Fiasco en 'El Chiringuito': cómo Florentino hundió su reputación en 48 horas
  1. Deportes
  2. Fútbol
Pérez ya no es infalible

Fiasco en 'El Chiringuito': cómo Florentino hundió su reputación en 48 horas

Los graves fallos de comunicación hirieron de muerte la Superliga. Crónica de la catástrofe mediática de un gigante con pies de barro

Foto: Florentino Pérez, durante su intervención en 'El Chiringuito'. (Atresmedia)
Florentino Pérez, durante su intervención en 'El Chiringuito'. (Atresmedia)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

"Nunca he visto tanta agresividad, era algo orquestado… Fue como si hubiéramos matado el fútbol… o tirado una bomba atómica. Quizá lo que no hemos hecho es presentarlo y explicarlo bien, pero tampoco nos han dado oportunidad" (Florentino Pérez, el miércoles en ‘El Larguero’).

Canción triste de Florentino Pérez. O cómo el infalible ingeniero que levantó el mayor gigante de la construcción (ACS) y el club de fútbol más dominante del siglo, el empresario capaz de obrar milagros tocando todos los resortes del poder, el maestro de la trastienda futbolística y empresarial, perdió su aura de infalibilidad en 48 horas catastróficas. De ser superior a Pepe Gotera y Otilio.

El domingo se anunció una Superliga (semi) exclusiva para los clubs de fútbol más ricos de Europa. ¿'Sorpasso' a la Champions League? Parecía que los clubs tenían la sartén por el mango, que la UEFA tendría que negociar en inferioridad de condiciones, que el Real Madrid, el Manchester United y la Juventus eran demasiado poderosos como para que alguien parara el nuevo giro mercantil del fútbol. Con Florentino como presidente y maestro de operaciones. Pero en una fascinante paradoja, los poderosos millonarios recurrieron a una estrategia de comunicación tan cutre que iba a acabar con la Superliga en tiempo récord.

Con nocturnidad y tipografía

La primera comunicación oficial de la Superliga fue un comunicado lanzado en internet la medianoche del domingo, es decir, cuando los grandes medios europeos ya habían cerrado sus ediciones en papel (el comunicado fue recogido por las webs británicas hacia las 23:15, una hora más en España). El texto, por cierto, estaba escrito en 'Word' y en 'Times New Roman' (como un trabajo de COU cualquiera). A nivel comunicativo, la cosa empezó regular.

Al día siguiente, las redes sociales europeas mostraron gran malestar popular, a casi nadie parecía gustarle la idea, algo había fallado de entrada: el relato. Los clubs de la Superliga no se molestaron en disimular que era un proyecto para sanear sus finanzas, y marginaba al resto de equipos europeos (y si no era así, lo parecía). La prensa deportiva española se sumó a las críticas, aunque algunos periodistas (Carreño, Ferreras, Inda) salieron a defender el proyecto liderado por Florentino Pérez las primeras 48 horas. Cada vez había más ruido en toda Europa, pero hasta última hora del lunes, nadie de la Superliga dio explicaciones, hasta que Florentino Pérez salió de la madriguera esa noche... de un modo bizarro. El proyecto más gigantesco del deporte mundial en muchos años se iba a presentar en... ‘El Chiringuito’.

Que empiece el espectáculo

La entrevista Pedrerol/Florentino en 'El Chiringuito' empezó en modo duelo celtibérico de titanes:

–Primera vez en ocho años en el plató de ‘El Chiringuito’.
–Primera vez… y a lo mejor última.
–Ja, ja, ja.
–Depende de como me traten…
–Aquí bien, como dice Tebas, el portavoz de Florentino soy yo (risas).

En efecto, ningún programa da el espectáculo de ‘El Chiringuito’, donde Florentino explicó al mundo durante 80 minutos las bondades de la Superliga. Un Florentino aún relajado, pero con su deje castizo habitual (mezcla desahogada de El Pichi y el CEO), sin ser consciente aún del agujero comunicativo en el que se estaba metiendo...

Aclaración para lectores internacionales (si los hubiera): ‘El Chiringuito’ es a nuestro fútbol lo que ‘Torrente’ es al cine español, la película de la que todos hablan en el bar con gran algarabía, pero que nadie mandaría a los Oscar porque sería un suicidio. Consumo 100% local por intraducible. Pero Florentino decidió controlar informativamente la Superliga desde ‘El Chiringuito’, plató estupendo en clave folclórica nacional, desde el que uno puede gestionar sin duda la renovación de Sergio Ramos, pero difícilmente una crisis geopolítica con líderes mundiales en pie de guerra (Boris, Macron) y que estaba abriendo portadas y telediarios en medio mundo. Si Rajoy hubiera anunciado el rescate bancario de España en 'El Hormiguero', quizá no hubiera funcionado…

Florentino pensó que le valdría con mantener a raya el gallinero interno (la reacción del Gobierno español a la Superliga, de hecho, fue mucho más tibia que la de otros ejecutivos europeos), pero, ¡ay!, el fuego que estaba empezando a calcinar a Florentino no estaba en España, sino en el Reino Unido.

placeholder Fan del Chelsea con un cartel sobre Florentino. (EFE)
Fan del Chelsea con un cartel sobre Florentino. (EFE)

Boris saca los tanques

A la vez que Florentino hablaba en 'El Chiringuito', algo muy gordo empezó a cocerse en Inglaterra. Twitter adelantó las portadas de la prensa británica del día siguiente. Contra todo pronóstico (o algo), no abrían con las declaraciones de Florentino a ‘El Chiringuito’, sino con despiadados ataques a la Superliga. No hay que ser un experto en cultura británica para saber que cuando TODOS los periódicos del país (de izquierdas y de derechas, tabloides y respetables) se ponen de acuerdo en atizar a alguien, más le vale a ese alguien no salir de la cama ese día, eso si no está ya muerto (que es como iba a estar la Superliga en menos de 24 horas). Resumen de titulares y sentencias contra Florentino y los fundadores de la Superliga: “Serpientes y mentirosos”. “Fútbol creado por los pobres y robado por los ricos”. “Si escupes en nuestras caras, te devolveremos el golpe”. “El gran robo”. “Vergonzoso robo de nuestro deporte nacional”. Etc.

placeholder Portadas de la prensa británica.
Portadas de la prensa británica.

Gruesos titulares. ¿Demagogia populista? Por supuesto. ¿Era un disparate que la UEFA se convirtiera de pronto en el Robin Hood del fútbol? Totalmente. Pero el origen del equívoco estaba en el comunicado de la Superliga, tan arrogante en su apuesta por un coto privado del fútbol, que lanzó sin querer una narrativa abrasiva de ricos contra pobres que no hubo manera de parar.

Mañana siguiente a 'El Chiringuito': al primer ministro británico, Boris Johnson, le interesa tanto el deporte como a Chimo Bayo la música clásica, pero no le falta olfato político: Boris sacó los tanques populistas contra la Superliga, con amenazas legales (en público) y presiones (en privado) a los presidentes de los clubs ingleses implicados. Aficionados de varios equipos ingleses (de la Superliga) salieron a la calle al grito de “'Fuck' Pérez” (toda rebelión necesita un supervillano al que sacudir) y esa noche todos los clubs británicos de la Superliga saltaron del barco en llamas. Era el principio del fin. Habían pasado exactamente 24 horas desde la presentación de Florentino en 'El Chiringuito'. Era la hora del jiji-jaja.

Esa noche, Buenafuente dedicó el monólogo inicial de su programa a la Superliga. "La primera entrevista del mundo se dio a un medio de referencia. ¿La BBC? No, 'El Chiringuito'. Cuidado que el nombre le viene bien al proyecto. ¿Dónde vas Florentino? A 'El Chiringuito'. ¿A hablar de qué? De mi chiringuito... Dice Florentino que lo hace para salvar el fútbol, y es verdad, amigos, la cosa está muy mal, y ya hay futbolistas repitiendo coche para ir a entrenar", zanjó Buenafuente entre carcajadas.

Una idea de bombero

“Estoy contento de haber venido”, dijo Florentino al final de ‘El Chiringuito’. Como no podía ser de otra forma, la entrevista acabó en charleta sobre si al Real Madrid le perjudican los árbitros, sobre el próximo galáctico que fichará Florentino, o sobre ampliar el museo del Real Madrid porque ya no caben las copas. Festival del humor. Café, copa y puro. Sería absurdo pedirle a ‘El Chiringuito’ que no sea ‘El Chiringuito’ (son los mejores en lo suyo, y al fin y al cabo, habían hecho su trabajo: atrajeron en exclusiva al presidente de la Superliga, tuvieron su mayor audiencia de la temporada y fueron TT mundial), pero el ambiente distendido de la entrevista mostró la desconexión con la realidad de Florentino Pérez, que en 24 horas iba a pasar de cambiar la historia del fútbol a meme mundial.

El periodista italiano Filippo Ricci, corresponsal en España de ‘La Gazzetta dello Sport’, lleva días explicando a sus compatriotas las claves españolas del fiasco de la Superliga. Hablamos con él.

PREGUNTA. ¿Qué le pareció que la Superliga se presentara en ‘El Chiringuito’?

RESPUESTA. Asombroso. La noche anterior, su presentador [Pedrerol] hizo un llamamiento dramático a Florentino para que viniera al programa. Obviamente, su invitación fue aceptada. Está claro que Florentino cometió un error de perspectiva, entró en clara contradicción, porque no se puede presentar un proyecto destinado a revolucionar el mundo del fútbol… en el patio de tu casa. Se podía haber presentado, yo qué sé, en el Santiago Bernabéu, lugar simbólico y conocido internacionalmente.

Ojo, mi sorpresa no es por ‘El Chiringuito’ en sí, que conozco, aunque no sea seguidor, sino porque es un programa de una plataforma pequeña, con una audiencia buena para su tamaño, pero marginal. Florentino cometió un error grosero de interpretación.

Ricci: "Los dirigentes de los otros clubs de la Superliga debieron gritar al unísono al ver a Florentino en la tele: '¿pero esto qué es?'"

P. ¿Qué valoración hace de la entrevista en sí?

R. Esa es otra. El momento en el que uno de los periodistas le dijo en tono dramático que los árbitros no le pitaban suficientes penaltis al Real Madrid... fue demasiado, con Florentino dudando de la profesionalidad de los árbitros. Todo se derrumbó entonces. Supongo que los dirigentes de los otros clubs de la Superliga debieron gritar al unísono: '¿pero esto qué es?'.

P. Florentino también dijo que Boris Johnson no sabía lo que era la Superliga. Pero, oiga, ¡que es el primer ministro británico! ¿Qué pensarían los clubs ingleses al verle decir esto?

R. Desde el momento en el que Florentino dijo estas cosas en ‘El Chiringuito’, ya no había vuelta atrás para la Superliga.

P. La noche siguiente, Florentino anuló una entrevista en ‘El Larguero’, pero la acabó dando 24 horas después, con la Superliga ya moribunda.

R. Creo que también fue un error. Se le veía tocado y deprimido, creo que ya no era el momento de dar explicaciones. Cuando Javier Tebas, presidente de la Liga, salió (el jueves) a dar explicaciones, lo hizo en una larga rueda de prensa, junto a cinco presidentes del fútbol español y ante 250 periodistas de todo el mundo. Fue otra cosa. La diferencia es brutal. Toda la estrategia de la Superliga ha sido una equivocación. No han acertado en nada.

La batalla mediática

¿Dónde tenía que haber dado la batalla mediática Florentino? ¿En ‘El Chiringuito’ o en el ‘Financial Times’? Todo apunta a que en el segundo, o a lo mejor en todos lados a la vez, pero Florentino no se pudo multiplicar... porque estaba más solo que la una. En efecto, el presidente del Real Madrid se expuso en solitario a la marejada internacional. Mientras la tormenta de mierda descargaba sobre su cabeza, los dirigentes del Barcelona y el Atlético de Madrid permanecieron metidos en un agujero, los de los clubs ingleses (algunos de ellos magnates extranjeros ajenos a los focos europeos) quedaron petrificados por la revuelta popular, y los italianos se mostraron tan indecisos que, cuando el presidente de la Juventus/vicepresidente de la Superliga, Andrea Agnelli, decidió dar por fin dos entrevistas en Italia, era ya tan tarde que se publicaron (miércoles) con la Superliga ya muerta. Ese día tenía que haber salido también una entrevista de Florentino Pérez a 'L'Équipe', cuenta Ricci, pero no se publicó porque estaba ya todo el pescado vendido.

¿Cómo es posible que un proyecto de esta envergadura se hunda en 48 horas? “Porque sus promotores, a pesar de llevar muchos años en el fútbol profesional, desconocen la realidad de este deporte, lo importante que es la meritocracia y el daño que causaban a la industria”, cuenta Javier Tebas, presidente de la Liga.

Tebas: "Los promotores de la Superliga tienen un desconocimiento absoluto de la realidad del fútbol y del daño que causaban a la industria"

Obviamente, la Superliga no se vino abajo solo por la deriva mediática errática de Florentino. La alianza entre los 12 clubs fundadores de la Superliga era demasiado precaria, algunos se sumaron con dudas y a última hora, y cuando empezaron los problemas, la hostilidad y los fallos mediáticos, la retirada fue en cadena. La precipitación, en definitiva, marcó la génesis del proyecto. Florentino ni siquiera ató al Bayern y al PSG, quizá pensando que acabarían entrando por política de hechos consumados. Era un gigante con pies de barro. Un proyecto tan multimillonario como cogido con alfileres, pero su caída en 48 horas se explica también por sus graves problemas de comunicación, que aceleraron el desastre (no es detalle menor: el tortazo ha sido tan vertiginoso que los clubs de la Superliga han quedado en situación de gran precariedad para futuras negociaciones con la UEFA).

La nada

Al poco de salir el comunicado de la Superliga, Jaume Roures, presidente de Mediapro, dijo que aquello no iba a ninguna parte. A algún periodista le extrañó su contundencia, pero Roures acertó. Hablamos con él:

1) “Dije lo que dije porque la Superliga no había hecho ningún trabajo previo. Ni con las televisiones, ni con los patrocinadores, ni con los organismos competentes, ni con nadie. Yo hablo todas las semanas con las teles de todo el mundo. Nadie me dijo que hubiera ninguna Superliga en marcha”.

Roures: "Los cálculos de ingresos de la Superliga están basados en la nada. Es humo"

2) “Lo único que hizo la Superliga fue negociar un crédito con un fondo, que ya ves tú, pero sus cálculos de ingresos están basados en la nada. Yo conozco de sobra los límites del mercado televisivo y te digo que no hay ningún razonamiento que justifique los números de la Superliga”.

3) “Supongo que la Superliga se tenía que haber presentado en una rueda de prensa internacional desde las salas de trofeos de todos los clubs. Pero, claro, entonces hubieran tenido que responder a las preguntas de los periodistas. ¿Qué teles y qué patrocinadores tenéis contratados? Ninguno. Pues para eso me voy a ‘El Chiringuito’ y listos. Eso te da idea de la dimensión del proyecto: humo”, zanja Roures.

Las manos a la cabeza

“‘El Chiringuito’ no era el lugar adecuado para presentar un proyecto de esta importancia, lo que me ratifica en el desconocimiento absoluto de la realidad de los promotores de la Superliga… o del promotor”, zanja Tebas. "Florentino no puede salir en 'El Chiringuito' y presentarse como el salvador del fútbol", dijo Jorge Valdano el jueves en 'El transistor' de Onda Cero.

Cuando decimos que 'El Chiringuito' se convirtió en TT mundial no decimos cualquier cosa. ‘The New York Times’ describió así la 'performance' televisiva de Florentino: “El presidente del Real Madrid tomó la retrospectivamente desastrosa, aunque valiente, decisión de defender el plan de la Superliga en un ostentoso programa de televisión nocturno... Sin ser desafiado especialmente por los conductores del programa, Pérez prometió que la Superliga sería una empresa altruista, aunque pretendiera canalizar miles de millones a un puñado de equipos ricos”. Según el ‘New York Times’, los otros presidentes de clubs de la Superliga “se agarraron la cabeza con las manos” al ver a Florentino en ‘El Chiringuito’, y “fueron incapaces luego de salir en público a defender un plan que Florentino había vendido como la salvación del fútbol”.

Para rematar, en la 'newsletter' del experto en fútbol del 'New York Times', Rory Smith, se calificó a 'El Chiringuito' de "ordinario". Estupefacción global. 'Spain is different'. Pedrerol, icono pop.

Cuando nació la Champions League, en 1992, la UEFA pidió un himno al compositor británico Tony Britten, que adaptó una obra del compositor alemán Georg Friedrich Händel interpretada por la London Philharmonic Orchestra y el coro de la Academy of Saint Martin in the Fields. La Superliga, por su parte, nació en ‘El Chiringuito’ con una cantada homérica de Florentino Pérez. Los ricos ya no son lo que eran.

"Nunca he visto tanta agresividad, era algo orquestado… Fue como si hubiéramos matado el fútbol… o tirado una bomba atómica. Quizá lo que no hemos hecho es presentarlo y explicarlo bien, pero tampoco nos han dado oportunidad" (Florentino Pérez, el miércoles en ‘El Larguero’).

Florentino Pérez Superliga
El redactor recomienda