Morata resume su tortuosa carrera en un partido: hace todo menos lo más importante
  1. Deportes
  2. Fútbol
La Cartuja acabó silbándole

Morata resume su tortuosa carrera en un partido: hace todo menos lo más importante

El delantero de la Selección española falló dos ocasiones de gol claras y terminó sustituido y desesperado. La afición se muestra muy crítica con el flojo rendimiento del '7' madrileño

placeholder Foto: Morata falla la ocasión más clara del encuentro. (Reuters)
Morata falla la ocasión más clara del encuentro. (Reuters)

Descargas de cara, desmarques al espacio, lucha cuerpo a cuerpo para fijar a los centrales suecos, participación en las jugadas de ataque y un trabajo defensivo incontestable. Álvaro Morata hizo ante Suecia todo lo que debe hacer un delantero para ganarse la ovación de su afición menos lo más importante: marcar la diferencia en el área. El actual delantero del Atlético de Madrid, cedido a la Juventus de Turín esta pasada campaña, se estrelló ante su propia frustración en el debut de España en la Eurocopa. Con el '7' de David Villa en la espalda, el ariete madrileño acabó siendo silbado por algunos aficionados españoles tras tirar por la borda las oportunidades más claras ante Suecia. Y aunque también hubo aplausos y cánticos a su favor, estos fueron menores.

placeholder Jordi Alba trata de consolar a Álvaro Morata tras su grave fallo. (EFE)
Jordi Alba trata de consolar a Álvaro Morata tras su grave fallo. (EFE)

Si el Wanda Metropolitano ya le había cantado "Morata, qué malo eres" en el último amistoso frente a Portugal hace poco más de una semana, el público de La Cartuja tampoco pudo resistirse a cargar contra la desesperante actuación de Morata. En un equipo con una evidente falta de colmillo goleador, las dos ocasiones manifiestas de gol desperdiciadas por el español (una solo frente al portero) escuecen aún más. El partido de Morata fue una lucha constante contra los fantasmas que le han perseguido durante toda su carrera. Un fiel resumen: casi 200 millones de euros movidos en traspasos, críticas continuas y una incapacidad alarmante para superar los 15 goles en cualquier competición liguera que haya disputado.

Los eternos fantasmas de Morata

A sus 28 años, el problema de Morata nunca será no haber estado fino de cara a puerta, sino no ser consciente de que su papel como titular de una Selección que pretenda ser élite —así como de un club— está muy lejos de su realidad futbolística. Más cuando juega solo en la punta de ataque y sus fallos se ven más ante la ausencia de compañeros que compensen sus dificultades frente al portero. Real Madrid, Juventus, Chelsea, Atlético de Madrid y Juventus de nuevo. No es casualidad que el atacante madrileño no haya podido asentarse en ningún equipo. Ni que el Atlético de Madrid haya encontrado en la figura de un Luis Suárez de 34 años mermado y en el ocaso de su carrera un '9' mucho más fiable que Morata.

placeholder El '7' de España controla una pelota en la línea de fondo. (EFE)
El '7' de España controla una pelota en la línea de fondo. (EFE)

La realidad de Morata es esta. Un guerrero que se deja todo en el campo (algo que no se le puede discutir), pero, como demostró ante Suecia, cuyas cualidades en la definición no están a la altura del reto que representa España. Alguien que, sin haber hecho méritos suficientes para ello, se ha encontrado con oportunidades fantásticas a lo largo de su camino como futbolista que no ha sabido aprovechar. Es lo mismo que le sucede cuando se planta frente al portero. Falta de convicción, determinación y peso real en el desempeño de su equipo. Porque Álvaro es un revulsivo muy a tener en cuenta, pero un delantero escaso de pólvora.

De los 917 pases para tan solo cinco remates entre los tres palos a los 161 de Suecia. El 0-0 no es culpa íntegra de un Morata que tan solo disparó dos veces, no realizó ningún regate y se pasó la mayor parte del encuentro jugando de espaldas. Ya acumula cuatro partidos consecutivos con España sin ver puerta. Por supuesto que Ferran Torres y Dani Olmo también se quedaron cortos en ataque, pero el caso de Morata hace más daño por la suplencia del máximo goleador español de la temporada: Gerard Moreno y sus 30 goles en 46 partidos. Y por lo cerca que estuvo Alexander Isak, con ese balón estrellado al palo pocos minutos después del fallo de Morata. Podría haber sido mucho peor.

Foto: Gerard Moreno celebra un tanto con la Selección española. (EFE)

Cada partido del ariete madrileño con la Selección en que no marca hace más inexplicable aún la suplencia del jugador del Villarreal. Y la ausencia de Iago Aspas en la convocatoria. No ayuda que el delantero madrileño tenga tantos padrinos en la prensa que traten de convencer al público de valorar lo más esencial de un delantero. Lo que se debe pedir, como mínimo, a un futbolista de élite que quiera defender la camiseta de una campeona del mundo como España: que lo intente, que no se rinda y que siga luchando por mucho que falle.

Pero no está todo perdido. Los últimos 20 minutos de los que gozó Gerard Moreno después de que Luis Enrique retirase a Morata y pusiese a Ferran Torres en su lugar para, acto seguido, sustituir al del Manchester City por Mikel Oyarzabal y a Olmo por el del Villarreal, abrieron la puerta a la esperanza. El delantero del submarino amarillo activó una peligrosidad en el ataque español que se había destartalado por completo en el segundo tiempo. Fue vertical, incisivo, amenazante y directo. A pesar del poco tiempo que pudo disputar, su contribución le hace entrar por la puerta grande en las quinielas del próximo once de Luis Enrique. Quién sabe si junto a Morata para aprovechar su trabajo, algo que Gerard Moreno lleva haciendo toda la temporada.

placeholder Gerard Moreno se quedó muy cerca de anotar el gol de la victoria con un cabezazo. (Reuters)
Gerard Moreno se quedó muy cerca de anotar el gol de la victoria con un cabezazo. (Reuters)

"Que le piten no es nuevo. No hay que dudar de un delantero como Álvaro, que ha demostrado muchas cosas. Es verdad que no ha tenido acierto, pero en el próximo partido igual mete tres y calla la boca a todos", declaraba de forma contundente Aymeric Laporte ante los micrófonos de Telecinco. También defendían a su compañero Marcos Llorente, Pedri González y Dani Olmo. Ojalá el flamante nuevo central de España tenga razón. Para que cambie la carrera de Morata. Para que cambie la suerte de España. Por el bien de todos.

Álvaro Morata Eurocopa Selección Española de Fútbol
El redactor recomienda