Ferran Torres, la estrella a cuyo padre no le gustaba el fútbol
  1. Deportes
  2. Fútbol
Flamante fichaje del Barça

Ferran Torres, la estrella a cuyo padre no le gustaba el fútbol

Su progenitor, electricista, no sabía nada de deporte, pero lo llevó a la escuela del Valencia CF por recomendación de un maestro. Luego su hijo creció a pasos agigantados

Foto: Ferran, tras confirmarse su fichaje por el Barça. (EFE)
Ferran, tras confirmarse su fichaje por el Barça. (EFE)

¿De dónde ha salido Ferran Torres? La gente del pueblo, Foios (7.000 habitantes, a siete kilómetros de Valencia) se preguntaba cómo era posible que Fernando Torres, electricista de profesión, apodado 'Cucala', ajeno al mundo del fútbol (ni le gustaba ni lo había practicado nunca) fuera el padre de una futura estrella. Un maestro del colegio del niño, Escuelas Profesionales Luis Amigó (EPLA) les recomendó a los padres llevarlo a alguna escuela de fútbol. Lo había visto jugar a futbito en la cancha del colegio. A su madre, María García, sí le gustaba el deporte y su tío Suso fue un fino extremo derecho en el equipo del pueblo. Ferran, al fichar por el Barça (55 millones abonados al Manchester City), se ha convertido en uno de los jugadores españoles más cotizados de la historia, pero 'Cucala' sigue con la vida discreta de siempre, ejerciendo el oficio de electricista en el pueblo, lejos de todo tipo de ostentación.

Ferran Torres entró con siete años en la escuela del Valencia CF y, a los 11, ya tenía representante, el mismo de ahora, Héctor Peris, agente a su vez del también barcelonista Pedri. Ferran, a esa edad, sufrió una mononucleosis, la enfermedad del beso, y, al recuperarse, se transformó de repente en una de las mayores promesas de las categorías inferiores españolas: enviados del Madrid y del Barça se acercaron a Foios varias veces para tratar de convencer a su padre y llevarse al chaval que destacaba por la velocidad, la clarividencia para el pase y el gol. El niño se quedó a vivir varios años en la residencia del Valencia CF, en Paterna, pese a que Foios solo está a 20 minutos en coche. Sus padres se habían separado y prefirieron una vida más tranquila para su hijo. En esa época, Héctor Peris trabajaba en la Fundación del Valencia y fue cuando se ganó la confianza del muchacho.

placeholder Ferran, en el Camp Nou. (EFE)
Ferran, en el Camp Nou. (EFE)

La ambición de Ferran y de su entorno

La ambición de Ferran ha ido acompañada por la de su agente, siempre convencido de contar con una figura mundial en ciernes. Mientras Ferran estaba disputando el Mundial sub-17 en la India, donde España fue subcampeona al caer en la final contra Inglaterra (5-2), Héctor Peris jugó fuerte sus cartas y apretó al entonces director general del Valencia, Mateu Alemany (hoy director de fútbol del Barça), para mejorar el estatus de Ferran en el club de Mestalla. Lo consiguió: el chico venía de haber jugado tan solo siete partidos con el filial valencianista y ya era jugador del primer equipo a todos los efectos. Marcelino, el entrenador, se quedó prendado de la verticalidad de Ferran, pero la relación entre ambos fue tirante: el entrenador asturiano le exigía más humildad, y no soportaba las formas agresivas de su representante. Por otro lado, las relaciones del agente con Alemany fueron mucho más fluidas. En una comida de Navidad, Alemany advirtió de que Ferran Torres sería un futbolista de 100 millones de euros. Torres lo ha ganado todo en las categorías inferiores de España, campeón de Europa sub-17 y sub-19 dentro de una generación (Abel Ruiz, Hugo Guillamón, Víctor Chust...) en la que él no ha parado de crecer.

Al marcharse del Valencia a Manchester tres años después de debutar, Ferran concedió una entrevista explosiva a 'Marca' en la reconocía haber exigido la capitanía en las negociaciones con el Valencia para renovar. Además, criticó al capitán, Dani Parejo, por haberle dejado de hablar en las últimas semanas tras el despido de Marcelino (como culpándoles, a él y a Kang In Lee, de la marcha del preparador asturiano). Conminado por el fin de contrato, el Valencia lo acabó vendiendo al Manchester City por solo 23 millones, más los cinco de ahora por la diferencia del pago del Barça y los derechos de formación. Alemany ya había sido despedido de la entidad de Mestalla y el presidente, Anil Murthy, pactó el traspaso sin ni siquiera un par de cláusulas que habría aceptado el City sin problemas: una bonificación por la potencial internacionalidad del jugador y otra por ganar la Premier con el conjunto de Pep Guardiola. A los 21 años, Ferran suma 12 goles en 22 partidos con España, un ritmo goleador superior al de David Villa. El City lo ha traspasado un año después por 32 millones más. Y 'Cucala' sigue arreglando los fusibles de la localidad.

Valencia CF
El redactor recomienda