El traspié del Real Madrid y el 'castigo' de Vinicius (no hay gol)
  1. Deportes
  2. Fútbol
empata contra el betis (0-0)

El traspié del Real Madrid y el 'castigo' de Vinicius (no hay gol)

El Real Madrid desaprovecha la ocasión de coger el liderato. Un tropezón imperdonable contra el Betis. Incapaz de marcar un gol y con la decepción de ver que cuesta mucho ver portería

Foto: Benzema dispara a portería ante Álex Moreno. (EFE)
Benzema dispara a portería ante Álex Moreno. (EFE)

En el minuto 90 la tuvo Vinicius. Si llega a marcar el brasileño habría salido por la puerta grande del Bernabéu. Le venía de perlas tras quedarse en la grada contra el Leganés y ser suplente ante el Betis. No hay manera. Al Real Madrid le falta pólvora. Se la pegó el Barcelona contra el Levante, pinchó el Atleti ante el Sevilla y tropezó el Real Madrid (0-0) frente al Betis. Imperdonable. Los de Zidane desaprovechan la ocasión de coger el liderato y meter en el granero tres puntos que refuerzan más la candidatura al título. El Real Madrid mejora, muy despacio, pero está verde. Pasa de golear al Leganés a no marcar ningún tanto al Betis. Es un traspié que duele por la posibilidad de haber cogido un liderato que hace más fiable al equipo y dispara la ilusión entre los aficionados. Un chasco. No era una noche para fallar, pese a esa ligera mejoría en el juego y en algunos futbolistas (Hazard, en especial). Era un encuentro para dar un golpe en la mesa, estar acertado en la definición y demostrar que la Liga es lo que más desea el entrenador francés.

El Real Madrid malogra el asalto al liderato y se queda sin gol en una cita clave. De estos puntos que se escapan en el Bernabéu se pueden acordar cuando avance la competición. Lo peor del traspié es quedarse con la sensación de que no es capaz de aprovechar otro mal día de Messi. No hay muchos a lo largo de un campeonato en los que el argentino se enfría y deja opciones a los rivales. Messi lleva un inicio de temporada irregular. Venía de una exhibición contra el Valladolid y se cayó con todo el equipo contra el Levante. Era el día del Real Madrid. No pudo. O le pudo la presión o la ansiedad. Jugó bien, pero falló en la pegada. Esto provoca que no se cierre el debate del gol. Los cinco goles al Levante se quedan en un espejismo y corrobora que el rival no tuvo un gran día. Contra el Betis resultó más complicado romper el orden, tener inspiración y batir a Joel. El portero bético estuvo acertado en diferentes acciones de peligro. A disparos de Benzema, Hazard, Sergio Ramos… Pero también lo estuvo Courtois, que evitó el gol del rival.

placeholder Sergio Ramos pugna por un balón ante Mandi. (EFE)
Sergio Ramos pugna por un balón ante Mandi. (EFE)

No hay un líder sólido en la Liga y cuando le toca el turno al Real Madrid se constata que todavía está tierno. Entró al partido decidido, intenso, con profundidad y metiendo al Betis en su campo. La primera media hora fue un dominio de los de Zidane. Giró el partido y el Betis le dio la vuelta. Niveló la contienda. Courtois tuvo que aparecer y no deja de ser una buena noticia para un portero que no hace mucho estaba señalado por su inseguridad. El problema de la portería mejora, el del juego progresa, pero el de la definición cuesta un mundo. Es la gran asignatura pendiente de Zidane. Su equipo tiene déficit arriba.

Ni Jovic como revulsivo

Salió el Madrid con ganas y una buena actitud colectiva. Presión arriba, recuperación rápida de la pelota, verticalidad y agresividad. Pero el gol… No hay tanto gol como para pensar que cuando lleguen otros puertos de alta montaña se hará cima con solvencia. En esa mejoría destacó Hazard. El belga transmite la sensación de estar más rápido y quiere la pelota. Le anularon un gol por fuera de juego. Hazard quiere empezar a echarse el equipo a sus espaldas, pero no es el '9' del Real Madrid. No tiene el olfato del gol que necesita un grande. Tampoco se le puede pedir a Benzema que se le caigan los goles. Está a un buen nivel, combina, se asocia, busca la portería, pero Benzema va por rachas. Como Rodrygo, otra vez titular, tiene chispa, energía, frescura y más gol que Vinicius. Pero va despacio.

Mal día para quedarse sin pólvora. Estaba ahí el liderato, la posibilidad de despejar dudas y empezar a coger vuelo. Es un frenazo. No se encienden las alarmas, pero es un empate con sabor amargo. No está bien el Barcelona, ni el Atlético de Madrid, aunque tampoco se puede hablar de un Real Madrid redondo. A Zidane le falta mejorar detalles tácticos y aclarar cuál es el once que tiene que afrontar los grandes retos. Fede Valverde va como un avión y se queda en el banquillo contra el Betis para que juegue Modric. Al croata se le hacen largos y pesados los partidos. Baja el ritmo. Vive de chispazos. Mendy, titular, no es mejor que Marcelo. No lo demuestra. Y Vinicius tampoco sorprende como revulsivo saliendo desde el banquillo. Se esperaba el gol de Luka Jovic (entró por Benzema) y tampoco fue la solución. Este tipo de oportunidades no las solía fallar en los buenos tiempos el Real Madrid. La Liga no tiene dueño. El Madrid está por hacer.

Eden Hazard Karim Benzema
El redactor recomienda