Ucrania se cuela en los cuartos de final con un gol agónico en la prórroga ante Suecia (1-2)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Eurocopa

Ucrania se cuela en los cuartos de final con un gol agónico en la prórroga ante Suecia (1-2)

La selección ucraniana derrotó a Suecia con goles de Zinchenko y Dovbyk. Los nórdicos jugaron con 10 la prórroga tras la discutida expulsión de Danielson

placeholder Foto: Artem Dovbyk anota el gol de la victoria. (Reuters)
Artem Dovbyk anota el gol de la victoria. (Reuters)

Por primera vez en la historia, Andriy Shevchenko ha conseguido clasificar a Ucrania para unos cuartos de final de una Eurocopa. El exdelantero del AC Milan y del Chelsea y actual seleccionador del combinado ucraniano derrotó a Suecia en el tiempo de descuento de la prórroga por 2-1 con los tantos de Zinchenko y Dovbyk frente al de Forsberg y ya está en la siguiente ronda. Allí le espera la Inglaterra de Gareth Southgate. El rival de España en la fase de grupos generó algunas de las mejores ocasiones del partido en un encuentro muy disputado, pero perdonó y, después de quedarse con 10 en la prórroga por una entrada muy controvertida de Danielson sobre Besedin, los ucranianos aprovecharon la superioridad numérica para anotar el gol de la victoria.

placeholder Los ucranianos celebran el tanto. (Reuters)
Los ucranianos celebran el tanto. (Reuters)

Ucrania y Suecia midieron fuerzas en unos octavos de final de poder a poder. Dos conjuntos que se sienten más cómodos cuando el otro lleva la iniciativa del juego y, si se produce el fallo rival, pueden correr y contragolpear a placer. Y nos brindaron uno de los mejores partidos de la Eurocopa. El rudimentario juego nórdico, con Forsberg e Isak como mayor fuente de creatividad y peligro, se encargó de sacar el máximo jugo de ambos futbolistas en la primera parte. Ni la circulación era de un ritmo alto ni los centrocampistas les hacían llegar buenos balones interiores, pero la capacidad de los dos de combinar y encontrarse hicieron mucho daño a los ucranianos.

La selección de Shevchenko, en cambio, disponía de muchos más recursos ofensivos con Yarmolenko, Yaremchuk, Zincheko, pero la igualdad era máxima. Olsen, por si acaso, se aseguraba de que así fuera con una intervención a disparo del Yaremchuk y segunda intentona de Yarmolenko que evitó el primero. Contestó Suecia de la única forma que sabe: con el plan A. Balones a Forsberg e Isak y a frotar la lámpara.

placeholder Isak fue un auténtico puñal al espacio. (Reuters)
Isak fue un auténtico puñal al espacio. (Reuters)

El delantero de la Real Sociedad construía una cabaña con un palo de madera y una cuerda y trazaba las mejores oportunidades de los suyos, aunque estaba demasiado aislado. Fuese a campo abierto, para exhibir su velocidad y olfato, o en espacios reducidos, donde demostraba una comprensión del juego fantástica para combinar, conectar las distintas piezas del ataque y cargar el área como si no hubiese un mañana. Forsberg, espoleado por el dinamismo de Kulusevski en la frontal, apareció sin acierto.

Isak y Forsberg sembraron el caos

Ucrania estaba relamiéndose y esperando su turno. En esas, Yarmolenko se inventó una jugada fantástica en el corazón del área para asistir a Zinchenko en el lado contrario y este se encargó de batir a Olsen. Se adelantaba el combinado de Shevchenko sin grandes esfuerzos. Y Suecia, poco acostumbrada a abrir en canal a una defensa blindada, lo intentó a su manera. Centros laterales, combinaciones por dentro y más corazón que cabeza. Se juntaron los buenos. Balón de Isak para Forsberg en el balcón del área, disparo del segundo y la pelota, caprichosa, impacta en el cuerpo del ‘9’ para colarse en el fondo de la red. Y vuelta a empezar.

La segunda parte pasó de la locura a la máxima cordura posible. Del balón a la cepa del poste de Forsberg tras la asistencia del incombustible Isak a la réplica de Yarmolenko y Sydorchuk con el mismo resultado a la jugada siguiente. Lo intentaba más Suecia. Kulusevski se sacó de la manga un latigazo que Buschan, guardameta ucraniano, despejó sin miramientos. Y, acto seguido, Forsberg estrellaba otra pelota en el palo. No le sonreía la suerte a Suecia y Ucrania tiraba de fondo de banquillo. Malinovskyi entró por Shaparenko. El partido se anestesió de golpe mientras avanzaban los minutos, puesto que el miedo a perder era mayor que el botín a conseguir. Se marcharon a la prórroga.

placeholder Forsberg, segundo máximo goleador de la Eurocopa con cuatro tantos. (Reuters)
Forsberg, segundo máximo goleador de la Eurocopa con cuatro tantos. (Reuters)

Allí se firmó un pacto de no-agresión hasta llegar a los penaltis. Carrusel de cambios, pases conservadores, balones en largo que evitaran pérdidas peligrosas en los primeros pases y a esperar una genialidad de los futbolistas más desequilibrantes. En el 98, VAR mediante, Daniele Orsato expulsó a Marcus Danielson tras una entrada durísima que retiró a Besedin y Suecia tuvo que afrontar el resto del tiempo con 10 futbolistas. Malinovskyi, el ucraniano más activo, lo intentó de todas las maneras con su delicada zurda en posiciones interiores, pero los de Shevchenko estuvieron a punto de no sacar ventaja de su superioridad numérica. Hasta que, en el descuento, Dovbyk anotó el gol de la victoria en el tiempo añadido.

Eurocopa Andrej Shevchenko Ucrania
El redactor recomienda