Ferran Torres, la vida de una promesa del fútbol en el Manchester de Guardiola
  1. Deportes
  2. Fútbol
un cambio radical con 20 años

Ferran Torres, la vida de una promesa del fútbol en el Manchester de Guardiola

Ferran Torres tiene un cocinero, nutricionista, preparador físico y profesor de inglés para conseguir una rápida adaptación al cambio de Valencia por Manchester y la exigencia de la Premier

placeholder Foto: Ferran Torres celebra un gol en el partido del City contra el Newcastle. (Efe)
Ferran Torres celebra un gol en el partido del City contra el Newcastle. (Efe)

Medio año lleva Ferran Torres en Manchester y, en lo deportivo, no le van nada mal las cosas. En lo personal, ha puesto todo y más para adaptarse a un cambio radical en las costumbres y hábitos y estar al nivel de exigencia que marca Guardiola. Pasar de Foios a Manchester es una paso brutal. Dejar de tener a la familia cerca, los amigos y las comodidades para empezar una nueva vida y estar a la altura de las expectativas es un proceso intenso. El objetivo de Ferran, que a finales de este mes cumple los 21 años, es marcar el rumbo para enriquecerse como persona y futbolista. En un futuro, no se sabe en cuanto tiempo, puede tener entre sus planes regresar a España como un futbolista con más experiencia y todavía más completo. Lo que está viviendo estos seis meses es un aprendizaje y consiguiendo un rendimiento que no tiene nada que ver con los que pensaban o vaticinaban que se iba a estrellar.

Ferran Torres llegó a Manchester solo. Se instaló en un apartamento de la ciudad y las pocas visitas que ha recibido en todo este tiempo son las de sus agentes y los familiares, a cuenta gotas, que tienen que respetar el protocolo de seguridad y la burbuja en la que vive el futbolista. Para tener una rápida adaptación a la ciudad y una competición más dura en lo físico se rodeó de un equipo de profesionales en coordinación con el Manchester City. El chico de Foios tiene un cocinero personal, un nutricionista, un entrenador particular y un profesor de inglés. La adaptación nunca es sencilla, pero la fuerza de voluntad, la actitud y las ganas por tener protagonismo en el equipo de Guardiola están dando unos resultados mejores de los que se podían esperar.

Foto: Jesé, en su anterior estancia en Las Palmas. (EFE)

Vive en un país diferente y tiene encima a un entrenador meticuloso y perfeccionista. Ferran Torres acaba de regresar a la competición después de superar el coronavirus. Es la segunda ocasión que da positivo en nueve meses. La primera fue en el inicio de la pandemia y la segunda en este inicio de año. El último contagio, con la cepa británica, ha sido más complicado de superar. Llegó a perder tres kilos de peso. Antes de este contratiempo que supuso un parón estaba con unos registros destacables. Ferran ha marcado goles en todas las competiciones (cuatro tantos en la Champions, dos en la Premier, uno en la FA Cup y otro en la Copa de la Liga). Lleva 8 tantos, uno menos que en los 97 partidos que jugó con la camiseta del Valencia desde que debutó con 17 años.

Una esponja, según Guardiola

Pep Guardiola está moldeando el talento a las necesidades tácticas del equipo. Ferran ya ha jugado en cuatro posiciones diferentes en lo que va de temporada. De extremo diestro, zurdo, segunda punta y lo más llamativo es haberlo utilizado de delantero centro. “Se mueve muy bien y tiene un gran sentido del gol”, comentó Guardiola tras ponerle de ariete en el partido de Champions contra el Olympique de Marsella. El técnico tiene uno de esos jugadores con los que está muy cómodo porque es una esponja. La versatilidad de Ferran mezcla con todos los jugadores de arriba y Guardiola ha acelerado su aprendizaje por las continuas bajas del Kun Agüero y Gabriel Jesús. Las soluciones tácticas aportadas por el valenciano han conseguido que el Manchester City levantara el vuelo de un mal inicio de la temporada, que tuvo su peor momento con la derrota contra el Tottenham de Mourinho (21 de noviembre), y dejó al equipo a ocho puntos del primer puesto. El City hoy es el líder de la Premier.

Ferran Torres está integrado en un vestuario en el que convive con otros españoles, Rodrigo Hernández y Eric García, y tiene la complicidad del joven talento del inglés, Phil Foden, y estrellas como Kevin de Bruyne, Raheem Sterling y Gündogan. De poder quedarse en la zona de confort en Valencia asumió un desafío con riesgos en un momento complicado por la incertidumbre que provoca el coronavirus y trabajar a las órdenes de Pep Guardiola. Los que conocen de cerca a Ferran hablan de él como un chico ambicioso, que tiene las ideas claras y una mentalidad fuerte.

placeholder Ferran Torres en su apartamento de Manchester. (ferrantorres7)
Ferran Torres en su apartamento de Manchester. (ferrantorres7)

Su referente es Cristiano Ronaldo. En Valencia llevaba el dorsal ‘7’ y en el Manchester City luce el ’21’ por David Silva. Llegó a este club para cubrir la marcha del canario a la Real Sociedad y está cumpliendo. En la Selección española lució el ’18’ el día que hizo tres goles a Alemania y confirmó que es una de las joyas que tiene nuestro fútbol y una apuesta firme del seleccionador Luis Enrique. “Les hemos sacado del partido”, fueron las palabras de un chaval que quiere comerse el mundo y demostró descaro, personalidad y talento ante, ni más ni menos, que los alemanes.

La salida con polémica del Valencia ha quedado atrás, aunque no es sencillo olvidar los reproches. Los que conocen bien a Ferran aseguran que es muy valencianista y que el fútbol da muchas vueltas y en un futuro pueden volver a encontrarse. Ahora toca crecer en el Manchester City, formarse como jugador de élite, ganar títulos, demostrar que es uno de los mejores talentos del fútbol español. Ferran Torres vive para el fútbol y entre sus proyectos más inmediatos está trabajar con la Fudación ‘Kick out plastic’, que tiene el objetivo de reducir el plástico de un solo uso y fomentar la educación ecológica. También está volcado en el proyecto de una Fundación dedicada al cuidado de los animales, en especial los perros. El canterano del Valencia, el chico de Foios, está siendo el mejor futbolistas español fuera de nuestras fronteras.

Fuera de España podía crecer. Mejorar como futbolista y enriquecerse como persona. De no haberse movido de Valencia estaría estancado. De Ferran Torres se dijeron barbaridades cuando dio el paso de marcharse del club valencianista, en el que Peter Lim lo vendía todo, para fichar por el Manchester City. Los que no aceptaron la decisión cargaron contra el chaval con el calificativo fácil de ‘mercenario’ y desagradecido. Ferran se iba a estrellar en Inglaterra, decían. Hablamos de un chico de solo 20 años, que apenas tenía experiencia en Primera división y que sufriría la exigencia de Pep Guardiola y la difícil adaptación a un país con costumbres muy distintas y el cambio de la Liga a la Premier.

Al chico de Foios parecía esperarle un año duro en Manchester, en el que tendría más posibilidades de fracasar que demostrar su talento. Los que no comulgaban con la salida del joven jugador decían que tenía que quedarse más tiempo o haber renovado para haberle sacado más pasta. La cláusula era de 80 millones de euros, le quedaba una temporada de contrato y Peter Lim accedió para venderlo por 25 millones de euros más otros 10 en variable.

Pep Guardiola Peter Lim Premier League Luis Enrique Manchester City
El redactor recomienda