en venta por 30 millones de euros

El patinazo de Mariano en el Real Madrid

No ha jugado ningún minuto en los dos primeros partidos de la pretemporada y el entrenador dice que no tiene ningún plan para él. Mariano lo tiene muy difícil si pretende quedarse en el Madrid

Foto: Mariano durante el partido que jugó el Real Madrid contra el Villarreal en el Bernabéu. (Efe)
Mariano durante el partido que jugó el Real Madrid contra el Villarreal en el Bernabéu. (Efe)

Mariano no cuenta para Zidane y en el Real Madrid buscan una buena oferta para seguir haciendo caja con un futbolista que se resiste a marcharse. El club tiene necesidad de ingresar dinero y el precio de Mariano está entre los 25 y 30 millones de euros. El caché es similar o algo superior a la venta de Raúl de Tomás al Benfica (20 millones de euros). La diferencia está en que éste se quería marchar porque tenía claro que no iba a jugar en el Madrid y no merecía la pena estar en el banquillo y Mariano sigue manifestando que le ha costado mucho llegar hasta aquí y no quiere dar su brazo a torcer.

La postura de Zidane, que lo conoce bien de su etapa en el Castilla, es la de dejarle claro que no tiene sitio en la plantilla con el fichaje de Luka Jovic. El entrenador enseña sus cartas en este inicio de la pretemporada. En el encuentro contra el Arsenal probó, en un sistema de cuatro centrocampistas y dos delanteros, con Benzema y Jovic arriba. Duró poco el test por culpa de la expulsión (minuto 8) de Nacho. Salió Jovic y entró Varane para apuntalar la defensa. Había que sostener el equipo. Frágil atrás sin Casemiro. En la segunda parte se quedó sin jugar ni un solo minuto Mariano. Zidane dio entrada, en los numerosos cambios, a Isco, Bale, Asensio… En el estreno, contra el Bayern de Múnich, jugaron antes el japonés Kubo y el brasileño Rodrygo. El mensaje es claro para Mariano. Debe plantearse seriamente si le merece la pena aferrarse al contrato (finaliza en 2023).

[El 'toro' de Vinicius y el nuevo giro en los planes de Zidane]

Al Real Madrid llega el interés de equipos italianos (Roma e Inter de Milán) y algunos españoles que preguntan y pretenden comprar a un precio de rebajas o buscar una fórmula de cesión. Es el problema que tiene el Real Madrid en la operación salida. Los jugadores que están en el escaparate se han devaluado y Zidane no pone mucho de su parte para disimular y que pueda subir la cotización. Lo ha demostrado con Bale, al que se lo quiere quitar de encima como sea, y con Mariano, que no le da minutos, y se refiere a él con desinterés cuando le preguntan después del partido contra el Arsenal. “No tengo ningún plan para Mariano”, es la respuesta del entrenador.

Mariano en el partido contra el Villarreal. (Efe)
Mariano en el partido contra el Villarreal. (Efe)

Una improvisación

El fichaje de Mariano ha sido un patinazo. Llegó, cogió el ‘7’ de Cristiano, y el balance de su temporada se resume en 4 goles y 746 minutos. Varias lesiones y poco rendimiento. Con Jovic y el inamovible Benzema no tiene sentido que asuma el papel de revulsivo. En la hoja de ruta del club está esperar a que llegue ese equipo que ponga los 30 millones de euros y Mariano entienda que, si se queda, va a jugar muy poco. El Madrid necesita seguir subiendo la cifra de los 137,5 millones de euros que, de momento, suma en la operación salida. Falta concretar el futuro de James, Bale y Mariano. Por ellos se puede hacer caja. Con Ceballos se busca una cesión sin opción de compra.

Es difícil pensar que Mariano remonte en la escala de preferencias de Zidane. Es un fichaje que se hizo en la recta final del mercado, tras la derrota en la Supercopa de Europa contra el Atlético de Madrid y con la evidencia de que el equipo necesitaba más gol tras la salida de Cristiano Ronaldo. Florentino cedió a las peticiones de Julen Lopetegui. Aprovechó el derecho de tanteo que tenía sobre el delantero hispano-dominicano cuando presentó una oferta el Sevilla al Olympique de Lyon. Una maniobra que no gustó al presidiente del club hispalense, José Castro. Un año después, el enfado se ha pasado y las diferencias parecen arregladas: el Madrid le ha cedido a Reguilón.

El Real Madrid sigue pagando la mala planificación de la temporada pasada. La que llevó a Florentino Pérez y su mano derecha, José Ángel Sánchez, a improvisar los fichajes. Todos menos uno: Courtois. El portero belga estaba bastante avanzado antes de la disputa del Mundial de Rusia y las buenas relaciones con el Chelsea no pusieron en peligro la operación. Los otros refuerzos cuentan poco o nada para Zidane. El caso de Mariano, que todavía no se ha estrenado, está en un segundo plano con la vorágine de unos días que tienen al entrenador de los nervios con Bale, la lesión de Marco Asensio y la incertidumbre del fichaje de Paul Pogba. En su misma situación se encuentra el portero ucraniano Andriy Lunin. Zidane reparte los minutos entre Courtois y Keylor Navas.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios