le califican de desagradecido

La acusación de Álvaro Morata que indigna al Real Madrid y su 'resentimiento'

La denuncia de Álvaro Morata, sobre un doble rasero arbitral, no siente nada bien en el Real Madrid. El delantero del Atleti cree que no le habrían expulsado en Mallorca de llevar la camiseta blanca

Foto: Morata celebra el gol marcado al Espanyol en el Wanda Metropolitano. (Efe)
Morata celebra el gol marcado al Espanyol en el Wanda Metropolitano. (Efe)

Álvaro Morata denuncia que hay doble rasero arbitral. En el Real Madrid sorprenden las declaraciones que realiza en la concentración de la Selección española. El delantero del Atlético de Madrid tiene la espina clavada de no haber podido jugar el derbi en el Wanda Metropolitano por la expulsión en el anterior partido que disputó en Mallorca. El árbitro canario, Hernández Hernández, le mostró dos tarjetas amarillas por encararse con dos jugadores rivales (Xisco y Salva Sevilla). Morata denuncia un trato arbitral discriminatorio y, en declaraciones a la 'Cadena Cope', tiene el convencimiento de que "seguramente hubiera sido diferente con la camiseta del Real Madrid". Son unas declaraciones explosivas que no sientan bien en el club y entre los aficionados. Muchos han reaccionado criticando a Morata y calificándole de 'resentido'.

La queja de Morata sorprende en el Real Madrid porque entienden que no viene a cuento y es falsa. No se entiende que se señale a un club por el que ha pasado y hay quien le califica de desagradecido. El motivo de señalar o meter al Real Madrid en el asunto de su expulsión se puede interpretar como una excusa o directamente como un gesto populista para ganarse a la afición del Atlético de Madrid. En cualquier caso produce decepción con un futbolista que pasó por la cantera y al que se le dieron oportunidades en el primer equipo en dos ocasiones. Antes y después de marcharse a la Juventus. En su etapa como madridista se volcaron con su formación y respetaron su decisión de buscar nuevos desafíos cuando comprobó que era complicado jugar en un equipo que tenía en la delantera a Cristiano Ronaldo, Bale y Benzema.

Aún así, a Morata se le cuidó y fue una de las apuestas de los entrenadores que veían en él un futbolista con potencial goleador. Él y Jesé Rodríguez (ahora en el Sporting de Lisboa, cedido por el PSG, intentando encontrar su sitio en el fútbol). Nadie le podía garantizar la titularidad a Morata y Zidane le explicó la importancia de las rotaciones. La necesidad de contar con todos y repartir los minutos en una larga temporada. Morata fue una de las claves (saliendo desde el banquillo) en el 'doblete' (Liga y Champions) conseguido con Zinédine Zidane en el banquillo en su primera etapa. Se marchó con una buena oferta del Chelsea. Antes había renovado con el Real Madrid y en el acto de presentación se le saltaron las lágrimas.

Las quejas del Real Madrid

Por todos estos motivos en el Madrid se califican de inoportunas unas declaraciones que no gustan y que producen decepción. ¿Ha mordido Morata la mano que le dio de comer? ¿Tiene un resentimiento con el club por no haber apostado por su continuidad y haberle traspasado al Chelsea? ¿Es un desagradecido? ¿Hace estas declaraciones para ganarse el cariño de los aficionados del Atleti? Son algunas interrogantes que dejan las declaraciones de Morata, que en la misma entrevista insinúa que las acciones de la expulsión en Mallorca, con la camiseta del Real Madrid, se habrían revisado directamente en el VAR.

Morata atraviesa una buena racha en el equipo de Simeone. Lleva seis partidos consecutivos marcando y su eficacia goleadora, unida al buen momento de Ángel Correa, provoca que Diego Costa esté en el banquillo. El delantero hispano-brasileño está desacertado de cara al gol. Morata regresa a los planes del seleccionador Robert Moreno en un estado dulce y, en la concentración, pide "perdón" a los aficionados del Atlético de Madrid por la expulsión en Mallorca que le impidió disputar el derbi y provoca el enfado en el Real Madrid por referirse a un trato discriminatorio. Bastante tiene en el Real Madrid con los árbitros. En el club se quejan de haberles perjudicados en tres partidos con tres penaltis no señalados: a Vinicius en Villarreal, un agarrón a Brahim Díaz en Mallorca y la mano de Feddal en un centro de Benzema contra el Betis. Y ahora sale Morata con unas declaraciones que suenan a resentimiento.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios