Inglaterra acaba con su bestia negra y elimina a Alemania de la Eurocopa (2-0)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Octavos de final

Inglaterra acaba con su bestia negra y elimina a Alemania de la Eurocopa (2-0)

La selección inglesa superó al combinado germano de Joachim Löw gracias a los goles de Raheem Sterling y Harry Kane. Jugarán los cuartos contra Suecia o Ucrania

placeholder Foto: Sterling celebra el tanto que abre la lata (1-0). (EFE)
Sterling celebra el tanto que abre la lata (1-0). (EFE)

Inglaterra acabó con su bestia negra en su casa y delante de toda su gente. En un Wembley prácticamente abarrotado tras la aprobación de la UEFA de ampliar el público en sus bellas gradas, la selección de Gareth Southgate giró la inercia histórica en la segunda parte gracias a los goles de Raheem Sterling y Harry Kane y ya espera rival en los cuartos de final (Suecia o Ucrania). 1966, 1970, 1990, 1996 y 2010. Cuartos de final y semifinales de mundiales y eurocopas. Inglaterra veía en la figura de Alemania a un fantasma cuyas cadenas asfixiaban sus duelos directos y amenazaba su futuro, pero, por primera vez desde 1966, los Three Lions derriban su trauma particular. Alemania, muy debilitada y sin un plan definido, vuelve a decepcionar en un gran torneo tras no pasar de fase de grupos en Rusia 18 y Löw se despide por la puerta de atrás.

placeholder Sterling anota el 1-0. (Reuters)
Sterling anota el 1-0. (Reuters)

Miedo. Respeto. Estas dos palabras marcaron la primera parte en el enfrentamiento que protagonizaron dos superpotencias del fútbol europeo. Gareth Southgate, conservador a más no poder, decidió renunciar a algunos de sus futbolistas más talentosos en el último tercio como Jadon Sancho o Jack Grealish, por citar algunos, y repitió el mismo once que le dio la victoria ante la República Checa. Su ‘9’, Harry Kane, atraviesa una crisis existencial en esta Eurocopa y la conexión con Raheem Sterling y Bukayo Saka no parecía poder solucionarla.

La semifinalista del pasado Mundial alternó el dominio con el combinado germano. Los de Toni Kroos iniciaron el encuentro parapetados en su campo, esperando que Inglaterra cometiese un error en su circulación de la pelota y poder dar un picotazo al espacio. Sin un plan atacante demasiado claro. Fue el combinado de los Three Lions quien asestó el primer susto del encuentro cuando Sterling hizo sacar la mejor versión de Neuer bajo palos. Su estirada, tan extraordinaria como palomitera, evitó un gol cantado y metió presión a Alemania.

placeholder Neuer fue el mejor jugador alemán en el primer tiempo. (Reuters)
Neuer fue el mejor jugador alemán en el primer tiempo. (Reuters)

Los de Southgate, espoleados por la ocasión vivida, se lanzaron a por el tanto que inaugurase el marcador. Ante la falta de dinamismo en el último tercio del campo y de mecanismos colectivos que ayudaran a encontrar caminos hacia el gol, los ingleses se encontraron con su mejor aliado en Rusia 18: el balón parado. Ahí subieron las torres y Maguire mostró su poderío aéreo. Por suerte para Neuer, el remate cayó manso en sus manos. Alemania no reaccionaba y, aunque Inglaterra no tenía excesiva profundidad ni amplitud, iba a remolque. En esas, Werner, un galgo al espacio, cazó un contraataque tras un pase medido de Havertz y a punto estuvo de abrir la lata.

Kane sufrió mucho en la primera parte

Justo cuando parecía que el encuentro se encaminaba al descanso con tablas en el marcador, Harry Kane se topó de bruces con la oportunidad más clara del partido. Su control, torpón, no fue acertado y Hummels, en una gran acción defensiva, despejó el peligro lejos de su portería. Ambas selecciones se fueron a los vestuarios con mucho por mejorar. Alemania, que sabía que con lo enseñado en el primer tiempo no daba, empezó a proponer más. Havertz, con un misil desde la frontal, puso a prueba a Pickford. El guardameta del Everton sacó una buena manopla.

No es que Alemania mudase el planteamiento, pero trató de afilar su colmillo goleador y subió un par de metros la presión. No cambió el guion, puesto que Inglaterra cargaba con el peso de la pelota sin arriesgar demasiado. El partido demandaba atrevimiento y cambios a sus técnicos. El primero en verlo fue Löw al sustituir al correoso y fallón Werner por Gnabry. Southgate copió su fórmula y Grealish entró por Saka. El jugador del Aston Villa, de medias bajas y talento inabarcable, alteró por completo el signo del encuentro.

placeholder Southgate apostó por Grealish en la segunda mitad. (Reuters)
Southgate apostó por Grealish en la segunda mitad. (Reuters)

Sus toques en la frontal, necesarios para aportar luz donde otros tan solo veían sombras, aclararon la vista a la espesa Inglaterra. De la combinación entre Sterling, Kane y sus pies surgió la mejor acción del partido cuando una rápida combinación desde zonas interiores acabó con el centro de la muerte de Shaw para el oportunista Sterling que no falló frente a Neuer.

Tuvo la suya Alemania en los minutos finales cuando Müller, solo en un mano a mano contra Pickford, la envió rozando el poste. Una ocasión que otra Alemania en el pasado parecía incapaz de fallar. Pero en el torneo a vida o muerte todo se paga y Grealish, que había salido para dejar su huella en el encuentro, asistió a Kane y sentenció el partido a cinco minutos del final. Inglaterra se clasifica para los cuartos de final y Alemania firma una nueva decepción en un gran torneo.

Eurocopa Inglaterra Gareth Southgate
El redactor recomienda