Es noticia
Menú
La manita de Mourinho para los que le daban por acabado (vuelve el "puto amo")
  1. Deportes
  2. Fútbol
campeón de la conference league

La manita de Mourinho para los que le daban por acabado (vuelve el "puto amo")

José Mourinho recuerda, con un gesto tras el triunfo de la Roma en la Conference League, que no estaba acabado como entrenador y ya tiene los tres títulos europeos

Foto: Mourinho hace el gesto de la manita tras ganar la Conference League. (Reuters/Bernadett Szabo)
Mourinho hace el gesto de la manita tras ganar la Conference League. (Reuters/Bernadett Szabo)

El gesto con el que José Mourinho celebró la victoria contra el Feyenoord, una manita al aire en el estadio de Tirana, va dedicado a todos aquellos que le daban por acabado. Es un guerrero. Por muchos intentos que ha hecho de transmitir una imagen más amable, simpática, cercana, utilizando las redes sociales para publicar fotografías y vídeos divertidos, la esencia de Mou es provocar. Llevaba un tiempo largo sin conseguirlo y ganar la primera Conference League, aunque sea el menor de los títulos europeos, le vale para pasar factura a sus críticos.

Mourinho ha vuelto a saborear el éxito. Lo necesitaba tras unos años en los que fue despedido del Manchester United y el Tottenham. En finiquitos se estaba haciendo rico, pero en lo que se refiere al prestigio, perdía crédito. Necesitaba encontrar un proyecto en el que reinventarse, empezar de cero y sorprender. Lo ha encontrado en la Roma. Mourinho vuelve a ser un Dios en el fútbol. Es el entrenador que tiene los tres títulos europeos: la Champions, Europa League y la Conference League. Es el regreso de un técnico que ha hecho de su carisma y autoestima la mejor arma para no rendirse y competir contra el enemigo y los obstáculos.

placeholder Mourinho besa el trofeo de la Conference League
Mourinho besa el trofeo de la Conference League

Si alguien cree en Mourinho, cuando está en una situación crítica, es el propio Mourinho. Su ego no tiene límites y es lo que le hace diferente. Con el paso de los años, con los últimos fracasos, parecía que lo podía suavizar. Pero el gesto de la manita tras ganar la Conference League, un título del que sus críticos dirán que es como torneo de verano, tiene un significado. Ha vuelto Mourinho, el entrenador que desquició a los que hoy siguen siendo los 'top' de este deporte. "El puto amo en la sala de prensa", dijo de él Pep Guardiola cuando vivían batallas encarnizadas en los intensos duelos entre el Real Madid y el Barcelona.

Mediático y polémico

Su manera de celebrarlo expresa el sentimiento y la rabia que tenía dentro. Sus palabras, tras la final, también hay que tenerlas en cuenta: "Solo Trapattoni, Ferguson y yo ganamos títulos europeos en tres décadas distintas. Me hace sentir viejo". No es viejo a los 59 años, es mayor, veterano y, sobre todo, competitivo. Pura energía e insaciable. Un personaje de este deporte, mediático, que las marcas se disputaban su imagen por su voracidad para ganar y su polémica personalidad. No deja indiferente, tiene sus fieles y engancha. Son algunas de las características deportivas y comerciales de una persona y profesional del fútbol incontrolable y sin medias tintas.

Foto: Agustín, exportero del Real Madrid que jugó una final contra el Liverpool. (EFE/Kiko Huesca)

Florentino Pérez se enamoró de este Mourinho carismático, luchador y ganador cuando ganó con el Inter de Milán la Champions en 2010 en el Bernabéu contra el Bayern de Múnich (2-0). Era la segunda, tras la conquista con el Oporto en 2004 contra el Mónaco (3-0). Mourinho era el antídoto para contrarrestar el potencial del Barcelona de Guardiola y Messi. Y lo consiguió con sus armas y métodos que dividió a su plantilla y los aficionados del Real Madrid. Pero se quedó con la espina clavada de no ganar la Champions. Arbeloa, el jugador que más le defendió y dio la cara por el portugués, mantiene que las semillas del éxito de las últimas cuatro Champions las puso Mourinho.

"Soy portista, interista, del Chelsea y del Real Madrid. Con todo el respeto para los clubes en los que trabajé, hoy soy romanista al cien por cien. Este club es increíble", comentó José Mourinho, emocionado y al que se le vio llorar por ganar la Conference League, en la ciudad de Tirana. El día antes de la final decidió que ya no le llamarán más 'The Special One'. La prensa que acudió a Albania para comprobar si era capaz de volver a ganar un título querían sabere si conservaba ese colmillo que le hace ser peligroso en los grandes partidos.

Foto: Florentino Pérez en el estadio del Parque de los Príncipes. (Reuters/Gonzalo Fuentes)

Lo ha conseguido y es el gran héroe de Italia. Un país que vive en depresión por la eliminación de su Selección para el Mundial de Qatar y por la sequía de sus equipos en las competiciones europeas. No ganan un título desde la Copa de la UEFA del Inter de Milán en 1991. "Mou Rey de Roma", es el titular de portada del diario italiano 'Tuttosport'. Mourinho regresa al escaparate de los ganadores.

El gesto con el que José Mourinho celebró la victoria contra el Feyenoord, una manita al aire en el estadio de Tirana, va dedicado a todos aquellos que le daban por acabado. Es un guerrero. Por muchos intentos que ha hecho de transmitir una imagen más amable, simpática, cercana, utilizando las redes sociales para publicar fotografías y vídeos divertidos, la esencia de Mou es provocar. Llevaba un tiempo largo sin conseguirlo y ganar la primera Conference League, aunque sea el menor de los títulos europeos, le vale para pasar factura a sus críticos.

José Mourinho Florentino Pérez
El redactor recomienda