Carlos Sainz, a por su cuarto Dakar: "Tuve una llamada que me tranquilizó bastante"
  1. Deportes
  2. Otros deportes
EL PAIS Y LOS ORGANIZADORES SIGUEN ADELANTE

Carlos Sainz, a por su cuarto Dakar: "Tuve una llamada que me tranquilizó bastante"

A pesar de la incertidumbre ante las últimas noticias con el covid-19, Arabia Saudí garantiza la celebración de un Dakar para el que Carlos Sainz y Lucas Cruz parten de nuevo como favoritos

placeholder Foto: Carlos Sainz y Lucas Cruz pueden ganar su cuarto Dakar en una prueba diferente por el covid-19.
Carlos Sainz y Lucas Cruz pueden ganar su cuarto Dakar en una prueba diferente por el covid-19.

“Ayer tuve una llamada con una persona de la organización, y nos tranquilizó bastante". Carlos Sainz y Lucas Cruz cogerán el avión para Arabia Saudí a pesar de la reciente cancelación de vuelos durante semana al país anfitrión del Dakar. “Este año es complicado para todos, y también lo ha sido para el mundo del deporte y el Dakar. La última sorpresa fue ayer mismo con la historia de Inglaterra y Arabia Saudí cerrando sus fronteras, con lo que conlleva de cambio de planes y de viajes".

Actuales ganadores de la prueba, la pareja española se despedía en la rueda de prensa de Mini antes de partir para Arabia Saudí en un vuelo especial fletado por los organizadores para garantizar la burbuja global que permitirá celebrar el próximo Dakar. "Lo que nos han tranquilizado un poco es que sigue adelante y que se va a hacer, y que buscarán las medidas adecuadas para que la gente que tenga que desplazarse lo pueda hacer. Nosotros nos iremos en un vuelo chárter de la organización el día 28. Yo me pensaba ir antes en un vuelo comercial, pero lo he cambiado. En principio, son palabras tranquilizadoras de que todo sigue adelante".

Burbuja y tests a todas horas

Sainz ofrecía más datos sobre el desarrollo de la prueba, que ya el año pasado tuvo algunos positivos en su seno por Covid cuando la pandemia no se había universalizado. También ofrecía sus argumentos para la esperanza de una cuarta victoria en otra prueba que será muy distinta a la de la última edición. “Es innegable que vamos a participar en un Dakar diferente donde, a pesar de la burbuja del vivac, probablemente trataremos de tener nuestra propia burbuja dentro del equipo Mini. Logísticamente conlleva una serie de problemas, Mini en 2020 ya llevaba su propio 'catering', aunque a veces tienes que acudir al 'catering' de la organización. Pero luego habrá otros protocolos, como la relación con la prensa, y para saber cómo interactuar y recibir toda la información de la carrera”.

Sainz especificaba algunos de los protocolos a seguir, que no facilitarán precisamente la labor de sus protagonistas. "Antes de salir necesitas un PCR en las últimas 48 horas. Para llegar, tienes que desplazarte al hotel donde estaremos en cuarentena otras 48 horas tras hacerte otro PCR. Nos han dicho que también durante la carrera irán haciendo test de PCR, con el riesgo y la tensión que conlleva. Imagínate que estás en posición de luchar por la victoria y que tienes que estar también pendiente de hacerte un PCR y no contagiarte. Habrá más tensión en carrera y, sobre todo, habrá que tener mucho cuidado los días de carrera, y suerte de no contagiarte”.

También favoritos en este Dakar

En lo deportivo, Sainz y Cruz se ven nuevamente como favoritos, a pesar de las complicaciones de esta edición. Todos los participantes afrontan este Dakar con muy escasa preparación y rodaje durante la temporada, también la pareja española. Para Sainz, la victoria debería dirimirse entre los tres candidatos del año pasado: su compañero Stephan Peterhansel, Nasser Al Attiyah, con Toyota y los ganadores de 2020. “Este es el tercer año que corremos con Mini. El primero fue un poco de puesta a punto, con problemas, y el año pasado fue excelente. Este año ha habido poco tiempo de pruebas y test, pero está claro que el tercer (coche) va a llegar mejor al tener años de experiencia y sin duda que es mejor que el de los dos últimos años”.

¿Y los rivales? “Toyota habla de una mejora de potencia. Han trabajado en las suspensiones. Lo pudimos ver en la Baja, porque hicimos muchos kilómetros con Nasser y vimos también los tiempos que hacían. Pero el Dakar es un poco diferente a las Bajas. Creo, sinceramente, que la carrera va a estar entre los nuevos coches, Toyota y Mini. Toyotas hay muchos. Minis hay dos, pero con buenos pilotos. Luego están los coches nuevos de Prodrive de Barhéin, también con pilotos muy buenos. La reentrada de Sebastien Loeb le va a dar a la carrera ese salto de calidad en el plantel de pilotos, y sabemos a lo que nos enfrentamos". Sainz aludía al nuevo equipo Prodrive, que cuenta con Nani Roma y Sebastian Loeb en sus filas, aunque por la novedad del proyecto no ve fácil que puedan lograr la victoria. "Por muchos test que hagas, en el Dakar normalmente ocurren sorpresas. Prodrive es un equipo muy capaz de hacer un coche ganador y fiable, pero ganar no es fácil en una primera participación. No digo que sea imposible, pero no es fácil. Por muchos test que hagas, el ritmo de carrera da muchas sorpresas".

Un Dakar más dramático

Sainz y Cruz también anticipaban nuevos factores que pueden diferenciar este Dakar, quizás más dramático que en la última edición. “El año pasado, la segunda semana fue muy rápida y peligrosa y la organización escuchó esos comentarios. Ahora será más hacia el norte, cerca del tipo de terreno fantástico y espectacular, con una mezcla de todo, que nos encontramos en la primera semana". También se refería la penalización por neumáticos de recambio en una de las jornadas maratón, que podría definir la carrera. Pero la navegación podrá marcar diferencias radicales cada día la clasificación. "El año pasado hubo tres o cuatro días de entrega de 'roadbook' por la mañana, con la dificultad para Lucas y los equipos, que no podían preparar la etapa ni mirar en Google Earth. Este año, en todas las etapas entregarán el 'roadbook' media hora antes, y los equipos llevaremos cámaras en el coche para evitar cualquier tipo de suspicacias. Si el año pasado ocurrieron cosas en algunos días, creo que las posibilidades de que ocurran todos los días aumentan en este Dakar porque el 'roadbook' se entregará media hora antes".

Lucas Cruz también explicaba el nuevo sistema de navegación. “La diferencia sustancial es que este año tenemos un 'roadbook' digital, una tableta sujeta al salpicadero del coche, y tenemos la información sobre cuatro líneas, cuando antes eran cinco. No puedes adelantarte a lo que vendrá en las viñetas siguientes. Con el papel es muy fácil deslizarlo y leerlo, pero en la tableta necesitas hacer saltos de página y de línea. Es un poco más lenta, no desliza la imagen sino que la refresca, con lo que tienes que memorizar distancias y dibujos para evitar un salto de dos líneas en el mismo momento. Luego están los reflejos, la intensidad de la luminosidad, porque te cansa bastante a vista. Otro inconveniente es que, cuando el coche da botes, mueves la cabeza con el papel, pero con la tableta la información la vas soltando con cuentagotas porque se te hace difícil leerla. La tableta necesita un GPS y siempre tiene un retraso, cuando cambias de rumbo es más lenta para obtener la información".

Y, por supuesto, ahora es el turno de Carlos hijo para seguir al padre en carrera. "De momento el Dakar no ha empezado, pero estoy convencido de que cuando esté haciendo la maleta me dará algún consejo, y cada día comentaremos la jugada y comentaremos cómo ha ido la etapa. Estoy convencido de que iré recibiendo sus consejos, igual que yo por teléfono este año, porque no he podido viajar a ninguna carrera. La diferencia es que yo soy más paciente que él al dar las explicaciones, porque él las da muy rápido y prácticamente sin tiempo de entenderlas".

Rally Dakar Toyota Pandemia Arabia Saudí Nani Roma Carlos Sainz (Padre)
El redactor recomienda