Es noticia
Menú
La brega de Casemiro mantiene la buena racha del Real Madrid contra el Granada (2-0)
  1. Deportes
  2. Fútbol
sexta victoria consecutiva

La brega de Casemiro mantiene la buena racha del Real Madrid contra el Granada (2-0)

El Real Madrid suma su sexta victoria consecutiva. Un gol de Casemiro, de cabeza, y otro de Benzema en el descuento derrumban al Granada. El brasileño estuvo omnipresente

Foto: Casemiro celebra el gol contra el Granada. (EFE)
Casemiro celebra el gol contra el Granada. (EFE)

El Real Madrid ganó al Granada con una exhibición de sobreesfuerzos de Casemiro. No estaba Luka Modric. No hubo fiesta. Bajó el entretenimiento. Se pasó de la diversión en el triunfo contra el Eibar en Ipurúa a tener que bregar contra el Granada. La noche estaba para que se hiciera grande Casemiro. El mediocentro estuvo omnipresente. Marcó el gol y evitó el empate del equipo nazarí taponando e interceptando remates. Este tipo de partidos cerrados y atascados también son la especialidad de Casemiro. No solo se puede ganar con el talento y la calidad de los más finos. Está comprobado que en el Madrid hay un alto componente de éxito si aparece el carácter. Unas veces le toca a Sergio Ramos, otras a Carvajal y Lucas Vázquez y muchas a Casemiro. La guinda la puso el gol de Benzema, en el descuento del partido, con un zurdazo.

Los mejores partidos del Madrid suelen ser cuando rayan a un alto nivel la pareja Kroos-Modric. Faltó el croata y el juego no brilló. Con la garra de Casemiro fue suficiente para conseguir la sexta victoria consecutiva. El Madrid no falla y persigue al Atlético de Madrid en la pelea por el primer puesto. No siempre se puede jugar bonito. Hay días, como contra el Granada, que hace falta embarrarse.

Era de esperar que la fluidez del juego del Real Madrid se iba a resentir sin el lesionado Luka Modric. El sustituto elegido fue Fede Valverde y con la entrada del uruguayo podría ganar en intensidad, energía y verticalidad. No arrancó bien el equipo de Zidane. El entrenador francés sigue dando continuidad al grueso del bloque que había ganado los últimos cinco partidos y, entre la ausencia de Modric y la fatiga acumulada, el Madrid no estuvo fino.

Rodrygo, lesionado

El partido empezó con un susto, a los 23 segundos, en un error de Varane en la salida de la pelota. La interceptó Roberto Soldado. Llegó hasta Antonio Puertas y disparó alto. Fue la ocasión con más peligro de una primera parte igualada entre un Madrid con síntomas de cansancio y un Granada que decidió generar confusión y daño con la presión alta en el campo del Madrid. Al equipo de Zidane le pesaron las piernas. Se descosió sin Modric. El croata no tiene sustituto y si hubiera que buscarle uno ese sería Isco, que sigue en el banquillo. No se encontró cómodo el Madrid. Llegaba con acciones individuales de Benzema y Kroos. Buscó el disparo lejano, sorprender desde fuera del área al portero Rui Silva. Había menos desborde que contra el Eibar.

En Ipurúa, cayó lesionado Modric y contra el Granada abandonó el campo Rodrygo tras una explosiva carrera en una pugna con Foulquier. El brasileño se llevó la mano a la parte posterior del muslo de la pierna derecha. Salió en camilla. Otra lesión muscular en una plantilla que es una de las más castigadas de la Primera división. Por Rodrygo entró Marco Asensio, con tardanza, porque estaba desabrigándose en la grada.

placeholder Rodrygo se lleva las manos al muslo. (EFE)
Rodrygo se lleva las manos al muslo. (EFE)

Era la oportunidad para el balear después de seis partidos fuera del once. Asensio tiene que dejar de ser un jugador diésel si quiere recuperar el puesto en el once. Fue de menos a más. Activó la peligrosidad en dos minutos de la segunda parte. Del 55 al 57. Tuvo un primer remate, de 'espuela', que envió al poste. Una delicatessen. Siguió la larga jugada con un doble remate de Kroos y Fede Valverde con respuesta del portero Rui Silva. Era la fase de asedio del Real Madrid y la aprovechó con otra incursión de Marco Asensio. Su centro con la izquierda, forzado, lo hizo bueno el remate de Casemiro. Un poderoso salto del brasileño. Un cabezazo picado y certero. Como en el derbi, el mediocentro defensivo del equipo desequilibró consiguiendo el primer gol en un cabezazo.

El Madrid salió con más determinación en la segunda parte. Mejoró ostensiblemente el ritmo. Consciente de que tenía que afinar la contundencia y la efectividad. En la primera se jugó a lo que quiso el equipo de Diego Martínez. Los despistes de Varane y los de Courtois, que tuvo otro en una mala salida, penalizaron al Madrid. Se fue al descanso con una primera parte de juego plano. En el banquillo estaba, de nuevo, Eden Hazard. A la espera de que Zidane decidiera si era el día oportuno, el momento de volver a dar entrada a un jugador que lleva casi un mes sin jugar un partido.

El equipo necesita refuerzos arriba, gente que refresque y dé profundidad. Benzema lo juega todo. Igual que Lucas Vázquez. El partido contra el Granada fue como subir un puerto de alta montaña. La cabeza quería, las piernas no podían. Zidane hizo más cambios para dar otro impulso con Isco y Vinícius. No jugó nada Eden Hazard y el Real Madrid sigue sin perder sin la aportación de su jugador estrella. Los focos tienen que ser para el esforzado Casemiro.

El Real Madrid ganó al Granada con una exhibición de sobreesfuerzos de Casemiro. No estaba Luka Modric. No hubo fiesta. Bajó el entretenimiento. Se pasó de la diversión en el triunfo contra el Eibar en Ipurúa a tener que bregar contra el Granada. La noche estaba para que se hiciera grande Casemiro. El mediocentro estuvo omnipresente. Marcó el gol y evitó el empate del equipo nazarí taponando e interceptando remates. Este tipo de partidos cerrados y atascados también son la especialidad de Casemiro. No solo se puede ganar con el talento y la calidad de los más finos. Está comprobado que en el Madrid hay un alto componente de éxito si aparece el carácter. Unas veces le toca a Sergio Ramos, otras a Carvajal y Lucas Vázquez y muchas a Casemiro. La guinda la puso el gol de Benzema, en el descuento del partido, con un zurdazo.

Karim Benzema Zinédine Zidane Lucas Vázquez
El redactor recomienda