Soldado tenía razón: el fútbol no se acaba en el Real Madrid y se valora más lo de fuera
  1. Deportes
  2. Fútbol
vuelve a ser feliz en el granada

Soldado tenía razón: el fútbol no se acaba en el Real Madrid y se valora más lo de fuera

El ex jugador del Real Madrid y hoy delantero del Granada levantó la voz en diferentes ocasiones para quejarse de la falta de oportunidades. Hasta que se cansó de los ‘Galácticos’ y se marchó

placeholder Foto: Roberto Soldado celebra un gol en el partido entre el Granada y el Betis. (Efe)
Roberto Soldado celebra un gol en el partido entre el Granada y el Betis. (Efe)

Roberto Soldado vuelve a disfrutar del fútbol un año y medio después de que se quedara sin contrato en el Fenerbahçe turco. Ha encontrado un equipo que le satisface y una ciudad como Granada donde poder llevar una vida ordenada. Porque el veterano delantero también tuvo errores, que se imputa, y que le impidieron tener más éxito en el Real Madrid. La madurez da estabilidad y paz. Este es el estado de ánimo del veterano Roberto Soldado, al que le va fenomenal en el equipo que entrena Diego Martínez, en plenitud de condiciones físicas y futbolísticas en su segundo año en el Granada. En el último partido, contra el Betis, fue decisivo con dos goles. No puede estar más feliz y orgulloso de cómo le ha cambiado la vida y de no haberse equivocado de una decisión tan complicada como la de abandonar el Real Madrid.

Cuando se tuvo que marchar lo dejó claro. “El fútbol no se acaba en el Real Madrid”, comentaba para hacerse valer. Se había cansado de ser una promesa. Se le había pasado el arroz del buen canterano. Estaba incómodo porque llegaban fichajes de fuera. Años más tarde manifestó estar arrepentido por haberse comportado como “un niñato”. Así lo reconoció en una entrevista en The Guardian. “No llevaba la vida que debía y no supe aprovechar las oportunidades. Me arrepiento de no haber tenido madurez porque no descansaba ni comía como se debía y no lo supe llevar”. Con perspectiva hace autocrítica, con su experiencia y una buena familia ha conseguido prolongar su vida futbolística y volver a ser competitivo en el Granada. Esta oportunidad, otra más fuera del Real Madrid, la está aprovechando y disfrutando.

Foto: Javier Tebas, presidente de LaLiga, y Florentino Pérez, presidente del Real Madrid. (EFE)

Roberto Soldado llegó al Real Madrid de la mano de Vicente del Bosque cuando tenía 14 años. El chico de Gandía llamó la atención por su poderío físico y la facilidad para hacer goles. Del Bosque consiguió llevarlo a Madrid, a entrenar en la vieja Ciudad Deportiva y cuando solo llevaba una semana en la capital, Soldado se quería volver para casa. La táctica de Vicente del Bosque fue la de retenerle con una charla en la que estuvieron presentes Fernando Hierro y Raúl González Blanco. Soldado siguió peleando por su sueño de llegar al primer equipo.

La apuesta de Miguel Ángel Portugal

Se le caían los goles. Lo veían todos los técnicos de la casa. En el Real Madrid se hablaba de un goleador insaciable. Miguel Ángel Portugal, ex futbolista y entrenador, fue su técnico en el Real Madrid B (hoy el Castilla) y recuerda el potencial del delantero y una generación de canteranos extraordinaria. “Con 19 años ya era un jugador poderoso físicamente. Rápido, agresivo, con en el gol entre ceja y ceja. Eso siempre lo ha tenido. Tuve un equipo en Segunda división que dio un excelente rendimiento con jugadores como Roberto Soldado, Negredo, Arbeloa, Filipe Luis, Rubén de la Red, Javi García, Borja Valero…”. comenta Portugal de uno de los mejores filiales que ha tenido el Real Madrid. Era la temporada 2004-05.

Soldado subió al primer equipo y debutó la siguiente temporada en el Real Madrid de los ‘galácticos’ sustituyendo a Zidane en un partido contra el Valencia en el Bernabéu. Era difícil hacerse un hueco con tantas estrellas. Es curioso que 15 años después sean rivales en el partido de esta tarde-noche en el estadio Alfredo di Stéfano. Zidane recibe al Granada, sexto en la Liga, con un Roberto Soldado en su madurez y con esa facilidad para hacer goles. Es el destino.

placeholder Roberto Soldado celebra un gol en su etapa en el Real Madrid. (Efe)
Roberto Soldado celebra un gol en su etapa en el Real Madrid. (Efe)

Roberto siguió en su empeño por ser jugador del primer equipo en el Madrid de los ‘galácticos’. Marcó su primer gol en un encuentro contra Osasuna tras un pase de Zidane. Otra vez 'Zizou'. Hizo su primer gol en la Champions, contra el Olympiakos, tras una asistencia de Beckham.

Quería jugar más, pero veía obstáculos. Sentía que su crecimiento estaba limitado por la política expansiva del club, la de fijarse en lo de fuera más que en los canteranos. Con esa personalidad inconformista, ambiciosa y un punto de rebeldía dejó claro en el club que el fútbol no se acababa en el Real Madrid y que no se valoraba a los canteranos. Tuvo sus errores, de los que está arrepentido y hoy, con el paso del tiempo, habla de ellos con claridad para que sirvan de lección a los jóvenes que tienen que estar centrados y llevar una buena vida para aprovechar las oportunidades.

Es un nuevo Roberto Soldado, en lo personal y lo futbolístico. Miguel Ángel Portugal puede hablar bien de cómo ha sido la evolución de este delantero que se propuso ser competitivo y tener una larga trayectoria fuera del Real Madrid. “Ahora con la edad se ha vuelto más inteligente y mira más a los compañeros. Es menos egoísta. Aporta trabajo y da confianza y seguridad al equipo. Tenía todo para estar en la élite. Él tiene un carisma que ha ido formando hasta madurar y convertirse más en un jugador de equipo. Es una evolución lógica y en Soldado se ha producido ese salto cualitativo de jugador de fútbol a futbolista. El que ya es pillo y sabe leer el juego y sacar el máximo rendimiento a lo que tiene dentro. Es un cúmulo de experiencias y el oficio lo que se ve en cada partido, pero es que tiene unas excelentes condiciones a las que ha sumado la inteligencia táctica”, comenta Miguel Ángel Portugal a El Confidencial.

Los problemas del Madrid 'galáctico'

En la serie ‘Colgar las Alas’, de Movistar, en la que Iker Casillas hace un repaso biográfico a su trayectoria profesional y su vida, reconoce que la época de los fichajes ‘galácticos’ en el Real Madrid no fue tan maravillosa ni espléndida como se podía ver desde fuera. “No teníamos un equipo. Tuvimos una caída sin paracaídas”, es la confesión de Casillas. No es el único que no guarda un buen recuerdo del modelo futbolístico-marketiniano que desplegó Florentino Pérez en sus mejores años como cazador de grandes fichajes. Uno de los primeros que se atrevió a poner en entredicho que en el club se buscaba más lo de fuera en perjuicio de la cantera fue Roberto Soldado.

El ex jugador del Real Madrid y hoy veterano delantero del Granada levantó la voz en diferentes ocasiones para quejarse de la falta de oportunidades. Hasta que se cansó de los ‘Galácticos’ y se marchó en 2007 para llevar una larga carrera en diferentes equipos: Osasuna, Getafe, Valencia, Tottenham, Villarreal, Fenerbahçe y Granada. A sus 35 años está viviendo una segunda juventud en el equipo nazarí. Ilusionado, motivado, feliz por estar en una plantilla de la que presume de valores tan sencillos como la unidad, respeto, humildad, el sufrimiento y el trabajo.

placeholder Soldado, sonriente. (Efe)
Soldado, sonriente. (Efe)

Hoy hay quien todavía pueda pensar que Roberto Soldado tenía razón cuando en el Real Madrid se sigue apostando por los jóvenes fichajes que llegan del extranjero más que mirar a la cantera. Ahí están los Vinicius, Rodrygo, Kubo, Reinier Jesús, Lunin… Ya quedan pocos ‘galácticos’ y Florentino no está por la labor de competir como antes con los grandes clubes que cada vez tienen más músculo financiero. Parece imposible el fichaje de Mbappé. Capta a los jóvenes extranjeros que considera como prometedores talentos. Canteranos como Reguilón y Achraf han sido vendidos. Otros fichajes españoles, como el caso de Jesús Vallejo (compañero de Soldado en el Granada), Ceballos, Brahim Díaz están cedidos.

Roberto Soldado Vicente del Bosque Zinédine Zidane Miguel Ángel Portugal Iker Casillas
El redactor recomienda