la advertencia del ejecutivo del sevilla

El 'no' de Monchi, la psicosis y el estrés de los futbolistas por el miedo al coronavirus

Monchi habla de proteger el fútbol. Un deporte-negocio que entra en crisis y que tiene visos de recuperación si no se cometen errores o se hace de forma chapucera

Foto: Monchi, director deportivo del Sevilla CF. (Efe)
Monchi, director deportivo del Sevilla CF. (Efe)

El regreso al fútbol en España tiene un problema de fondo más grave del que se pueda imaginar por mucha necesidad que tengamos de entretenimiento y por las urgencias de salvar el negocio. Uno de los profesionales más cualificados y con criterio es el director deportivo del Sevilla. Monchi dice ‘no’ a un regreso precipitado y advierte del peligro de cargarse el sector. “Tenemos que ir más de la mano que nunca de la salud. Es el bien más importante que hay y cuando esto pare habrá que solucionar el marco empresarial dentro del fútbol. Cuidado con la demagogia de utilizar el fútbol porque hay 185.000 puestos de trabajo que viven de él. Más vale dar pocos pasos, pero firmes. La peor fotografía sería un inicio y una parada. Es como si te lesionas, vuelves antes de tiempo y tienes una recaída”, reflexiona, de forma interesante, el ejecutivo en ‘Canal Sur Radio’.

Más claro, agua. Monchi habla de proteger el fútbol. Un deporte-negocio que entra en crisis y que tiene visos de recuperación si no se cometen errores o se hace de forma chapucera. Puede que volver a jugar no sea lo mejor. Puede tener un efecto más negativo en los futbolistas y la recuperación del negocio. Puede que las pérdidas económicas de hoy compensen para salir de la crisis con medidas más firmes. “Habrá un corto y medio plazo difícil y duro. Como el sector de la hostelería y turístico. Pero también tiene un margen de escalada rápido porque todos estamos deseosos de buscar alegrías”, es la visión con más perspectiva de un experto del fútbol.

Lopetegui, con gesto de preocupación, en el banquillo del Sevilla. (Efe)
Lopetegui, con gesto de preocupación, en el banquillo del Sevilla. (Efe)

No es lo mismo regresar a los entrenamientos y la competición después de haber disfrutado de unas vacaciones con la mente despejada que hacerlo en un escenario de psicosis. El gremio del fútbol tiene ganas de recuperar la normalidad. Pero también vive con la obsesión de que algo malo puede suceder. No es una cuestión que genera preocupación únicamente en los futbolistas, como lo denunció el jugador del Cádiz, Fali. Los dirigentes y entrenadores dan la voz de alerta del delicado estado emocional que se pueden encontrar con el regreso precipitado de la Liga y las graves consecuencias. Un futbolista con miedo es un deportista más vulnerable. En la alta competición no sirve únicamente con tener un estado óptimo de forma. El estrés es un enemigo que está ahí y que no se puede subestimar.

El riesgo de las graves lesiones

Ningún futbolista, por mucho deseo que tenga de recuperar la actividad y no dejar la competición inacabada, está libre de verse afectado por una lesión muscular como consecuencia de los nervios, angustia o ansiedad que produce el riesgo de verse contagiado. Lo cuenta perfectamente Julen Lopetegui, el entrenador del Sevilla y ex seleccionador nacional de España, en Marca. “El estado físico y mental de volver no estará al 20%”, afirma para poner el foco en lo emocional. No se puede despreciar la salud mental. Los futbolistas llevan un mes y medio confinados con el objetivo de no perder la forma física a la espera de que les den una solución que no existe. No hay riesgo cero pese a que se tomen medidas de precaución y estén bajo la supervisión de los test.

El futbolista es un deportista de élite en un deporte de alto rendimiento. Cuando regresa de unas largas vacaciones de verano y retoma la actividad de pretemporada está expuesto a pagar el precio de una lesión. Suele mantenerse activo en esas vacaciones. De nada o poco sirve una pretemporada express si se quiere acabar la Liga como sea para salvar el negocio. Las cabezas de los jugadores están estresadas y el precio que pueden pagar ellos y los clubes puede ser muy caro. Esas cabezas no llegarán descansadas ni con las energías que se requieren para retomar la competición. Lopetegui advierte el precio tan caro que se puede pagar: “La NFL paró tres meses y hubo doce roturas de tendón de Aquiles. Necesitamos un mínimo de cinco semanas para jugar cada tres días en un escenario emocional difícil de entender”, pone como ejemplo a la NFL en un año (2011) que fue fatídico por el parón y las secuelas mentales y físicas.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios