Así se carga Carlos Soler la visión empresarial de Peter Lim tras humillarle
  1. Deportes
  2. Fútbol
el futbolista de moda en españa

Así se carga Carlos Soler la visión empresarial de Peter Lim tras humillarle

A Carlos Soler hace un año le negaron el dorsal '10' en el Valencia porque no le veían con tirón comercial y mediático. En este inicio de temporada es el jugador que marca las diferencias en nuestro país

Foto: Carlos Soler celebra el gol en el partido de Liga entre el Valencia y el Getafe. (Efe)
Carlos Soler celebra el gol en el partido de Liga entre el Valencia y el Getafe. (Efe)

Hace algo más de un año a Carlos Soler le negaron el dorsal ’10’ del Valencia por motivos comerciales. El encargado de comunicárselo fue el presidente, Anil Murthy, aunque la orden venía de más arriba y de muy lejos. De Singapur. La visión empresarial que tiene el propietario Peter Lim descartó al canterano por el poco tirón mediático de un chico normal, sencillo y, a saber los estudios de marketing que manejaba, poco reconocido en el panorama internacional. Llamándose Carlos y apellidándose Soler, al multimillonario que dirige desde la lejanía el Valencia le debió parecer que no era el mejor embajador para llevar el número de una estrella.

Peter Lim acababa de desmantelar la plantilla alegando pérdidas económicas y puso en venta a la gran mayoría de los futbolistas. Prácticamente todos estaban en el mercado porque la necesidad era recaudar dinero, rebajar la masa salarial y apostar por la cantera. Quería una plantilla de bajo coste. Hubo una profunda revolución, con fuertes tensiones, que se llevó por delante a Rodrigo Moreno, Parejo, Coquelin, Ferran Torres y Kondogbia como jugadores más representativos. Fulminó al entrenador Marcelino García Toral y el director ejecutivo Mateu Alemany. El derrumbe podía haber resultado más traumático si se hubiera seguido con otros dos jugadores de la casa como José Luis Gayá y Carlos Soler.

Foto: José Bordalás, cuando entrenaba al Getafe. (EFE)

Con Lim podía suceder cualquier cosa en un escenario de crisis donde lo prioritario es reducir los gastos a la mínima expresión para poner a salvo su préstamo. El Valencia era ya un club convertido en una agencia de representación, principalmente, con mando en plaza de su socio y representante Jorge Mendes. Con Carlos Soler no se portó bien. Tuve un feo detalle. De esos que consideras humillantes por la falta de tacto y conocimiento para gestionar los sentimientos de quien ama el Valencia. Despreció el arraigo que tiene un chico que empezó con 7 años en la cantera y que se ofreció para darle alma en un momento de depresión en el valencianismo.

El '10' quedó desierto

Carlos Soler se reunió con Anil Murthy para comunicar al club que daba un paso al frente, que estaba dispuesto a asumir más responsabilidad, ayudar en una etapa dura y pidió el número ’10’. El que dejó Dani Parejo. La respuesta fue negativa y el motivo denigrante. Era mejor que lo llevara otro jugador con más repercusión y potencial para penetrar en los mercados. Un motivo basado en el marketing. La cúpula del Valencia eligió al coreano Kangin Lee como figura de presente y futuro y gancho comercial. Tenía más glamour que el chico de la casa. El negocio no salió adelante. En la plantilla del Valencia no sentó bien que se saltaran los galones de la antigüedad y el joven jugador coreano no quiso asumir la responsabilidad. El ’10’ quedó desierto la temporada pasada en el Valencia.

El daño estaba hecho, no se habían respetado los códigos del vestuario, pero sobre todo, se despreciaron las ganas y ese paso adelante que había dado Carlos Soler. No es un jugador más. Es un canterano que se ha hecho cargo de la crisis económica y deportiva en la que está sumiso el club de sus amores. Soler no ha querido saber nada de ofertas del extranjero que mejoraban su salario. Ha cerrado todas las puertas y esperaba otro tipo de respuestas. Chocó con una desacertada visión empresarial del negocio que es el Valencia para Peter Lim.

placeholder Peter Lim junto a Jorge Mendes. (Efe)
Peter Lim junto a Jorge Mendes. (Efe)

Kangin Lee no está hoy en la plantilla valencianista y en la cúpula han tenido que rectificar para darse cuenta de que el patrimonio humano y deportivo es fuerte si hay una apuesta por jugadores con el sentimiento de Carlos Soler. También, sin duda, José Luis Gayá. Ha costado una barbaridad y Soler tuvo que ganarse más reconocimiento del propietario cuando la temporada pasada se convirtió en uno de los mejores jugadores del equipo, referente, líder y goleador. Acabó con 12 tantos. A Peter Lim le fascinó que marcara tres goles de penalti en la victoria contra el Real Madrid.

El jugador de moda

En este inicio de temporada, con solo tres jornadas de Liga y dos partidos de la Selección española, Carlos Soler es considerado como el futbolista más en forma. No hay dudas del nivel y la polivalencia de un jugador que hace de todo y marca las diferencias. Lleva cinco goles (tres con el Valencia y dos con España) en cinco partidos, elogiado e indiscutible por ambos entrenadores (Bordalás y Luis Enrique), también por el seleccionador Luis de la Fuente tras ser determinante en la consecución de la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Tokio. A Peter Lim le costó verlo y hoy tiene lo que buscaba y no encontraba con esa mirada empresarial con la que gestiona el Valencia. El negocio le impedía ver el talento y, lo más grave, el sentimiento. No abundan los jugadores con el sentimiento de pertenencia y el compromiso que tiene Carlos Soler en el Valencia y quedó demostrado en los peores tiempos de crisis institucional, deportiva y social.

El ’10’ es para Carlos Soler en el Valencia y en la Selección. Se lo ha ganado un futbolista que tiene personalidad, calidad y una excelente condición física. Todo esto lo ven mejor los que entienden de fútbol y si encima son valecianistas, mejor. Fernando Gómez Colomer es el símbolo. El profesional que en más ocasiones ha vestido esta camiseta (553 encuentros) y analiza la evolución y qué tipo de jugador es Carlos Soler. “La palabra que mejor le define es la de completo. Es un futbolista que lo tiene todo. Agresivo, manejo de la pelota, cambios de orientación, sabe moverse en espacios reducidos, tiene un excelente golpeo del balón, buena visión de juego y ahora se está viendo la capacidad para hacer goles. Lo del gol tenía que llegar porque él viene de ser delantero”, comenta Fernando.

Foto: Luis Enrique con gesto serio tras la derrota contra Suecia. (Efe)

Carlos Soler hizo alrededor de 800 goles en las diferentes categorías del Valencia. Era un delantero goleador que ha ido retrasando su posición en el campo y que conserva el instinto para finalizar las jugadas. Desde que debutó con el primer equipo, con 19 años en 2016, todos los entrenadores han ido aprovechando su polivalencia para retrasar su posición en el campo y que sumara en acciones ofensivas, transiciones, con esa facilidad que tiene en las llegadas. Desde Prandelli, Voro, Celades, Marcelino hasta Javi Gracia. Han ido dando forma a un jugador que es omnipresente.

“Carlos Soler la está rompiendo y futbolísticamente es muy importante para el Valencia que asuma este liderazgo porque, junto a Gayá, el valencianismo necesita este tipo de jugadores para identificarse. Son los que representan a la afición y la esperanza para que el equipo regrese al status que le corresponde. Ha cogido la responsabilidad, da un paso importante que era necesario y ahora pisa la Selección absoluta con éxito. No tenía dudas de que lo haría porque lo tiene todo y le beneficia ser un delantero que ha sabido adaptarse a diferentes posiciones del centro del campo. Puede jugar en cualquier banda, de mediocentro, de segunda punta… Es un futbolista vertical, de ida y vuelta, y con gol”, declara Fernando. La definición perfecta de lo que es un ’10’ y que Peter Lim no supo ver por estar más pendiente de cómo hacer negocio.

Peter Lim Jorge Mendes Valencia CF José Luis Gayà
El redactor recomienda