QUIERE SENTIRSE QUERIDO EN EL ATLÉTICO

El gesto de Morata para pedir perdón por su pasado en el Real Madrid

Álvaro Morata está deseando demostrarle a los aficionados y, en concreto a los que están en el fondo sur del Wanda Metropolitano, que siente el escudo

Foto: Morata marcó de cabeza, pero su gol fue anulado por un empujón previo a Chiellini. (Reuters)
Morata marcó de cabeza, pero su gol fue anulado por un empujón previo a Chiellini. (Reuters)

A la maravillosa noche del Atlético de Madrid en la victoria contra la Juventus le faltó el gol de Morata. Lo marcó, pero se lo anuló el árbitro después de revisar la acción en el monitor. El VAR volvió a privarle de estrenarse como goleador rojoblanco. Pero lo celebró y en su festejo dejó un gesto significativo. Pidió perdón con las manos a los aficionados que están detrás de la portería del fondo sur. Una manera de enviar un claro mensaje. Nació atlético y tienen que verle como un niño que un día se marchó de la cantera para buscar mejores oportunidades. Un gesto que no deja de ser curioso porque ese perdón hay quien lo interpreta como un rechazo a su pasado en el Real Madrid.

Morata quiere mostrar que tiene corazón rojiblanco. Está deseando demostrarle a los aficionados y, en concreto a los que están en el fondo sur del Wanda Metropolitano, que siente el escudo. Son los aficionados que gritaron ‘Menos Morata y más Borja Garcés’ y le llamaron ‘vikingo’ durante un partido de LaLiga antes de que regresara. Por ello, el delantero demostró su pasión y sentimiento. Pidió perdón y acompañó el gesto con otro en el que decía que estaba en su casa. Mientras duró el festejo, la afición estalló de júbilo y los compañeros arroparon al último fichaje del Cholo.

Pero el árbitro, que concedió en un principio el tanto, recibió órdenes de la sala VAR y decidió revisar la jugada. Interpretó que Morata desplazó a Chiellini para favorecerse en el remate de cabeza. La anulación del gol provocó el enfado de Morata, Simeone y Enrique Cerezo. ¿Hasta qué punto pueden demostrar las imágenes del VAR la intensidad de un empujón? ¿No debería entrar en el campo de la interpretación del árbitro de campo? El gol fue anulado y la cara de frustración de Morata lo decía todo. Enrique Cerezo abandonó el palco enfadadísimo. Se quedó viendo la jugada repetida y el resto del partido en el antepalco. "Es una vergüenza", decía el presidente del Atlético de Madrid.

Como loco por estrenarse

A Morata le han privado, por segunda vez, de celebrar un gol con la afición en el Wanda Metropolitano. El primer gol que le anularon fue en el derbi contra el Real Madrid. En una jugada, en el inicio de la segunda parte, cuando elevó con una vaselina la pelota para batir a Courtois. El VAR señaló que estaba en fuera de juego. Antes, en su debut contra el Betis, fue objeto de una acción en la que cayó en el área y reclamó penalti. Ni el árbitro ni el VAR se lo dieron.

Álvaro Morata estaba como loco por estrenarse como goleador y el partido de Champions contra la Juventus era el escenario perfecto. Podía ser mejor si se lo hubieran dado contra el Real Madrid. Habría demostrado, con sus gestos de perdón, que él es de cuna rojiblanca. Pero ni ante el Madrid ni la Juventus ha tenido la fortuna de su lado con la intervención de la tecnología. Ahora tiene por delante el reto de conseguir que su equipo se clasifique para los cuartos de final de la Champions. En el Metropolitano fue suplente. El Cholo eligió a Diego Costa para entrar en el once después de que el hispano-brasileño estuviera casi tres meses lesionados. Costa vio una tarjeta amarilla y no podrá jugar en Turín. Es el turno para que Morata se haga ídolo en el Atlético.

Champions

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios