el cd tacón fue acusado por impagos y fraude

La inspección de Trabajo al Real Madrid femenino (y la carta de la vergüenza)

El CD Tacón, equipo femenino absorbido por el Real Madrid, no solo fue denunciado por impagos sino también por fraude a la Seguridad Social, y ahora no sabe ni por dónde salir

Foto: Partido entre el CD Tacón, con el escudo del Real Madrid en los dorsales, contra el Barça. (EFE)
Partido entre el CD Tacón, con el escudo del Real Madrid en los dorsales, contra el Barça. (EFE)

Ya lo dice el refrán: de aquellos barros vienen estos lodos, y no será porque no estaban avisados. Cuando el Real Madrid y la Federación Española de Fútbol (RFEF), en una connivencia nada casual de Florentino Pérez y Luis Rubiales, confirmaron la compra de la licencia del CD Tacón por parte del club de Chamartín, desde El Confidencial adelantamos que en el citado equipo femenino había denuncias por impagos y por fraude, pues las jugadoras tenían por contrato que estaban dadas de alta en la Seguridad Social cuando la realidad es que no era así.

Además, las 14 futbolistas del CD Tacón que denunciaron a su club fueron amenazadas y, para cerrar el círculo vicioso y corrupto, también engañadas por María José López, abogada de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), quien se supone que debía defenderlas y lo único que hizo fue ayudar a que Real Madrid y RFEF tuvieran el equipo femenino que tanto deseaban para hacer frente a la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF). Todo muy íntegro y mirando por las futbolistas, sí. Los valores de los que tanto presumen quienes ni los conocen.

[Las denuncias por fraude que pueden dejar al Real Madrid sin equipo femenino]

Cuatro días después de aquella noticia, otra futbolista se personó en la Inspección de Trabajo y Seguridad Social para poner una nueva denuncia que inevitablemente salpicaba al Real Madrid, aunque poco le importó a su honorable presidente: "Las jugadoras del Club Deportivo Tacón hemos estado durante meses sin cobrar nuestras respectivas nóminas, los únicos cobros recibidos han sido en B y no hemos sido dadas de alta en la Seguridad Social, cuando en nuestro contrato así lo pone. El contrato de trabajo que adjunto como prueba está sin firmar por la empresa porque nunca conseguí que me lo devolvieran firmado. Hemos estado recibiendo continuas amenazas si denunciábamos".

Pues bien, con fecha 10 de diciembre, el Tacón ha enviado a sus jugadoras y exjugadoras una carta para llegar a un acuerdo en la que su representante expone que "el Club ha informado al/a la Trabajador/Trabajadora de que con motivo de una inspección de trabajo realizada al Club a partir del mes de octubre de 2019, procederá a dar de alta en la Seguridad Social al/a la Trabajador/Trabajadora y cotizar a la Seguridad Social por determinadas cantidades abonadas al/a la Trabajador/Trabajadora durante las temporadas deportivas 2016/2017, 2017/2018, 2018/2019".

La plantilla del CD Tacón, en la Ciudad Deportiva del Real Madrid, en Valdebebas.
La plantilla del CD Tacón, en la Ciudad Deportiva del Real Madrid, en Valdebebas.

Es decir, que los responsables del ahora equipo femenino del Real Madrid no solo confirman las denuncias a la Inspección de Trabajo y las irregularidades que han provocado, sino que ahora intentan reducir una multa que, según los primeros cálculos, podría superar los 200.000 euros, al margen de las consecuencias en materia de competición que debería tener, aunque esto queda descartado con Rubiales de Arabia al frente de la RFEF...

En el mismo escrito, se añade que "con el fin de fijar exactamente los periodos y cantidades por los que se producirá la cotización a la Seguridad Social" —sí, como lo leen, en futuro siendo algo del pasado, como el chanchullo en toda regla que es— "así como de informar de los mismos a la Inspección de Trabajo y Seguridad Social y a la Tesorería General de la Seguridad Social, el Club y el/la Trabajador/Trabajadora proceden a suscribir el presente documento, que se regirá según lo previsto en las siguientes cláusulas...".

Unas cláusulas de chiste

En la formalidad contractual, se pretende que "las partes reconocen, de acuerdo con la realidad de la prestación deportiva prestada por el/la Trabajador/Trabajadora en favor del Club, que los periodos en los que dicha prestación se produjo fueron durante las temporadas 2016/2017, 2017/2018 y 2018/2019, con fecha de 1 de septiembre de 2018 a 30 de junio de 2019", es decir, un mes más de lo que realmente trabajaron.

La segunda cláusula también tiene trampa, pues sostiene que "de acuerdo igualmente con la realidad de las cantidades económicas brutas percibidas por el/la Trabajador/Trabajadora y no cotizadas a la Seguridad Social, las Partes reconocen que dichas cantidades fueron...". De este modo, al ser en bruto y no en neto, serían las futbolistas quienes tendrían que pagarse la Seguridad Social. Más tomadura de pelo, imposible...

La tercera cláusula hace referencia a que "el Club procederá a dar de alta al/a la Trabajador/Trabajadora en la Seguridad Social por los períodos anteriores en los que no se hubiera producido dicha alta y cotizar a la Seguridad Social por los períodos y cantidades antes descritos en los términos que determine la Inspección de Trabajo y Seguridad Social", mientras que en la cuarta se dice que "una vez realizadas las altas y cotizaciones a la Seguridad Social, el/la Trabajador/Trabajadora se considerará totalmente liquidado/a, saldado/a y finiquitado/a con el Club y cualesquiera sucesores del mismo por los conceptos (períodos y cantidades) contenidos en el presente Acuerdo, renunciando expresamente a cuantas acciones le pudieran corresponder, ante cualquier tipo de orden administrativo o judicial. El/La Trabajador/Trabajadora declara que ha contado, o ha tenido la posibilidad de contar libremente, con el asesoramiento oportuno de cara a la suscripción del presente Acuerdo".

Florentino Pérez y Luis Rubiales, presidentes del Real Madrid y la RFEF, respectivamente. (EFE)
Florentino Pérez y Luis Rubiales, presidentes del Real Madrid y la RFEF, respectivamente. (EFE)

Por último, y en una auténtica exhibición de desfachatez, la quinta cláusula dice que "ambas Partes mantendrán el presente documento en la más estricta confidencialidad, no pudiéndolo hacer público salvo para exigir su cumplimiento ante incumplimientos previos y efectivos de la contraparte o en caso de cumplimiento de obligaciones legales (informando al respecto a la otra Parte con carácter previo en cuanto sea posible). Y para que así conste a los efectos legales oportunos, y en prueba de conformidad, las Partes firman el presente documento por duplicado y a un solo efecto en el lugar y fecha de su encabezamiento".

Lógicamente, este acuerdo no puede firmarse, y así se lo han aconsejado a las futbolistas, pues sería, no solo reconocer un fraude, sino colaborar y entrar a formar parte de él. De ahí que, salvo presiones o coacciones, que haberlas las está habiendo con las jugadoras que siguen en el Tacón, ninguna jugadora va a firmar este acuerdo que tanto les urge a los responsables del equipo femenino del Real Madrid. Por cierto, cabe preguntarse si Florentino está al corriente de todo lo expuesto. Si es así y no hace nada al respecto, la gravedad del asunto sería aún mayor.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios