el surcoreano que deslumbra

La fiebre por Kangin Lee en Valencia: cuando hay más joyas que Vinicius

El surcoreano Kangin Lee llegó a Valencia con 10 años para hacer una prueba, la superó y se quedó para jugar en el alevín. Hoy, con 17 años, es la apuesta y esperanza del club

Foto: El surcoreano Kangin Lee en un rondo durante un entrenamiento con el primer equipo del Valencia. (Efe)
El surcoreano Kangin Lee en un rondo durante un entrenamiento con el primer equipo del Valencia. (Efe)

Llegó con 10 años desde Corea del Sur para hacer una prueba en el Valencia y siete años después se ha convertido en la joya de la cantera. Apunten este nombre porque está provocando fiebre de ilusión entre los aficionados valencianos que se entusiasman con el potencial que tiene un chico de sólo 17 años, que está llamado a ser una de las figuras en un futuro muy corto porque el club ha decidido blindarle con una cláusula de 80 millones de euros y el entrenador, Marcelino García Toral, quiere que esté en el día a día curtiéndose con el primer equipo.

Hay más joyas que han llegado al fútbol español, al margen del mediático Vinicius. El brasileño, de 18 años recién cumplidos, que entrena y juega en el Real Madrid de Julen Lopetegui y con el futuro incierto para la próxima temporada. Puede quedarse en la primera plantilla como sólo entrenar y jugar en el filial.

El que se va a hacer mediático es Kangin Lee. Llegó a Valencia para hacer esa prueba que todos los niños buscan, la superó y se quedó para jugar en el equipo alevín. Enseguida llamó la atención a los técnicos del club el desparpajo, atrevimiento, calidad y personalidad de un niño asiático que tiene algo diferente. Han querido llevarle con cuidado para que su formación no sufriera un retroceso, pero el surcoreano ha tirado la puerta del primer equipo durante esta pretemporada hasta el punto de que Marcelino García Toral le hizo debutar en Mestalla en el Trofeo Naranja, contra el Bayer Leverkusen, e hizo el tercer gol. Este tanto, más una acción de genio con un regate, provocó una ovación atronadora de una afición que se frota las manos con el niño prodigio.

Blindado por el club

La postura del club y la decisión de Marcelino García Toral es que se quede entrenando con el primer equipo, empiece jugando con el Valencia Mestalla -equipo filial- y quién sabe si hay que tirar de él durante la temporada. El plan es que se incorpore, definitivamente, al primer equipo en la temporada 2019-20. Su progresión es imparable después de demostrar y confirma que es uno de esos diamantes futbolísticos. Un centrocampista ofensivo con regate, habilidoso, descarado, ambicioso, competitivo y una asombrosa madurez que la pasada temporada disputó once encuentros en Segunda B. Va dando saltos de gigantes. El presidente, Anil Murthy, ha blindado al surcoreano con un contrato hasta 2022.

En este mercado disparado por las cantidades que se pagan, sobre todo en Inglaterra, por los grandes fichajes produce alivio encontrar clubes que apuestan por un producto en la cantera y decididos a llevar adelante su proyección. Contra la inflación y el despilfarro no hay mejor solución que la moderación y el sentido común.

El futuro no muy lejano dictará si el surcoreano tiene nivel para triunfar en el fútbol de élite -aplicable a Vinicius-. Los pasos que da son firmes y fiables por su fútbol y por cómo se ha adaptado a España. Kangin Lee se considera un valenciano y un valencianista más, habla perfectamente español y tiene esa chispa y magia que conectan con la grada. “He flipado con la gente por cómo me animaba”, decía tras su exitoso debut en Mestalla en el que lució el dorsal 34 en su camiseta y se puso el nombre tal y como se escribe y pronuncia en su país: Kang In.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios