¿Renovó o no con el equipo español?

El ciclista clave en los éxitos de Movistar que ahora se encuentra en tierra de nadie

El presente de Andrey Amador, uno de los gregarios más talentosos del pelotón, es una incógnita. La UCI debe determinar si pertenece o no a Movistar. Ineos le quiere para esta temporada

Foto: Andrey Amador, con la maglia rossa durante el Giro de Italia del 2016. (EFE)
Andrey Amador, con la maglia rossa durante el Giro de Italia del 2016. (EFE)

Andrey Amador vive en tierra de nadie. Mientras las diferentes formaciones del World Tour afrontan sus respectivas pretemporadas, el ciclista costarricense -uno de los mejores gregarios del pelotón- aún no sabe donde correrá el próximo año. Amador entrena solo, lejos de cualquier concentración con otros compañeros, a la espera de que la Unión Ciclista Internacional (UCI) resuelva su particular caso. El equipo Movistar, al que ha pertenecido los últimos diez años, anunció su renovación hasta 2021 el pasado mes de julio, justo al término del Tour de Francia. Con él también extendieron su vinculación otros seis ciclistas. Sin embargo, el 30 de septiembre, en la concentración de su selección de cara al Mundial de Leeds, Amador decidió desentenderse y comunicó en un vídeo "el inicio de una nueva etapa con mucha motivación".

¿Había roto por tanto Amador su compromiso con Movistar? Eso es lo que la UCI intenta ahora resolver. En teoría el costarricense tiene contrato con dos equipos: Movistar e Ineos, que supuestamente también le habría firmado, aunque la realidad es que el conjunto británico de Chris Froome y Egan Bernal nunca lo anunció. Lo sucedido con Andrey Amador hay que enmarcarlo en el conflicto abierto entre la estructura española y su representante, el italiano Giuseppe Acquadro, al que se le critica estar cambiando las reglas del juego con su política de compra y venta de corredores. Acquadro es uno de los agentes más influyentes del pelotón, controla gran parte del mercado latinoamericano y fue clave en la operación que llevó a Richard Carapaz, vigente ganador del Giro de Italia, al Ineos. Todo saltó por los aires ahí.

Andrey Amador, en la presentación del equipo Movistar para el curso 2019. (EFE)
Andrey Amador, en la presentación del equipo Movistar para el curso 2019. (EFE)

¿Un movimiento ilegal?

Eusebio Unzué tenía apalabrada la continuidad del campeón ecuatoriano tras saberse las marchas de Nairo Quintana y Mikel Landa. Carapaz iba a ser uno de los grandes capos esta próxima temporada junto con Alejandro Valverde y Enric Mas, pero la oferta de renovación se fue dilatando en el tiempo sin llegar a concretarse. En realidad, Acquadro ya lo había firmado con Ineos mientras alimentaba inútilmente las esperanzas de los telefónicos. Aquello enfureció a Unzué, que decidió romper relaciones con el transalpino. A partir de ahí el navarro elevó una condición para todo aquel que quisiera formar parte de su plantilla: romper relaciones con Aqcuadro. Imanol Erviti y Eduard Padres lo hicieron para ganarse la continuidad, también Sergio Samitier, nueva incorporación. "Acquadro entendió mi situación, es un sueño cumplido fichar por Movistar", comentó este último al diario 'AS' tras desvincularse del agente. Amador no lo hizo y siguió con Acquadro, que le buscó una salida.

No obstante, si Amador ya tenía su renovación firmada cuando estalló la guerra, el movimiento de Acquadro e Ineos sería ilegal. Al contrario que en otros deportes, en el ciclismo ningún equipo puede hacerse con los servicios de un corredor con contrato en vigor. Esto es lo que tiene que determinar la UCI ante las discrepancias de todas las partes. ¿Firmó realmente Amador la extensión de su contrato con los españoles o era libre? Movistar dice que el ciclista es suyo a todos los efectos, mientras Acquadro niega cualquier acuerdo por escrito y Amador afirmaba este lunes en una charla con el portal de Joan Seguidor que quiere competir con los colores de Ineos en 2020.

La marcha del campeón del Giro, Richard Carapaz, desató la enfrentamiento. (EFE)
La marcha del campeón del Giro, Richard Carapaz, desató la enfrentamiento. (EFE)

"Ojalá la situación se aclare"

Movistar apura su 'training camp' en Calpe (Alicante) sin Amador antes de viajar este miércoles a Madrid para la presentación del equipo, donde tampoco se le espera. Ineos está en Mallorca, también sin él. Las dos estructuras lo quieren en sus filas, pero no se sabe a quién pertenece. Si la UCI decide a favor de Movistar el costarricense tendría dos opciones: o bien correr para los telefónicos o bien romper con ellos (previa indemnización, que parece alta) para vestir con Ineos. "Guardo con cariño estos diez años en Movistar, eso me lo llevo para siempre, pero necesito un cambio. Ojalá la situación se aclare en breve", indicó el ciclista, que deja claro por qué opción se decantaría.

Amador, de 33 años, ha sido pieza fundamental en los intereses de Movistar estos cursos pasados. Siempre al amparo de sus líderes, es un clásico en las grandes vueltas. Combativo en todos los terrenos, sus escasas victorias son lo de menos. Del costarricense se valora su sacrificio y trabajo en pro del grupo. Fue jefe de Movistar durante los Giro de Italia del 2015 y 2016, donde acabó cuarto y octavo de la clasificación general, respectivamente. Sus compañeros le tienen en alta estima y se esperaba que fuera uno de los encargados en guiar a los jóvenes del equipo esta próxima temporada. Este es el primer curso en mucho tiempo que Movistar refuerza su plantel sin hombres de Acquadro. Las incorporaciones de Fernando Barceló, David de la Cruz u Óscar Rodríguez se descartaron al ser clientes del polémico agente.

Desvelada la Vuelta 2020

La Vuelta, que se presenta oficialmente esta noche en una gala ofrecida por Teledeporte (20:15h), tendrá uno de los recorridos más internacionales de su historia. Hasta tres salidas fuera de nuestras fronteras ha programado Unipublic, la empresa organizadora, de cara a esta edición: tres etapas en los Países Bajos (ahí arrancará la carrera), un paso por Francia para subir el colosal Tourmalet y otras dos etapas que atravesarán Portugal antes del tradicional cierre en Madrid.

Será una Vuelta con máximo protagonismo del norte peninsular, con ocho subidas en alto y dos cronos: una por equipos y otra individual con final en el Monte Ézaro (hasta el 30% de pendiente máxima). Se ascenderán por primera vez la Laguna Negra soriana y al Moncalvillo, en La Rioja. Vuelven el Arrate, La Farrapona, el temido Angliru y La Covatilla, que será la última oportunidad para escaladores de cara a la general. 

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios