¿Le ha entrado una 'pájara' a Carlos Sainz? ¿O se trata de una crisis con el Ferrari?
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
SEXTO PUESTO, PERO NO MUY SATISFECHO

¿Le ha entrado una 'pájara' a Carlos Sainz? ¿O se trata de una crisis con el Ferrari?

Ferrari salvaba la papeleta delante de los 'tifosi' en el GP de Italia. Pero Charles Leclerc y Carlos Sainz terminaban con sensaciones opuestas en la meta, con el español sumando además tres accidentes en cuatro carreras

placeholder Foto: A pesar del sexto puesto, Sainz no se mostraba nada satisfecho con su debut con Ferrari en Monza.
A pesar del sexto puesto, Sainz no se mostraba nada satisfecho con su debut con Ferrari en Monza.

Carlos Sainz sabía que sobre Sergio Pérez colgaba una sanción de cinco segundos a sumar a su tiempo final en el GP de Italia. En la recta final de la carrera rodaba por debajo de esa diferencia y tenía la quinta posición en la mano. Pero en los últimos giros se deslizó hacia atrás y, aún con esa referencia, terminó algo más de seis segundos por detrás del mexicano, en sexta posición. Su compañero Charles Leclerc le precedía por algunos segundos. Sin embargo, las carreras de los dos pilotos de Ferrari fueron muy diferentes. De hecho, dos caras opuestas de una misma moneda.

Ese renqueante final de Sainz firmaba el balance de otro fin de semana difícil para el español. De nuevo un sábado, en unos libres, el madrileño sufría el segundo accidente en dos semanas, el tercero en tres carreras (con Budapest). A la vuelta del verano tampoco está logrando cuajar ese fin de semana completo que, nos decía, se exigía para esta segunda parte de la temporada. ¿Qué le pasa a Carlos Sainz? ¿Ha entrado en un bache tras su magnífica primera mitad de año con Ferrari?

Cara Leclerc y cruz Sainz

A punto estuvo de acabar la carrera prematuramente con el toque propinado por Giovinazzi. "Fue neumático con neumático, no recibí ningún daño en el coche, no medimos ninguna pérdida, y nos libramos, aparentemente. Antonio no me vio, fue un impacto fuerte, pero que en esta ocasión no me costó ningún daño". Descartado este frente, Sainz nunca fue un piloto al ataque. Es cierto que llegó a solo tres segundos de su compañero, Charles Leclerc. Sobre el papel, tan exigua diferencia no reflejaba las diferentes sensaciones tan opuestas que ambos transmitieron.

Los dos pilotos de Ferrari fueron impotentes a cada ataque de Mercedes o Red Bull, y lejos de los McLaren este fin de semana. Sus limitaciones eran claras. Pero en el caso de Sainz, se percibía la falta de confianza en su monoplaza, o en sí mismo. El accidente del sábado le había dejado tocado. Porque, además, Sainz acumula el discutible balance de tres en las cuatro últimas carreras. Al bajarse de su monoplaza, no echaba balones fuera. “Creo que el fin de semana al final lo hemos salvado más o menos, pero ha sido muy duro. No he ido cómodo en ningún momento, deslizando de atrás, degradando el neumático de atrás. Cada vez que teníamos una pelea, nuestra velocidad punta no era la mejor para defendernos. Hemos tenido el podio cerca, lo veíamos, estábamos a dos o tres segundos, pero en ningún momento me he sentido capaz de ir a por ello, de tener la velocidad punta y la confianza en el coche para atacar”.

En el otro lado del cuadrilátero rojo, estaba Leclerc que, por el contrario, se bajaba del coche calificando su carrera como “una de mis mejores actuaciones en la F1, al margen del resultado”, con un discurso muy diferente al del español. “Fue una carrera complicada, creo que nuestro ritmo fue bastante bueno aunque había que ponerle al coche mucha carga de delante, y esto lo hacía muy complicado durante la carrera, pero encontré el 'feeling' adecuado con el coche y disfruté de la carrera. No cometí demasiados errores y mis vueltas fueron muy buenas, así que estoy contento con mi carrera”. ¿Por qué tales diferencias entre ambos pilotos en Monza?

Accidentes con distintas causas

Sainz iniciaba el fin de semana reflexionando sobre su temporada antes de debutar en Monza con Ferrari. “Que llegara al límite del coche muy rápido me permitió sentirme más tranquilo, sabiendo que iba a estar en el ritmo”, explicaba, “el desafío era hacer un fin de semana completo como solía hacerlo en McLaren, que es lo que da el resultado final y los puntos”. Tras la carrer la pregunta era obligada, sobre todo en el contexto de los tres accidentes en Hungaroring, Zandvoort y Monza. Pero Sainz deslindaba cada uno de ellos. “Creo que son causas totalmente separadas”, desgranaba el piloto madrileño, “en Zandovoort perdí el coche, y fue un error de pilotaje. En Budapest fue un golpe de viento, y estoy seguro de que fue uno de los más fuertes que he recibido como piloto en mi vida, lo vimos en los datos y coincidía con lo que ocurrió”.

¿Y en Monza, después incluso de haber superado a Leclerc el viernes? “Aquí, es un accidente que no tenía que haber ocurrido, y no tengo explicación para ello todavía. El coche ha sido muy neutral en Ascari todo el fin de semana, pero he tenido problemas con el equilibrio ahí todos los días”. Como el propio Sainz reconocía, “no ha salido el fin de semana como yo quería”. ¿Por qué?

"SF21 Edición Especial Monza"

Sainz y Leclerc daban algunas pistas, cada uno en su estilo de pilotaje para este SF21 de Monza “con 20 CV menos”, como reconocía el propio Mattia Binotto. En el velocísimo circuito italiano Ferrari necesitaba compensar aerodinámicamente sus monoplazas para reducir las diferencias de potencia con sus rivales. Leclerc hablaba de un coche con mucho 'front end' en este trazado, más alerón delantero y muy descargado en el trasero. Un compromiso al que el monegasco parecía adaptarse mejor. Un esquema similar el año pasado, entonces con Vettel muy lejos de su rival e incapaz de exprimir un comportamiento tan 'suelto' de atrás. Con un monoplaza tan deslizante en la zaga, cada piloto responde de forma diferente.

"Tiene que ver con la pérdida del tren trasero, no es la primera vez que se va de atrás, y pierdo un poco de confianza", explicaba el madrileño, "está claro que es una debilidad que tengo que ir mejorando, aprendiendo de ella y ver cómo puedo camuflarla con el 'set up', e ir adaptándome a ello. Quizás a la que quitas un poco de carga aerodinámica el coche es más difícil de lo que esperaba, aprender de ello y ver cómo puedo mejorar". Parece que Leclerc había domado mejor el "SF21 Edición Especial Monza".

Lo vivido en el trazado italiano devolvía a Sainz a esa realidad de un equipo y monoplaza que aún no conoce totalmente. “Simplemente creo que todavía estoy en proceso de aprendizaje del coche, parece que es bastante neutral en media curva, y aquí aún tengo que tener cuidado con el acelerador”, lo que le costó otro desagradable accidente, con el consiguiente impacto en la moral y la confianza. “No es lo ideal, porque le ha costado al equipo muchas reparaciones, pero me recuperaré de ello, es algo de lo que aprender, pero necesito seguir investigando y aprendiendo”. Entonces, ¿pájara o crisis? Más bien, mala racha, y la evidencia de que aún quedan secretos por desentrañar en Ferrari para Carlos Sainz. Para la confianza y la moral, mejor cerrar esta racha cuanto antes. Y cuidado con los accidentes. Al menos, en varias carreras.

Carlos Sainz sabía que sobre Sergio Pérez colgaba una sanción de cinco segundos a sumar a su tiempo final en el GP de Italia. En la recta final de la carrera rodaba por debajo de esa diferencia y tenía la quinta posición en la mano. Pero en los últimos giros se deslizó hacia atrás y, aún con esa referencia, terminó algo más de seis segundos por detrás del mexicano, en sexta posición. Su compañero Charles Leclerc le precedía por algunos segundos. Sin embargo, las carreras de los dos pilotos de Ferrari fueron muy diferentes. De hecho, dos caras opuestas de una misma moneda.

Carlos Sainz Charles Leclerc Ferrari Fórmula 1 Fórmula 1 - GP de Italia
El redactor recomienda