Paco Roig: "Me arrepiento de no haber comprado periódicos como Pedro Sánchez"
  1. Deportes
  2. Fútbol
Presidente del Valencia de 1994 a 1997

Paco Roig: "Me arrepiento de no haber comprado periódicos como Pedro Sánchez"

El empresario explica en esta entrevista cómo fichó a Romario o Zubizarreta y recuerda cómo vendió a Molina al Atlético en negro y, con ese dinero, le pagó la ficha a Luis Aragonés

placeholder Foto: El empresario Francisco Roig, ex presidente del Valencia C.F., junto a una obra de la artista Carmen Calvo. (Miguel Lorenzo)
El empresario Francisco Roig, ex presidente del Valencia C.F., junto a una obra de la artista Carmen Calvo. (Miguel Lorenzo)

Paco Roig no defrauda ni a los 82 años: sigue siendo esa especie de caballo desbocado que no deja títere con cabeza. El mayor de una saga de comerciantes (su hermano Fernando es el presidente de Pamesa y del Villarreal y su hermano Juan es el dueño de Mercadona), Paco se levanta durante la entrevista para enseñar un retrato de su madre, Trinidad Alfonso, a la que adora, mientras un cuadro pintado de su padre, Paco como él, adorna una de las paredes del despacho en un piso doble del centro de València.

placeholder El empresario Francisco Roig, ex presidente del Valencia C.F., junto a los retratos de sus padres.  (Miguel Lorenzo)
El empresario Francisco Roig, ex presidente del Valencia C.F., junto a los retratos de sus padres. (Miguel Lorenzo)

Su paso como presidente del Valencia, entre 1994 y 1997, fue tan volcánico como predestinaba su carácter: rompió el pacto sobre los derechos televisivos de los clubes españoles con Canal + y las televisiones autonómicas en favor de la entrada de Antena 3; fue subcampeón de Copa del Rey ante el Depor en 1995, la final del agua; y subcampeón con Luis Aragonés de la Liga del Atlético en 1996. Abrió la entidad a los aficionados de las comarcas y sentó las bases del mejor Valencia de la historia con fichajes como Ranieri (entrenador), Subirats (secretaría técnica) y los jugadores Carboni, Angloma, Gerard López y Piojo López.

Su ambición descontrolada (“per un Valencia campeó”) acabó pasándole factura y hubo de abandonar el club a la primera pitada de Mestalla tras perder contra el Salamanca (0-1, gol de Pauleta, 30 de noviembre de 1997). Intentó volver, compró acciones del Valencia por todas partes, pero Francisco Camps, entonces presidente de la Generalitat valenciana, lo invitó a vender los títulos al empresario Juan Soler, que arruinaría el club con la descabellada idea de construir un estadio nuevo cuyas obras están paradas desde hace 12 años.

P. ¿Cómo se le ocurrió fichar a Romario?

R. Yo estaba loco. Cuando estuve en la directiva de Arturo Tuzón, que era lo contrario a mí, muy pausado y no quería gastarse nada, le dije que trajera a Romario. No quiso y trajo a Mijatovic, que fue un grandísimo jugador. Yo era muy amigo de Núñez (expresidente del Barça), un tío serio que se lo follaron por la cosa política. Le pregunté si él lo iba a traer y, al decirme que no, me fui a firmarlo. Yo soy valenciano de puro cepa, sin cruces, pero los valencianos somos muy malos y, cuando cogemos a un tío por delante, lo destrozamos. Vicente Furió (exredactor de Las Provincias) machacó a Romario: que si jugaba a volei-playa y estaba prohibido, que si se lesionó a posta cuando, en un trofeo Naranja, se fastidió los abductores en una chilena... Ahora, con la pasta que gana (Furió es presidente de la Fundación del Levante UD desde el 2017, pero no cobra por ello) no dice nada, está calladito. A Romario le gustaban mucho las mujeres, pero ni fumaba ni bebía, se cuidaba mucho y hablaba cuatro o cinco idiomas. El otro día vi una foto y está perfecto con 53 años. Aquí lo trituraron.

"Los de Singapur son una banda, unos caraduras y unos chorizos"

P. Y ahora el Valencia quiere traer a Juan Iglesias, del Getafe, y no puede. ¡Cómo han cambiado los tiempos!

R. Estos de Singapur son una banda. Yo al Valencia lo siento. Estos no. Son unos caraduras y unos chorizos. Yo quiero que estos se vayan de aquí. Pero no quiero que el Valencia pierda nunca. Peter Lim está escondido, pero ¿por qué va él en persona cuando vende a Alcácer al Barça? Y cuando van a pagar 40 millones por Guedes al PSG también va él. ¿A qué va? A repartirse con el portugués (Jorge Mendes). Si tú y yo somos socios, tenemos un negocio, le decimos al portugués que vale 33, nos repartimos la pasta y ya está. Eso es el 'a, e,i,o,u' de los comerciantes. Ahora, por fin, les doy la enhorabuena a los políticos porque les han dicho que ya está bien (el gobierno socialista de Ximo Puig está presionando a Lim para que abandone Mestalla).

P. ¿Qué puede hacer la sociedad valencianista para recuperar el club?

R. ¿Tú qué harías para que cerrara el Corté Inglés? No ir. Yo no voy a ir. Si quieren ir mis hijos o mis nietos... pero yo no pisaré Mestalla mientras estén ellos porquen han venido a llevárselos. Murthy (el presidente) cobra más de lo que cobraba yo (Roig se puso de sueldo el 1% del presupuesto) y no sabe nada: ¿por qué tira a Marcelino, que ha sido un gran entrenador? ¿Y a Alemany, que era un fenómeno? Y ahora cobra lo que cobraba Alemany.

P. ¿Por qué los valencianos han dejado el Valencia en estas manos?

R. Todo viene de cuando Manolo Llorente (presidente entre 2009 y 2013) se llevó la pasta en el traspaso de Villa al Barça: su hijo, María José (Claramunt, exjefa de marketing de la federación española), uno que estaba con Tebas.... tiraron al representante de Villa (José Luis Tamargo) y se quedaron la pasta. Llorente hizo ampliación de capital en el Valencia y fue un desastre. Jaume Ortí (presidente entre 2001 y 2004) era buena persona, lo puse yo, pero el que manaba era Manolo Llorente, y ha llevado al Valencia a donde está. ¿Quién quiso hacer el campo? La alcaldesa de Valencia (Rita Barberá). El campo arruinó al Valencia, que es lo mismo que le está pasando al Madrid. Juan Bautista Soler no tenía que haber sido nunca presidente del Valencia porque no estaba capacitado (lo fue entre 2004 y 2008). Es un 'faba'. Me dijo que tenía 2.000 millones de pesetas (12 millones de euros) y que quería entrar y que yo fuera presidente. Pero tenía que hablar con su padre, que es un prepotente. Y confió en Manolo Llorente. Manolo Llorente y Pedro Cortés (presidente entre 1997 y 2001) me tuvieron 10 meses pidiéndome papeles a ver si yo había 'chorizado' algo. Y no sacaron nada.

placeholder El empresario Francisco Roig, ex presidente del Valencia C.F, durante la entrevista. (Miguel Lorenzo)
El empresario Francisco Roig, ex presidente del Valencia C.F, durante la entrevista. (Miguel Lorenzo)

P. ¿Usted se enriqueció con el Valencia?

R. Ni un puto duro. A mí me costó dinero. Hombre, cuando compro acciones, compro y compro, y después vendo, ahí sí, me enriquezco y gano un pastón. Pero les estuve diciendo a todos que compraran acciones, que valdrían dinero, y me dijeron que no.

P. ¿Por cuánto compró y vendió?

R. Vendí por 170.000 pesetas (1.020 euros) la acción y las compré por 8.000 (48 euros). Me obligaron a venderlas porque no querían que yo volviera a ser presidente. Las vendí a Juan Soler. Paco Camps, la alcaldesa y el que está en Bruselas (González Pons), el cabezón ese, me llaman un sábado. Y el presidente comienza a torearme, que si tú has sido el mejor...todo lo que dicen para follarte. 'Pero ha venido tu hora y tienes que vender las acciones'. Camps y la alcaldesa traen a Bautista Soler. Fue unos meses antes de Gotemburgo (la final de la Copa de la UEFA -actual Europa League- que el Valencia le gana en 2004 al Marsella). Yo, con un par de huevos, le decía a Camps que quería comprarle las acciones a Soler por 200.000 cada una. Si me dice que sí, me muero. Pero no podía porque tenía a todos en contra. Y no he pasado más angustia como en esos meses hasta que jugaron en Gotemburgo, porque nadie me decía nada. Yo tenía las acciones, pero no podía mandar. Hasta que un día me llamaron por teléfono y fui a tal sitio para cobrar: si hubiese pedido 200.000, me las habrían dado igual. Pero estaba ahogado.

P. Pero usted cobró 250 millones de pesetas por romper el pacto de Toledo (por los derechos televisivos de los clubes con Canal +).

R. Eso es mentira. A mí me llama Jaume Roures y me dice que podemos comprar algunos clubes. Yo apalabro el Zaragoza, el Valladolid y tres o cuatro más. Pero se deshizo el trato porque no tenía la mitad de los clubes. Lo que sí hice fue decir que aquello era una vergüenza y me cargué el fútbol. Y el señor José María García, muy mala persona, dijo que yo era un encantador de serpientes. Allí se llevaban la pasta uno del Espanyol que se dedicaba a los puros y otro que después se fue al Murcia. Y decían: 'Esto cada vez va peor'. ¿Quién dice que yo me he llevado un duro?

P. La antigua Antena 3 le pagó un dinero...

R. El dueño entonces de Antena 3, Antonio Asensio, viene a mi casa con Eduardo Zaplana (expresidente de la Generalitat y exministro de Trabajo), que quiere lo mismo que me dijo aquel (Roures). Yo le dije: 'Te compro lo que tú quieras con una condición: que el Valencia no tenga nada que ver'. Me hizo una oferta como particular.

P. Como particular, pues, sí cobró de Antena 3.

R. Yo, como Paco Roig, compraba los derechos de los clubes que podía.

placeholder Francisco Roig posa en la calle. (Miguel Lorenzo)
Francisco Roig posa en la calle. (Miguel Lorenzo)

P. ¿Por qué ficho a Valdano?

R. Porque me fié de mi secretario técnico, Jesús Martínez, y lo fiché, pero a mí nunca me ha gustado Valdano. Yo siempre quise fichar a un técnico italiano, por eso traje después a Claudio Ranieri.

P. Pero antes firmó a Luis Aragonés.

R. Jesús Martínez pensó en Antic y en Luis, los dos mejores que había.

"Luis me dijo que Romario sería la guinda, pero luego no lo quería"

P. ¿Por qué dice que Luis Aragonés fue desagradecido?

R. Porque fui a su casa y le pregunté si quería a Romario antes de ficharlo. Será la guinda, me dijo. Y después no lo quería. Y montó el show de 'mírame a los ojitos' (una escena que se hizo famosa en la que Luis abroncaba a Romario gritándole esa expresión). Un gran entrenador, pero un listo. Se marchó habiendo cobrado, y después dijo que el mejor presidente había sido yo. Claro, porque le pagué.

P. ¿Cómo firmó a Zubizarreta?

R. Uff, me costó mucho. Me fui a Estados Unidos, al Mundial de 1994, me planté en el mismo hotel que él y me pasé 15 días para convencerlo porque me decía que no lo tenía claro. Todos los días iba a verlo. Muy buen tío. La mayoría de los jugadores son buena gente.

P. Y a Gerard López se lo quitó gratis al Barça con 17 años.

R. Sí, buen niño. Me dijeron que quedaba libre y dije: ¡Quiero compralo! Le llamé a Minguella (el representante de jugadores), muy amigo, y le dije que lo quería. Lo quería también el Madrid. Cogí un avión de Sevilla y me planté en Barcelona. Su hermano me dice que firmábamos al día siguiente. De eso nada. Firmamos esta noche. Si me espero una noche, el Madrid me pegaba un polvo que me doblaba. Firmamos en su casa por la noche. El único problema que tenía Gerard es que iba detrás de Pedro Cortés.

P. ¿Qué pasó con Mijatovic?

R. Mijatovic me dijo que tenía un contrato con el Valencia que no estaba claro. Como venía de un país del Este (la antigua Yugoslavia), Tuzón le hace un contrato en un paraíso fiscal. Y se podía romper unilateralmente. Mijatovic me dice que lo arreglemos porque el Madrid lo quería firmar. '¿Qué te da el Madrid? ¿100 millones? Yo también'. Ahí me equivoqué porque pusimos la cláusula de rescisión que me dijo él. Tenía que haberle puesto el doble y habría firmado. Hice el canelo, a los seis meses la televisión dio un gran salto y vino el Madrid y se lo llevó. Conmigo se portó muy bien. Me regaló un reloj, mi mujer fue a verlo cuando tuvo un problema con su hijo, lo he tratado como un amigo. Después le arreé estopa porque yo no quería que se fuera.

P. ¿Por qué se pegó usted con Penev?

R. Es un chulo. Intentó hacer negocio conmigo. Y un día vino a buscarme a mí en el palco de Mestalla, venía con el Atlético de Madrid, y me dio un empujón y me rompió un dedo de la mano.

placeholder Valencia 13/7/2021 El empresario Francisco Roig, ex presidente del Valencia C.F. Fotografía Miguel Lorenzo
Valencia 13/7/2021 El empresario Francisco Roig, ex presidente del Valencia C.F. Fotografía Miguel Lorenzo

P. ¿Y cuando salió con el ojo a la funerala?

R. Eso fue en Madrid. Fui a una reunión a Madrid y hubo un partido en que ganó el Espanyol de Camacho al Madrid en el Bernabéu. Y cuando salimos, en la puerta, vienen unos niños, se hacen unas fotos y detrás se ponen dos tíos a insultarme. Ni me movía. Vamos a un taxi y cuando entro al taxi en La Castellana, estoy sentándome, me arrastran fuera, me dieron dos o tres patadas y me hicieron polvo la cara. Y nadie del Real Madrid me llamó para preguntarme. Nadie. Quiero hacerle una pregunta al presidente del Real Madrid (Florentino Pérez). ¿Dónde están los 1.700 millones del agujero de Amposta (proyecto de depósito de gas natural aprobado por José Luis Rodríguez Zapatero y paralizado por la alarma social de los terremotos de 2012 y 2013, pagado por las arcas públicas a la empresa del dirigente madridista)? Todos callados. ¿Dónde está la pasta?

P. ¿Por qué es tan antimadridista?

R. Porque me parieron así. Era más a favor del Barça hasta que se han puesto los catalanes como se han puesto (el proceso independentista). Yo he vivido en Barcelona y he trabajado en un matadero. Los catalanes, los mallorquines y los valencianos somos parecidos.

P. ¿Cómo se lleva con Laporta?

R. Ha sido amigo mío y lo hará bien.

"Vendí a Molina a Gil. Con ese dinero le pagué en negro a Luis Aragonés"

P. ¿Y qué piensa de Jesús Gil?

R. Un embustero. Le vendí al portero Molina al Atlético de Madrid y Luis Aragonés quería cobrar en negro (cuando estuvo de entrenador del Valencia). Luis no quería pagar impuestos, ni IVA ni IRPF ni nada. Yo no podía pagar en negro porque aquí me mataban. Total, que al final le vendo a Molina y Gil quería pagarlo todo en negro. Pues ya está, lo que recibí de Gil se lo di a Luis Aragonés. Y José María García, que era muy amigo de Gil, le pregunta por eso y él lo niega. Y me pregunta a mí, y yo también digo que no.

P. ¿De qué se arrepiente de su época de presidente del Valencia?

R. De no haber comprado las cabeceras de los periódicos. Lo que está haciendo Pedro Sánchez. Hay periodistas que se venden y otros que no, pero las cabeceras se compran todas.

P. ¿Y se arrepiente de haberse marchado cuando se lo pidió Mestalla?

R. Para mí es un honor que me pitaran un día y me fuera a casa, cosa que no ha hecho nadie. Aunque no valga para nada. Fue el día del Salamanca. Después no se ha ido nadie cuando les han sacado pañuelos. Los hombres son hombres por la palabra.

placeholder Francisco Roig, en un retrato fotográfico. (Miguel Lorenzo)
Francisco Roig, en un retrato fotográfico. (Miguel Lorenzo)

P. ¿Qué fichajes considera que le salieron mal? ¿El colombiano Aristizabal?

R. No, Penev y Gálvez se habían lesionado. Aristizabal nos costó unos cacauetes y después marcó muchos goles en otros equipos. El que nos salió mal fue el entrenador brasileño Parreira, que venía de ser campeón del mundo con Brasil en 1994, pero aquí vino a pasárselo bien.

P. ¿De dónde le viene la ambición: cero complejos con el Madrid y el Barcelona?

R. Yo pensaba que podíamos ser mejores. Trajimos a Piojo López y le metió muchos goles al Barça. Yo tenía muchos huevos para traer a Carboni, a Angloma... a mí nadie me lo ha agradecido. E hicimos una remodelación del campo de Mestalla, que tampoco quieren oírlo. Y abrimos el Valencia a las comarcas. Trajimos las bandas de música al campo y el valenciano a la megafonía.

P. ¿Cómo es que tuvo dos asesores de izquierdas: el escritor Ferran Torrent y el periodista J.J. Pérez Benlloch?

R. Yo soy de derechas, pero tengo muchos amigos de izquierdas. Ferran Torrent es íntimo amigo mío.

P. ¿Cómo era su padre?

R. Muy trabajador, muy posesivo, tenía buen corazón y nos hacía currar. Tenía frases que todavía recuerdo: 'al toro embolado no se puede ir, porque lo único que puedes ganarte es una cornada'; 'de los petardos, solo te llevarás la mano por el aire'; 'entre la noche y el día no hay pared'. Nosotros éramos porqueros y los cerdos comen todos los días. 'Vosotros tenéis que trabajar todos los días'. Ese era mi padre. Mi madre, Trinidad Alfonso Mocholí, originaria de Castellar, daba de todo: a los 94 años iba todavía al Cotolengo a dar de comer a los pobres. La familia de mi madre también era de negociantes: Aceites y Bodegas Alfonso.

P. ¿Todo comenzó en Cárnicas Roig?

R. Comenzaron siendo porqueros. Donde yo vivo, en una alquería de Poble Nou, compraban cerdos de Andalucía, los engordaban y, cuando vino la crisis, ganaron mucho dinero. Y yo me fui a vivir a Barcelona, a la calle Consejo de Ciento, e iba cada día al matadero.

P. ¿Estuvo en el origen de Mercadona?

R. Mi padre (Paco) y yo comenzamos a poner fábricas de embutidos. Cárnicas Roig fue la primera tienda.

placeholder Los hermanos Roig, Juan y Fernando, celebran un título del Valencia Basket. (EFE)
Los hermanos Roig, Juan y Fernando, celebran un título del Valencia Basket. (EFE)

P. ¿Le ha sorprendido el éxito empresarial de sus hermanos?

R Yo no he tenido éxito. Lo he tenido en el pasado, pero estoy bien. Mi hermano Juan es quien más ha tenido y Fernando también. Lo han hecho muy bien.

P. ¿Por qué usted es el único que sigue siendo valencianista?

R. Porque yo soy de lo que soy. Mis hermanos todos eran del Valencia. Mi hermano Fernando está triunfando en el Villarreal.

P. ¿Cuál ha sido su mejor negocio?

R. Lo mejor que he hecho en mi vida es casarme con Magdalena (Melchor), mi segunda mejor (la primera fue María Manuela Segarra, hija de los Segarra, comerciantes de zapatos de La Vall D'Uixó). Y de negocios, cuando viví ocho años en Guinea Ecuatorial: compré, vendí e hice negocios por un tubo. Llegué en 1979.

P. Pero salió por piernas...

R. No, salí porque estuve espabilado. El tío (Teodoro Obiang), que era amigo, quería que yo... Yo vendía madera y Obiang me llamó un día y me dijo: 'Los ancianos de los poblados no quieren que pase usted por la carrera asfaltada'. Esa era una ruina para mí. Entonces hice algo de artista: 'Excelencia, tengo 40 camiones que pueden hacer autovías para llevar la madera'. Total, que pasé por todos los ministros para que me firmaran. Ponía yo el precio. Y cuando las acabé, me llama y me dice: 'Que usted me debe 300 millones' Y yo digo: 'Pero usted me debe el doble'. Entonces me dice: 'Usted me paga a mí primero y yo después le pagaré a usted'. Y le dije que me iba a España a por el dinero, cogí a mi familia y ya no volví.

placeholder Francisco Roig, junto a un cuadro de su despacho. (Miguel Lorenzo)
Francisco Roig, junto a un cuadro de su despacho. (Miguel Lorenzo)

P. ¿Pasó miedo?

R. Pasé de todo, pero me lo aguanté. Vendí los supermercados sin que se me notara que me estaba yendo.

P. ¿Qué negocios tenía en Guinea?

R. Ganadería, madera, cacao, café, supermercados.., de todo.

P. ¿Tuvo una infancia feliz?

R. Sí. Jugábamos al fútbol todos los días. Mi madre les bajaba el almuerzo y la merienda a todos los niños de Poble Nou. Y cuando venía mi padre y tocaba la bocina, todos desaparecían: no quería que jugáramos. Mi padre tenía muchos huevos y nos enseñó a trabajar. Y cuando empezamos en Mercadona, me decía de todo: 'Maricón, maricón, tú tienes que ser porquero'.

P. ¿Se arrepiente de no haber estudiado?

R. Sí, sí. El fallo mío fue no estudiar. Yo lo aprobaba todo sin estudiar, porque era un habilidoso. Lo mismo que le hacía a Jesús Gil se lo hacía a los profesores. Lo que no he hecho nunca es robar. Porque yo iba a Los Salesianos. A mi padre, que me tocaba de vez en cuando la badana, le estoy muy agradecido; a los Salesianos, que me tocaban la badana, les estoy agradecido; y a la mili igual. Y después a la mujer que tengo y a mi madre, que me han dado mucho cariño.

P. ¿Qué le queda por hacer por el Valencia?

R. Que no entre la gente al campo. Yo, a través de un tío muy importante, he intentado comprar el club, sin que supieran que estaba yo, y no he podido. ¿Por qué no quieren vender? No lo sé. Creo que quieren muñir la vaca y dejarla. Son una banda. No quieren hacer el campo ni mejorar el equipo. No tiene ningún sentido. Piensa en algo que te guste, lo que sea, y que no le hagas caso. A ti te gusta una mujer, un chalet, un coche... y te preocupas por eso. ¿Por qué no hacen nada por el Valencia?

Luis Aragonés Paco Roig