la que Isco se dirige, con la mano en la boca para que no se le puedan leer los labios, a Messi con miradita cómplice. Ha dado que hablar porque en el contexto que se produce y por la situación del malagueño se sospecha que Isco está de compadreo con el capitán del Barça. Estaba el Madrid perdiendo, para pocas bromas en esos momentos, y a Isco se le vio sin tensión con Messi. Coqueteando.

Aquí llueve sobre mojado. A Isco, cuando se le ha torcido su camino en el Real Madrid, se le ha ocurrido que el Barcelona sería un buen destino. Ya con Zidane, cuando no jugaba, alimentaba las noticias de poder recalar en el equipo azulgrana. Hasta que llegó a un acuerdo con Florentino Pérez, renovó, se lesionó Gareth Bale o atravesaba uno de esos momentos irregulares el galés y a Zidane le dio por alinear a Isco para que el equipo tuviera más equilibrio. "No ha sido nuestro mejor año, pero desde ya trabajamos para estar donde merece la historia del club", dice el 'nuevo' Isco. Recobra el optimismo y la confianza.

Se siente una víctima de Solari

Ha vuelto Zidane y es el momento que tiene que aprovechar Isco. Pide recuperar el tiempo perdido y demostrar que lo suyo con Solari era más ojeriza del entrenador que actos de indisciplina. Para Isco, el principal culpable de su situación fue que el técnico argentino no le quería en su propuesta de fútbol vertical, le empezó a caer antipático y así hasta cogerle fobia y rencor. Isco se siente más una víctima del fracaso de Solari que un mal ejemplo de profesional.

Lo que hace Isco desde que ha vuelto a ver a Zidane es demostrar que tiene ilusión y ganas de competir en los once partidos que quedan para acabar la temporada. Una actitud más inteligente que la que tuvo con Solari y chocaron. Ahora tiene enfrente al entrenador que valoraba su talento, que le gusta la lectura del juego que necesita el equipo para tener pausa, correr o salir de los espacios reducidos con la capacidad para definir con un pase o un disparo en los últimos metros.

De los tres jugadores —Marcelo, Isco y Bale– que tiene que recuperar Zidane, el caso del malagueño tiene connotaciones especiales porque se desconoce cuál puede ser la reacción del Bernabéu cuando vuelva a pisar el césped. Isco tocó fondo en el Madrid. Está señalado por sus reiterados comportamientos rebeldes: desde enfrentarse a la grada, negar el saludo del delegado Chendo y utilizar las redes sociales para enviar recados. Puede ser señalado por la grada como uno de los culpables. Pitada, indiferencia o indulto. A este juicio se expone. Zidane gestiona el caso de un futbolista reconocido por su enorme talento y desprestigiado por ser un díscolo. Quitarse esa fama de egoísta e indisciplinado no va a ser sencillo, pero es lo que toca en un Real Madrid que ha puesto la maquinaria en marcha para salir de la crisis con las llegadas de Zidane y un primer fichaje: Militao.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios