CON MINI EN EL DAKAR DE ARABIA SAUDI

Cuando Carlos Sainz recibe de su hijo consejos para el Dakar "... y me regaña"

Carlos Sainz y Lucas Cruz están listos para el próximo Dakar con Mini, en una edición que presenta grandes novedades, con varios Toyota y a Fernando Alonso como rivales

Foto: En el Dakar se invierten los papeles, y es Sainz hijo quien sigue al detalle la actuación de Sainz senior
En el Dakar se invierten los papeles, y es Sainz hijo quien sigue al detalle la actuación de Sainz senior

Acabó el turno del hijo en la Fórmula 1, y es la hora del padre en el Rally Dakar. "Él dice que yo soy muy pesado, pero él también lo es durante el Dakar, porque cada día hablamos, y si yo normalmente le pregunto, a mí me da la sensación de que él me pregunta a mí mucho más”. Durante dos semanas se cambiarán las tornas entre los Carlos Sainz. “A mí personalmente me hace mucha gracia. El se preocupa mucho, porque me da consejos como si hubiese hecho ochenta dakares, y me regaña: “Por qué has arriesgado tanto…”, me dice muchas cosas. La verdad es que se podría escribir un libro de las conversaciones”.

Un año más, Carlos Sainz vuelve al Dakar. Vivirá así las tres grandes etapas de la prueba. Corrió en África, en Sudamérica, también lo hará en el nuevo destino de la carrera, Arabia Saudí. Y con un objetivo: “Soy el piloto más veterano en ganar la carrera, y me gustaría elevar dos años más el listón, si gané con 55, ahora me gustaría ganar con 57. Si estamos aquí hoy es porque la motivación sigue intacta, y espero que Lucas (Cruz, su copiloto) piense igual. Porque el día que piense que no podemos ganar espero que sea el primero en decírmelo. Quiero pensar que podemos luchar por ganar el Dakar. Y la motivación está clara, es por la pasión que tengo por las carreras. El año pasado, por unas razones u otras, por los problemas, fue un martirio. No quería dejar el Dakar con una sensación así”.

"Por eso hemos ganado juntos"

Sainz sigue incombustible. La palabra 'retirada' no aparece en su vocabulario, o solo cuando las circunstancias obliguen a ello... Por ejemplo, si no hubiera una montura competitiva. Este año pudo ocurrir, "ha habido ciertas dudas, porque la industria pasa por un momento complicado, donde las estrategias de marca con la electrificación y la demonización de otros motores han generador dudas en el sector, y a la competición eso le afecta. Pero ya antes del verano empezamos a trabajar en el coche”. Finalmente Mini pisó el acelerador para intentar batir a la potente escuadra de Toyota (con Fernando Alonso), manteniendo a Stephane Peterhansel -el piloto con más victorias en la prueba- y al propio Sainz. “Llevamos cuatro años en el mismo equipo, antes en Peugeot, nos conocemos y respetamos, es Mr Dakar, y los dos le vamos a dar una buena opción a Mini para luchar por la victoria".

Carlos Sainz en el pasado Dakar. (EFE)
Carlos Sainz en el pasado Dakar. (EFE)

“La tensión en un coche de raids es brutal”, reconoce el propio Sainz. Alonso eligió como copiloto a Marc Coma -cinco veces ganador en motos- como garantía para una aventura tan compleja. El éxito en el Dakar depende de la química y el entendimiento de los dos miembros del equipo. Sainz sigue con Lucas Cruz. Y tiene sus razones: “Está muy claro, he corrido con varios copilotos y no he ganado. He corrido con Lucas, y he ganado en dos ocasiones. Es un gran amigo, un gran colaborador, es tranquilo, me conoce muy bien, me conoce cuando estoy tenso en situaciones criticas. De repente el copiloto te pide que pares… Imaginad a un piloto que lleva una hora y media sudando la gota gorda para ganar unos segundos. Aceptarlo no es fácil, al piloto le cuesta mucho, pero al copiloto más porque decidir parar para comprobaciones es difícil. Me conoce bien, me maneja bien. Jamás hemos tenido sustos. Por eso hemos conseguido ganar en dos ocasiones.”

"Más de lo que pensaba"

Enfrente estarán cuatro Toyotas, entre ellos, el de Nasser Al Attiyah -ganador de la pasada edición- y, con Fernando Alonso. Debutante, pero con todo el magnetismo mediático que ya se está sintiendo antes de comenzar la prueba. "Será su primera participación, y será difícil en una especialidad que está muy lejos de la Fórmula 1", explica Sainz. Pero se ha preparado concienzudamente, incluso más de lo que yo pensé que iba a hacer. Sin embargo, lo va a tener difícil aunque se adapta muy bien, quiero y le deseo que tenga el mejor Dakar posible. Pero pensar que puede luchar por ganar es difícil, pero en el Dakar pueden pasar muchas cosas". Y Cruz apunta la posible ventaja de los dos pilotos de Mini sobre los de Toyota: “Tenemos buena cohesión, buen trabajo en equipo, cosa que da la sensación no ocurre en Toyota, que cada uno va a sus objetivos”.

¿Ve Sainz entonces opciones para lograr su tercer Dakar a pesar de los rivales, entre los que estarán numerosos pilotos locales con gran conocimiento de la arena y las dunas? “Es la pregunta del millón, pero todo el mundo sabe que dependerá de cada tipo de especial. Si es cierto que Toyota nos ha sorprendido en estos últimos Dakar y en Marruecos, porque siendo un 4x4 y con menos recorrido de suspensión que nosotros, el ritmo que lleva en lo roto, que es donde teníamos ventaja, es sorprendente. Si el recorrido es roto pero con piedras, mejor para nosotros, porque nuestros neumáticos tienen menos diámetro y, por tanto, menos riesgo de pinchar. Será una carrera por eliminación, nuestro plan es salir al ritmo de los últimos dakares, alto, pero sin excesivos riesgos, y tratar de ir pasando días, y de que vayan pasando cosas y aguantar lo mejor posible”.

"Cambio mi victoria por la suya"

¿Y qué esperan en Arabia Saudí? ¿Qué ventajas puede deparar un nuevo territorio y un Dakar nuevo en algunos aspectos? “Quizá el polvo sea menos problemático que en otras ocasiones al haber más espacios. Hay algo bueno para la carrera, y es que el horario en comparación con Sudamérica ayuda a todo el mundo para saber lo que ha pasado, no acabará el día sin saber que pasará con la etapa. Aunque nos ha sorprendido que a las 5 ya es de noche, con lo que un despiste o un problema mecánico te hace meterte en la noche”. Y más diferencias. “Probablemente tengamos temperatura más agradable, menos calor en el coche, en el ambiente. No vamos a tener altura, lo máximo son 2.000 metros, con lo que la preparación que había para los 4.000 de Bolivia no tenias que hacerla. Te tienes que preparar igual, salvo el tema de la altura”.

El vehículo del piloto español Carlos Sainz (Mini) en 2019. (EFE)
El vehículo del piloto español Carlos Sainz (Mini) en 2019. (EFE)

En esta edición los organizadores también introducirán un nuevo sistema para la navegación: el libro de ruta ('road book') con el recorrido se entregará seis días por la mañana para evitar ‘trampas’. “Iguala las condiciones y las suspicacias que puedan haber en carrera, y las informaciones extra que pueda tener alguien te las reduce”, explica Lucas Cruz. “Al final todos tenemos el mismo tipo de documentación, y lo único que tienes que hacer es cambiar tu manera de trabajar. Cuando la velocidad es alta la toma de decisiones ha de ser rápida. Este año, dentro del coche habrá cámaras subjetivas para vigilar a los pilotos, por ejemplo con los teléfonos móviles usados para poder facilitar la navegación”. Teléfonos deben ser introducidos en una caja precintada dentro del coche antes de cada etapa.

Puede que sea este el último Dakar de Sainz. Escuchándole, puede que no. Pero, ¿cambiaría una tercera victoria con 57 años por la su hijo en la Fórmula 1? “He ganado dos Dakares, sería muy egoísta por mi parte no cambiarlo. Si eres padre puedes contestarte a ti mismo esa pregunta. Y esa victoria de Carlos tarde o temprano llegará".

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios