Es noticia
Menú
El Barça tira de nostalgia y repesca a Dani Alves, el primer fichaje (improvisado) de Xavi
  1. Deportes
  2. Fútbol
Con el Mundial de Qatar en la vista

El Barça tira de nostalgia y repesca a Dani Alves, el primer fichaje (improvisado) de Xavi

El mejor lateral derecho de la historia del club regresa a Barcelona como el primer fichaje de la era de Xavi Hernández al frente. No podrá jugar hasta enero por las normas del mercado

Foto: Alves y Messi celebran un tanto en la época dorada del Barça. (Reuters/Gea)
Alves y Messi celebran un tanto en la época dorada del Barça. (Reuters/Gea)

En el verano del 2016, el Fútbol Club Barcelona se despedía del mejor lateral derecho de su historia, Dani Alves. La ecuación para una afirmación así de contundente es relativamente sencilla: ocho temporadas vistiendo la camiseta blaugrana y 23 títulos conseguidos. Se marchaba del club como una leyenda veterana de 33 años, que quería probar nuevas experiencias en lo que se antojaba como la fase final de su carrera. Ya nadie se acordaba de los 35 millones que le costó al equipo culé procedente del Sevilla, en un traspaso que acabaría siendo barato. Cinco años después, Alves regresa a la entidad en una operación exprés anunciada por el Barça un viernes por la noche. Justo una semana más tarde de la contratación oficial de Xavi Hernández como técnico. La ilusión va de la mano de la nostalgia en esta nueva etapa del club.

Foto: Dani Alves en una imagen de archivo. (Reuters/Gea)

El fichaje de Dani Alves se interpreta como una oportunidad para la dirección deportiva blaugrana, aunque no podrá jugar hasta enero —cuando se abra la ventana de invierno— por las normas del mercado. El lateral derecho brasileño se había desvinculado del São Paulo el pasado septiembre debido a problemas económicos del equipo, dejando una deuda con el jugador de cerca de tres millones de euros. A sus 38 años, Alves participó en los Juegos Olímpicos liderando a una jovencísima ‘canarinha’ hasta alzarse con la medalla de oro —derrotando a España en la final—, siendo esta su última experiencia sobre los terrenos de juego.

La idea del brasileño era la de continuar su carrera con el objetivo de llegar al Mundial de Qatar 2022. Lo cierto es que los laterales derechos llamados a continuar su legado con la absoluta, como Emerson o Danilo, no acaban de consolidarse como indiscutibles, por lo que Dani Alves tendrá opciones de participar en el torneo si acumula minutos. Fue el propio jugador quien dejó caer públicamente su deseo de regresar al Barcelona. El cambio de presidente permitió este ofrecimiento, ya que el brasileño se mostró muy crítico con las decisiones de Josep Maria Bartomeu en el pasado. “La gestión se ha ido, entre comillas, prostituyendo. Quizá el presidente ha estado mal aconsejado. Para mí ahora el Barcelona no tiene ninguna filosofía”, llegó a decir en una entrevista con Rac1.

placeholder Hernández y Alves, antes compañeros. (EFE/Alejandro García)
Hernández y Alves, antes compañeros. (EFE/Alejandro García)

Desde la actual directiva no se acababa de ver la contratación del futbolista, pero Xavi Hernández, quien fue compañero de vestuario, dio el visto bueno a la operación. Joan Laporta fue el presidente que le fichó en el 2008 procedente del Sevilla y ahora el movimiento repite protagonistas. Dani Alves cumple el principal requisito de cualquier fichaje del Barcelona: ser barato. El brasileño cobrará un sueldo bajo, casi simbólico según apuntan los medios oficialistas, que permita al club amoldarse al 'fair play' financiero impuesto por LaLiga.

¿Una contratación necesaria?

Desde un punto de vista mediático, el regreso de Dani Alves es una magnífica noticia para los intereses blaugranas. De carisma indiscutible, la afición del Barça está encantada con la vuelta de uno de los jugadores más importantes de su historia. El brasileño firma hasta el final de la temporada 2021/22, aunque se abre la puerta a una extensión de contrato para un curso más. Participará en la dinámica de entrenamientos desde el lunes, a las órdenes de Xavi Hernández, y se espera que su presentación se confirme la próxima semana. "No sabía que duraría tanto, no sabía que sería tan difícil, pero sabía dentro de mi corazón y dentro de mi alma que ese día llegaría. Vuelvo a casa, de donde nunca debí salir", han sido sus primeras palabras como nuevo jugador del Barça.

Si hablamos de fútbol, el fichaje del futbolista denota improvisación en el seno del club. En el mercado veraniego, la posición de lateral derecho jamás estuvo en la lista a reforzar. De hecho, el Barcelona vendió a Emerson Royal al Tottenham Spurs a cambio de 25 millones de euros porque entendía que la demarcación estaba lo suficientemente cubierta con Sergiño Dest, Sergi Roberto y Óscar Mingueza. El americano no acaba de cuajar, aunque sea una apuesta de futuro, y en los últimos partidos de Ronald Koeman como técnico blaugrana tuvo protagonismo jugando de extremo derecho. Roberto está a la espera de resolver su futuro, acaba contrato en junio y no se ha consolidado como una pieza estable para ningún entrenador. Hay que recordar que el canterano comenzó su carrera como mediocentro, reconvirtiéndose para adaptarse a las necesidades del equipo. Una situación similar a la de Mingueza, central cuyo despliegue físico le ha permitido partir desde el carril derecho en la etapa del entrenador holandés en el banquillo.

Dani Alves ha continuado entrenando por su cuenta, pese a no estar en ficha estos meses. Tendrá siete semanas por delante para hacer una pretemporada en toda regla y optar a la titularidad de la mano de Xavi Hernández. En los Juegos Olímpicos, el brasileño ofreció un rendimiento notable gracias a la mezcla de su talento natural y a la veteranía, aunque el paso del tiempo haya provocado una lógica disminución de su otrora explosividad. Aportará experiencia en el joven vestuario blaugrana a la espera de descubrir cuál será su rol. A orgullo es difícil superarle y Alves quiere estar en Qatar 2022. 'A priori', una buena noticia para los intereses blaugranas, aunque sea de rebote.

En el verano del 2016, el Fútbol Club Barcelona se despedía del mejor lateral derecho de su historia, Dani Alves. La ecuación para una afirmación así de contundente es relativamente sencilla: ocho temporadas vistiendo la camiseta blaugrana y 23 títulos conseguidos. Se marchaba del club como una leyenda veterana de 33 años, que quería probar nuevas experiencias en lo que se antojaba como la fase final de su carrera. Ya nadie se acordaba de los 35 millones que le costó al equipo culé procedente del Sevilla, en un traspaso que acabaría siendo barato. Cinco años después, Alves regresa a la entidad en una operación exprés anunciada por el Barça un viernes por la noche. Justo una semana más tarde de la contratación oficial de Xavi Hernández como técnico. La ilusión va de la mano de la nostalgia en esta nueva etapa del club.

El redactor recomienda