Es noticia
Menú
Cómo el Real Madrid tiene a la mejor pareja de delanteros del mundo (a pesar de Mbappé)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Compenetración perfecta

Cómo el Real Madrid tiene a la mejor pareja de delanteros del mundo (a pesar de Mbappé)

Benzema y Vinícius han desarrollado una sociedad temible que destruye rivales en todas las competiciones. La no llegada del francés beneficia la versión más potente del brasileño

Foto: Benzema y Vinícius se abrazan tras anotar el definitivo 2-0. (Reuters/Kai Pfaffenbach)
Benzema y Vinícius se abrazan tras anotar el definitivo 2-0. (Reuters/Kai Pfaffenbach)

El Real Madrid inicia la temporada del mismo modo que la acabó: ganando en Europa. Hay más puntos en común, claro. Thibaut Courtois es un seguro de vida en los momentos más complicados, Casemiro es insustituible en las grandes noches, Toni Kroos y Luka Modric mandan en las citas marcadas en rojo en el calendario, Federico Valverde empieza a hacer muy grande y... no existe otra pareja atacante en el mundo como la que conforman Karim Benzema y Vinícius Júnior. Francés y brasileño se entienden a la perfección sobre el terreno de juego, se buscan, se retroalimentan y cada uno compensa con sus virtudes lo que el otro no siempre puede dar. Contra el Eintracht de Frankfurt, de nuevo, ambos dinamitaron el partido, aunque fuese David Alaba con asistencia de Kroos quien abriese la lata.

Nada más empezar el encuentro, Benzema bajó a recibir al costado izquierdo del equipo blanco y Vinícius Júnior ocupó la posición de delantero centro. Un movimiento simple, a la par que efectivo, que permitió al conjunto blanco avanzar por el flanco izquierdo y despistar al equipo alemán. Una situación que se repitió sistemáticamente y que sirve para ilustrar la compenetración que desarrollaron ambos durante la pasada temporada, un elemento incontrolable para las defensas. Si Benzema baja a recibir, Vinícius estira a la defensa rival como un chicle con un desmarque en largo. Y, si Benzema ataca al espacio, Vinícius viene al apoyo para facilitar el envío hacia el delantero francés. Esto se produce reiteradamente sin que los rivales puedan impedirlo.

Foto: Benzema intenta un regate. (EFE/Rodrigo Jiménez)

Precisamente serían ambos, Benzema desde el pase de la muerte y Vinícius desde el disparo a puerta, quienes fabricarían la primera ocasión del Real Madrid. Benzema, "el 'killer' más generoso del planeta" como diría Carlos Martínez, sirvió en bandeja el 1-0, pero solo la extraordinaria intervención de Tuta bajo palos salvó el gol. A pesar del final infeliz de la jugada, Vinícius había definido como debía. Cuando Carlo Ancelotti desembarcó en el Santiago Bernabéu, le preguntaron por Vinícius, a lo que él contestó "es un fenómeno". El trabajo del técnico con el jugador, y del propio futbolista en lo que al aspecto goleador se refiere, ha originado un cóctel demoledor para sus rivales que ha completado a Benzema y ha redondeado la contundencia en el área del Real Madrid.

Como ya hiciera la temporada pasada, cuando el Real Madrid cerró el mercado de fichajes sin la llegada de Kylian Mbappé, Vinícius fue de una de las principales armas ofensivas del técnico italiano. Con la explosión goleadora del curso pasado en la retina, el brasileño guarda una confianza demoledora en su definición. Lejos de atolondrarse al pisar el área pequeña o de no encontrar una superficie de contacto ideal cuando está frente al defensor en el último duelo antes de llegar al portero, Vinícius supo dónde puede hacer el máximo daño posible.

placeholder El delantero francés celebra el triunfo con el trofeo. (Reuters/Kai Pfaffenbach)
El delantero francés celebra el triunfo con el trofeo. (Reuters/Kai Pfaffenbach)

De una jugada hilvanada entre el toque de descarga de Benzema y la carrera de Vinícius al espacio se fabricó el saque de esquina anterior al 1-0 del defensor austriaco. El Real Madrid no necesitó tener el control del partido (aunque sí lo hizo en la segunda parte), amasar la pelota en la frontal o generar muchas ocasiones. Solo necesitó que Benzema y Vinícius Júnior carburasen en un par de ocasiones para poner patas arriba la final. La pareja blanca es el mejor combo atacante del planeta (la pasada campaña nadie generó tantos goles tras asociarse como Benzema y Vinícius entre Liga y Champions) y aunque el gatillazo de Florentino Pérez con Kylian Mbappé (otra vez) fuese un misil directo a la línea de flotación del club para el futuro, Vinícius será el mayor beneficiado de su sociedad con Benzema.

Una conexión demoledora

"Es un jugador muy importante, un líder del equipo. Estamos aquí por mérito propio y por el suyo, ya que ha marcado muchos goles. Ha acabado bien la temporada y la ha empezado bien y nadie tiene duda que debe ser el Balón de Oro. Creo que nadie tiene duda, pero en el futbol todo puede pasar", afirmaba un convencido Carlo Ancelotti nada más finalizar la Supercopa de Europa en Helsinki. Sobre Karim Benzema se ha escrito largo y tendido y, sin embargo, aún no se hace justicia al talento y la jerarquía de un delantero histórico.

placeholder Benzema y Vinícius posan con los premios a mejor jugador y a mejor jugador joven de la pasada Champions. (Reuters/Kai Pfaffenbach)
Benzema y Vinícius posan con los premios a mejor jugador y a mejor jugador joven de la pasada Champions. (Reuters/Kai Pfaffenbach)

En el 1-0 apareció para suspenderse en el aire, ganar el duelo a las torres alemanas y cabecear el balón hacia un Casemiro que asistiría a Alaba y en el 2-0, tras un desmarque en profundidad del vertiginoso Vinícius, remató de primeras ante un frágil Kevin Trapp (que anteriormente había sacado un gran pie a Vinícius) para sentenciar el encuentro. Un tanto especial por cómo se produjo y por lo que significa. Con el gol firmado contra el Eintracht de Frankfurt, Karim Benzema alcanza los 324 goles en el Real Madrid, cifra que le impulsa a superar a Raúl González Blanco y le convierte en el segundo máximo goleador en la historia del club... solo por detrás de Cristiano Ronaldo.

Casemiro, elegido mejor jugador de la final, radiografiaría la importancia vital del delantero galo: "En los años anteriores no nos fijábamos mucho en Karim porque teníamos un bicho que marcaba 50 goles al año. Pero él no ha cambiado en nada. Solo que se ha echado el equipo a la espalda y ha dado un paso adelante con los goles. Está claro que se va a llevar el Balón de Oro, porque no hay otro". A sus 34 años, Benzema no se puede resfriar en un equipo que todavía no tiene un sustituto de su delantero centro y que da su plantilla por cerrada. Vinícius es el escudero perfecto y la sociedad entre francés y brasileño convierte al Real Madrid en un rival temible que puede destruir a sus adversarios de multitud de maneras diferentes. Ellos aseguran goles, espectáculo, determinación y un filón atacante.

El Real Madrid inicia la temporada del mismo modo que la acabó: ganando en Europa. Hay más puntos en común, claro. Thibaut Courtois es un seguro de vida en los momentos más complicados, Casemiro es insustituible en las grandes noches, Toni Kroos y Luka Modric mandan en las citas marcadas en rojo en el calendario, Federico Valverde empieza a hacer muy grande y... no existe otra pareja atacante en el mundo como la que conforman Karim Benzema y Vinícius Júnior. Francés y brasileño se entienden a la perfección sobre el terreno de juego, se buscan, se retroalimentan y cada uno compensa con sus virtudes lo que el otro no siempre puede dar. Contra el Eintracht de Frankfurt, de nuevo, ambos dinamitaron el partido, aunque fuese David Alaba con asistencia de Kroos quien abriese la lata.

Real Madrid Karim Benzema Vinicius Junior