la decepción del canterano del real madrid

El peor momento de Raúl de Tomás o cómo ha pasado de ídolo a vivir en el ostracismo

Raúl de Tomás se marchó a Portugal con la convicción de que podía convertirse en una estrella en el Benfica y seis meses después se plantea la vuelta a España por falta de oportunidades

Foto: Raúl de Tomás en un partido con el Benfica. (Imago)
Raúl de Tomás en un partido con el Benfica. (Imago)

Otro caso de futbolista que está arrepentido de haber salido de España. De ídolo en Vallecas al infierno en Lisboa. Raúl de Tomás se marchó a Portugal con la convicción de que podía convertirse en una estrella en el Benfica y seis meses después se plantea la vuelta a España. La solución a sus problemas, a corto plazo, sería una cesión a un equipo de la Liga. En nuestro país todavía hay quien se acuerda de que es un futbolista con olfato de gol, agresivo y ambicioso. Muy aprovechable si recupera la confianza que pierde con el paso de las semanas en Portugal. En el país vecino atraviesa por su peor momento y no quiere que su carrera se estanque a los 25 años. Vive un suplicio porque no juega con regularidad y, la puntilla a su mala situación, es haber dejado de entrar en las última convocatorias del entrenador del Benfica, Bruno Lage.

El gran problema al que se enfrenta es que el técnico portugués no le quiere dejar salir. Le pide que tenga paciencia, siga trabajando y se adapte a la dinámica del equipo, la competición y el país. Para Raúl de Tomás no radica aquí el problema. No entiende ni está cómodo con el ostracismo en el que se encuentra. Pero, de momento, prefiere no hacer declaraciones. Calla y espera a que su representante pueda desbloquear su caso. Necesita jugar, dejó el Real Madrid para apostar por el Benfica y ser uno de los fijos en el equipo. La aventura no está saliendo como esperaba y la decepción la lleva por dentro, aunque se haga cada vez más visible cuando acude a los entrenamientos y elige no hablar. Es la recomendación que le han dado para no estropear una posible salida en enero. Aún así, lo tiene muy complicado.

Raúl de Tomás celebra un gol en un partido del Rayo Vallecano. (Efe)
Raúl de Tomás celebra un gol en un partido del Rayo Vallecano. (Efe)

El Real Madrid traspasó a Raúl de Tomás al Benfica por 20 millones de euros en el mes de julio y el delantero se convirtió en el segundo fichaje más caro del club lisboeta. Llegó con el cartel de estrella. De goleador y figura mediática después de una exitosa carrera en la que se formó en las categorías inferiores del Real Madrid, tuvo dos cesiones (Córdoba y Valladolid) y confirmó en el Rayo Vallecano su capacidad para hacer goles. En dos temporadas en el equipo vallecano marcó 38 tantos en 66 partidos y se convirtió en el máximo goleador en una temporada con el equipo rayista (22 goles), tras marcar un doblete en Segunda división en el Mini Estadi frente al Barcelona B.

La competencia del otro Vinicius

Raúl de Tomás hacía goles con facilidad en el Rayo Vallecano. Era un delantero en alza. Con buena racha y registros (capaz de marcar tres goles en un partido). Fue uno de los artífices del ascenso hace dos temporadas. En Primera división logró marcar 14 goles. Estaba en las agendas de diferentes clubes de Primera división (Getafe, Espanyol, Valladolid, Sevilla…), pero Zidane, que lo tuvo en el Castilla, decidió que quería verlo en la pretemporada. Finalmente se decidió por dejarle marchar por el overbooking de delanteros y las ganas de Raúl de Tomás de jugar con regularidad. En la plantilla blanca estaban Benzema, Bale, Mariano, Vinicius y los fichajes Hazard y Rodrygo. ‘RDT’, como se le conoce, no quería tirarse un año en blanco, pero la decisión de marcharse a Portugal no está yendo como esperaba.

El apartado económico es un freno para plantear una salida del Benfica. Tiene un sueldo de dos millones de euros y una cláusula de 100 millones de euros. Son más motivos que obstaculizan su deseo de cambiar de aires. El entrenador del Benfica, Bruno Lage (recién renovado por el club lisboeta), no lo tiene entre sus preferencias, pero tampoco está por la labor de desprenderse de él. Pero RDT está incómodo. No es feliz si no juega y es un palo más fuerte verse en la grada. Bruno Lage tiene, en estos momentos, otras preferencias en la delantera. Cuenta más en sus planes el brasileño Carlos Vinicius, delantero que también llegó al Benfica en el verano, procedente del Nápoles, y por el que el club pagó 17 millones de euros.

El mensaje de Bruno Lage a Rául de Tomás es que no tiene más privilegios que otros jugadores y en Portugal, la prensa deportiva empieza a cuestionar el rendimiento del delantero español. Algo que molesta a un jugador que tiene menos oportunidades y pierde la confianza.

“Me siento capacitado para todo”, decía hace algo más de un año a El Confidencial. Era la época dulce. Cuando se le caían los goles en el Rayo Vallecano, convertido en un ídolo, tenía varias ofertas, estaba cotizado y Zidane se planteaba que se quedara en la primera plantilla. El Madrid le renovó hasta 2023, pero fue una maniobra para venderle. El cambio de país, liga y equipo ha ido a peor.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios