derrota de un mal real madrid ante los rusos

Isco paga los platos rotos con pitos en la cantada del Real Madrid contra el CSKA

El malagueño es el peor parado de la derrota contra el CSKA Moscú (0-3) en una cantada europea, se mire por donde se mire

Foto: Isco, durante el partido del Real Madrid contra el CSKA Moscú en el Bernabéu. (EFE)
Isco, durante el partido del Real Madrid contra el CSKA Moscú en el Bernabéu. (EFE)

El Bernabéu está susceptible con Isco y un sector de la grada demostró su recelo en un día aciago del equipo de Solari. El malagueño es el peor parado de la derrota contra el CSKA Moscú (0-3) en una cantada europea, se mire por donde se mire. No había nada en juego porque el primer puesto estaba garantizado y la cita era propicia para dar minutos a los que menos juegan y reivindicarse con una victoria de trámite y un valor económico para el club 2.700.000 euros—. Ganar era cumplir el expediente. Perder es una decepción. En el once estaban Isco, Marcelo, Marco Asensio y Benzema acompañando a los jóvenes Javi Sánchez, Marcos Llorente, Fede Valverde y Vinícius. Con Courtois en la portería —mal detalle de Solari por no poner a Keylor Navas—.

Isco pagó los platos rotos. Se enredó con la pelota y sus protestas en la segunda parte y las consecuencias fueron negativas. Desperdició una ocasión clara para hacer el 1-2, protestó al aire, con aspavientos, y ese sector de la grada norte se le echó encima. Con una chispita se prendieron los pitos en las siguientes ocasiones en que Isco tocó la pelota. Unos silbidos que fueron desapareciendo por la confusión de los hechos. Isco protestó, pero no quedó claro si fue a los de esa grada que le reprocharon el fallo o al árbitro por no señalar el saque de esquina.

Corren malos tiempos en el Real Madrid para Isco, a Solari no le entra por los ojos y le da este tipo de partidos que tienen trampa. Si los ganas e incluso brillas, como el golazo que hizo al Melilla en la Copa, es difícil que te lleves el premio de recuperar la titularidad. Si el equipo pierde y fallas, la gente se echa encima. Es una situación delicada para un futbolista que ha perdido su sitio en el once de gala y que tocó fondo en Roma cuando el entrenador le dejó fuera de la convocatoria.

Marcelo también recibió pitos

No fue Isco el único señalado por un público que se deprime con partidos como los del CSKA Moscú o victorias tan sufridas como la última en la Liga contra el colista: el Huesa. Marcelo también sufrió la reprobación con silbidos en el momento del cambio. No le gustó al brasileño que Solari le sacara del campo, pero tuvo otro de esos días preocupantes. Hizo aguas por su banda. Por ahí llegaron los dos primeros goles de los rusos. Demasiado vulnerable y falto de ritmo. Un problema más que tiene que solucionar Solari para recuperar la solidez de un equipo que tiene a la vuelta de la esquina el Mundial de clubes. "Cuando te pita la afición, es que tienes que cambiar algo. No podemos dar esta imagen. El partido no ha sido como esperábamos", comentó Marcelo tras pasar por la ducha.

Los pocos que se quedaron hasta el final despidieron al equipo con algunos pitos e indiferencia. El Real Madrid se dio un trastazo y no sirven las excusas por la ausencia de varios titulares. Los cambios de Solari fueron meter a Bale —acabó con el tobillo torcido—, Kroos y Carvajal. Una derrota inesperada por lo bien que empezó el equipo en ataque con Vinícius y Marco Asensio. Pero a este equipo, con Benzema de inicio, le sigue faltando gol. Perdonó y los rusos asaltaron el Bernabéu. El Madrid no fue capaz de reaccionar. Incapaz de remontar. Una derrota que supone un golpe a la confianza de los jugadores y las decisiones de Solari.

Champions

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios