Es noticia
Menú
El Barça flaquea hasta en su competición fetiche: el Athletic lo elimina en Copa (3-2)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Octavos de final

El Barça flaquea hasta en su competición fetiche: el Athletic lo elimina en Copa (3-2)

Los bilbaínos superaron a los culés en un duelo frenético. Ferran y Pedri igualaron los tantos de Muniain e Íñigo Martínez, pero un penalti dio la victoria a los locales en la prórroga

Foto: De Marcos y Araujo. (EFE/Luis Tejido)
De Marcos y Araujo. (EFE/Luis Tejido)

La tarde de Copa ya había puesto alto el listón tras el encuentro del Madrid ante el Elche (1-2). 'A posteriori', el partido entre los equipos que más veces han ganado esta competición no defraudó. Fue bonito y se lo llevó finalmente el Athletic ante el Barça (3-2) en la prórroga. El golazo de Ferran y el de Pedri no sirvieron al Barcelona para clasificarse, pero los de Muniain (doblete) e Íñigo Martínez otorgaron el pase a cuartos a los locales.

El encuentro no fue fácil para el equipo de Xavi. Apenas arrancado, Muniain se inventó una genialidad. Y demostró, al igual que Canales, que un futbolista puede regresar a su mejor nivel a pesar de haberse roto el cruzado. El capitán del Athletic recogió un rechace en el costado del área y lanzó un disparo con rosca que superó a Ter Stegen. Comenzó bien la noche en Bilbao.

La cara de Xavi fue un poema tras el tanto del Athletic. No obstante, su equipo no se achantó. El dominio lo tuvieron los culés, pero también sufrieron, especialmente Jordi Alba. El lateral culé fue superado en numerosas ocasiones por Nico Williams. La velocidad del menor de los hermanos fue un agobio permanente para el Barça.

placeholder Williams y Nico. (EFE/Luis Tejido)
Williams y Nico. (EFE/Luis Tejido)

El público apoyó a los 'leones'

El público rugió como nunca en San Mamés, conscientes de que el apoyo a su equipo sería clave en un encuentro tan vital como este. Eso, sin embargo, no le afectó a Dani Alves, que demostró que en muchas ocasiones la edad no es la que figura en el DNI. Combinó bien con Abde, un jugador en peligro de extinción por su descaro y regate.

El Barça perdió balones en defensa, pero el agua no llegó al río. Para aguas, las que abrió Ferran, que se disfrazó de Moisés. Su equipo necesitaba el gol cuanto antes y él se inventó otra genialidad. La segunda del partido tras la de Muniain. Tras varias combinaciones entre Gavi, Pedri y Torres, el valenciano envió el balón a la escuadra de Agirrezabala.

Cuánto de menos había echado el gol el Barça. Lo necesitaba más que nunca el equipo de Xavi y Ferran se lo dio. El tercer tanto del encuentro, sin embargo, lo tuvo De Marcos en sus botas. Un rechace le llegó dentro del área, pero mandó el balón arriba.

placeholder Gavi y De Marcos. (Reuters/Vincent West)
Gavi y De Marcos. (Reuters/Vincent West)

Nico Williams, el demonio para Jordi Alba

Nico Williams siguió jugando con Jordi Alba como si fuera un muñeco a su merced. En una buena jugada por banda, se marchó del lateral y centró al punto de penalti. Allí apareció Muniain, muy activo durante la primera mitad, pero su remate se marchó alto.

La ocasión más clara de la primera mitad, al margen de los goles, la tuvo el Athletic al filo del descanso. El balón le llegó a Sancet tras una pérdida en la salida de balón del Barça. Estuvo cerca del gol, pero Araujo se tiró al suelo para desviar la pelota a córner.

placeholder Ferran Torres. (Reuters/Vincent West)
Ferran Torres. (Reuters/Vincent West)

El sufrimiento culé

El Barça sufrió más de lo normal en la segunda mitad. Le costó mucho sacar la pelota jugada debido a la alta presión del Athletic, así que dependieron de las contras durante algunos instantes. En una de ellas, Pedri le dio un buen pase a Ferran, que estuvo cerca de quedarse solo ante el portero. Sin embargo, apareció Yuri para cortar.

Los hermanos Williams demostraron su complicidad durante el resto del encuentro. Se entienden a la perfección y se les vio muy cómodos. Ya lo dijo el mayor, que no se iría del Athletic porque quería jugar con su hermano pequeño. Ahora quieren hacer historia en el conjunto bilbaíno. A punto estuvo Iñaki de clasificar al equipo tras un centro chut que se fue al larguero.

placeholder Las dos caras de la moneda. (Reuters/Vincent West)
Las dos caras de la moneda. (Reuters/Vincent West)

Una jugada más tarde, llegó el segundo gol del Athletic. Una falta botada desde el lateral por Muniain fue rematada por Berenguerer. El balón fue despejado por Ter Stegen, pero acabó en la línea de gol, donde la empujó Íñigo Martínez. Parecía que la clasificación estaba cerrada, pero apareció Pedri.

El canario remató, cuando quedaba un minuto, el balón que le llegó tras un barullo en el área. Nada pudo hacer el cancerbero del Athletic, que se resignó a disputar la prórroga como el resto de su equipo. El empate fue inmerecido para el Barça por su paupérrima segunda mitad.

La prórroga dejó un intercambio de golpes en el que el Athletic salió vencedor. En un penalti, que el árbitro tuvo que revisar para decretarlo, Muniain puso el definitivo 3-2. La alegría se desbordó en Bilbao desde entonces. Y seguro que durará días. Ahora sueñan con la Copa.

La tarde de Copa ya había puesto alto el listón tras el encuentro del Madrid ante el Elche (1-2). 'A posteriori', el partido entre los equipos que más veces han ganado esta competición no defraudó. Fue bonito y se lo llevó finalmente el Athletic ante el Barça (3-2) en la prórroga. El golazo de Ferran y el de Pedri no sirvieron al Barcelona para clasificarse, pero los de Muniain (doblete) e Íñigo Martínez otorgaron el pase a cuartos a los locales.

FC Barcelona
El redactor recomienda