El Real Madrid encuentra la pegada, pero echa de menos a Sergio Ramos y Varane
  1. Deportes
  2. Fútbol
ancelotti reconoce falta de solidez

El Real Madrid encuentra la pegada, pero echa de menos a Sergio Ramos y Varane

Carlo Ancelotti tiene al equipo entre los máximos goleadores de Europa con 3,2 tantos por partido. Pero el sistema defensivo es frágil y el italiano sufre sobresaltos en cada partido

placeholder Foto: Carlo Ancelotti con gesto de preocupación tras un gol del Celta. (Efe)
Carlo Ancelotti con gesto de preocupación tras un gol del Celta. (Efe)

La alegría que produce ver al Real Madrid como el más goleador de España y uno de los más efectivos de Europa no oculta los problemas defensivos de un equipo que no cuenta con Sergio Ramos y Raphael Varane. Prescindir de dos centrales titulares al mismo tiempo es asumir riesgos y, a lo largo de la temporada, habrá diferentes momentos en los que se les eche de menos. En la cuarta jornada de Liga, contra el Celta en el regreso al Bernabéu, es uno de ellos. Igual que llevó un tiempo acostumbrarse a jugar sin Cristiano Ronaldo, lo mismo sucede con Ramos y Varane. Esta vez, las dudas están en el otro área.

Esto acaba de empezar y, de momento, los disgustos se compensan estando finos arriba y viendo portería. Pero es el propio Ancelotti el que no oculta la fragilidad y el desequilibrio. El italiano reconoce que hacen regalos y que falta sacrificio defensivo. Si nos quedamos con que Sergio Ramos todavía no ha debutado con el Paris Saint Germain, el problema parece menor.

Foto: Sergio Ramos durante un entrenamiento con el PSG

Carlo Ancelotti vive los partidos con angustia. La segunda parte contra el Levante y la primera contra el Celta pusieron de los nervios al italiano. La estructura es inconsistente en un equipo que prioriza ir al ataque con un fútbol más vertical y menos precauciones que el estilo de Zidane. Esto tiene sus beneficios. El Real Madrid recupera la pegada y es vistoso. ¿Le dará con esta fórmula para ganar títulos? Zidane decía que no y que era mejor tener equilibrio y más control del partido que convertirlos en un ida y vuelta como estamos viendo en los primeros partidos de Ancelotti.

Enchufados en ataque

El Real Madrid ha marcado 13 goles en 4 partidos y la media de 3,2 tantos por encuentro le sitúa entre los equipos más realizadores de Europa junto con el Bayern de Múnich y el Borussia Dortmund. Mejor, incluso, que el Paris Saint Germain (16 goles en 5 partidos). Tiene a Benzema como el Pichichi de la Liga, con 5 goles, y la mejoría de un Vinicius que ha cogido la racha. El brasileño sale a gol partido con cuatro tantos en las primeras cuatro jornadas del campeonato liguero.

Los datos realizadores son excelentes y las sensaciones ofensivas vislumbran un Real Madrid divertido para los ojos. No especula y va al ataque. Es lo que prometió Ancelotti cuando se hizo cargo del equipo y en agradecimiento a Florentino Pérez por pensar de nuevo en él. En su primera etapa fue despedido tras ganar la Décima y alcanzar momentos de juego brillantes por el vértigo y la efectividad goleadora de un equipo en el que estaban el mejor Cristiano, Bale y Benzema. Los riesgos defensivos se podían asumir con un ataque demoledor y de garantías por su regularidad anotadora. Ahora busca hacer algo parecido y no quiere renunciar a esta filosofía de juego directo. Pero Carlo no está tranquilo con la defensa y pensar que Vinicius mantendrá esta regularidad anotadora no es suficiente, como tampoco vale creer que Bale está para jugar tres partidos seguidos cuando ha regresado lesionado de las citas con su Selección.

placeholder Nacho en una acción defensiva durante el partido entre el Levante y el Real Madrid. (Efe)
Nacho en una acción defensiva durante el partido entre el Levante y el Real Madrid. (Efe)

Tener un equipo más sólido es algo que empieza a preocupar al italiano. Mientras que en el palco del Bernabéu (560 días después) disfrutaban con los cinco goles al Celta, en el banquillo estaban con sobresaltos por los errores individuales de Miguel Gutiérrez, Nacho, Militao y Carvajal. Ancelotti no oculta que al equipo le falta equilibrio y tiene demasiados problemas que solucionar con la salida del balón, la colocación, el repliegue y la concentración. Ha hablado, además, de más compromiso y sacrifico.

Grietas defensivas

Empezó la temporada elogiando la actitud defensiva de Nacho, al que calificó de “pesimista” por haber hecho un partido completo en la primera jornada contra el Alavés. “Hay dos tipos de defensas en el mundo: el optimista y el pesimista. Nacho es pesimista porque piensa que alguien puede fallar y por eso está concentrado”, dijo Carlo. Nacho, del que se dice que siempre cumple porque no se complica y apenas comete errores, ha pasado de ser un bendito desconfiado a confiarse en exceso. El cambio está en que ahora le toca hacer más cosas en la defensa (ordenar, cortar, anticipar, liderar...). No estuvo bien contra el Celta, como el resto de los que juegan atrás, y el sistema defensivo tuvo grietas.

El Real Madrid de Ancelotti empieza la temporada como un cañón en ataque, pero es tierno en tareas defensivas. No tiene, todavía, una defensa fija y ya ha utilizado a Lucas Vázquez y Carvajal en el lateral derecho; Militao, Nacho y David Alaba como centrales y al polivalente austríaco, más el canterano Miguel Gutiérrez y unos pocos minutos del veterano Marcelo en el lateral izquierdo. Marcelo vuelve a estar lesionado. Tan importante es tener acierto goleador como ser resistentes atrás. Esta es la gran preocupación de Ancelotti, que prefiere a Alaba de central y está a la espera de ver cuándo está para jugar Ferland Mendy. El francés, que no termina de recuperarse de una periostitis tibial, no juega un partido desde el 5 de mayo.

Las dudas se trasladan a la parte trasera del equipo por varios motivos. El primero son las ausencias de Ramos y Varane. La defensa ha quedado debilitada, a pesar de que los análisis más optimistas se refieren a los buenos partidos que tuvieron Militao y Nacho en el segundo tramo de la pasada temporada y ante equipos de nivel (Atalanta, Liverpool, Barcelona…). El club decidió no hacer un esfuerzo con Ramos y Varane porque la prioridad era recaudar dinero y rebajar la masa salarial para abordar el fichaje de Mbappé.

Foto: Gianni Infantino, presidente de la FIFA, junto a Aleksander Ceferin, presidente de la UEFA. (EFE)

Con Alaba y el retorno del cedido Vallejo se creyó que es suficiente. Sin Sergio Ramos y Varane la defensa pierde oficio, liderazgo, juego aéreo y más cosas como poder de intimidación. Los dos sujetaban al equipo en situaciones comprometidas y de desequilibrio. El Real Madrid sufrió un castigo con las transiciones del Celta durante toda la primera parte. Todo lo bueno que se hacía de medio campo hacia delante se estropeó en la otra mitad del campo con pérdidas, imprecisiones, fallos de atención y colocación.

El Real Madrid está de enhorabuena porque tiene un promedio de 3,2 goles por partido, pero tiene que ponerse a mejorar el sistema defensivo para rebajar la cifra de goles encajados (1,5). Solo contra el Betis ha dejado la portería a cero y el equipo entra en su primera semana de máxima dificultad con los partidos contra el Inter de Milán en la Champions y el Valencia en la Liga. Los dos como visitante.

Carlo Ancelotti Karim Benzema Sergio Ramos Raphael Varane
El redactor recomienda