victoria del Real Madrid en los penaltis

La rotura de Marco Asensio: adiós hasta 2020 por su grave lesión en el cruzado anterior

El Real Madrid paga con un precio alto la exigente segunda parte para empatar el partido contra el Arsenal. Marco Asensio estaba siendo el mejor y se fue lesionado del campo en camilla

Foto: Marco Asensio, saliendo en camilla tras su grave lesión. (Reuters)
Marco Asensio, saliendo en camilla tras su grave lesión. (Reuters)

Roto. Se pierde lo que queda de año y no volverá a jugar hasta 2020. Se confirma la peor noticia para Marco Asensio, que tendrá que pasar por el quirófano. El club comunica que, tras las pruebas realizadas, el jugador sufre una rotura del ligamento cruzado anterior y del menisco externo de su rodilla izqiuerda. Duro golpe para el Real Madrid en el segundo test de la pretemporada, contra el Arsenal, que acabó en empate (2-2) en tiempo reglamentario y se solucionó en la tanda de penaltis. Marco Asensio abandonó en el terreno de juego en camilla, llorando y dando golpes de rabia. Una acción, a falta de media hora, en la que el balear fue con contundencia a un balón le ocasionó la lesión. Asensio no se podía levantar del césped. Se quedó inmovil y se llevaba las manos a la cara lamentando la mala suerte. Estaba siendo el mejor del equipo en la remontada. Se fue el Real Madrid perdiendo (0-2) al descanso y Zidane removió el once con futbolistas que le cambiaron la cara a una mala primera parte. Asensio entró enchufado. Con ganas. Ese hambre y personalidad que se le pide a un jugador que tiene potencial y que la temporada pasada la tiró a la basura.

Decidió no pasar desapercibido y aprovechar su oportunidad. Asensio mordió. Hizo daño y ese ímpetu le pudo provocar la lesión. Antes del infortunio fue el protagonista de las mejores acciones en ataque con un disparo, desde fuera del área, al poste. En el primer gol, marcado por Bale, peleó el balón con el portero y del rechace se aprovechó el galés. El empate lo logró con un potente zurdazo dentro del área en una internada de Marcelo. Asensio estaba en todos los lados. Omnipresente. Generaba peligró y corría atrás para trabajar en defensa. La lesión es un palo para un jugador que está en el punto de mira por haber renunciado al Europeo Sub-21 en Italia tras una mala temporada.

[El error con Bale o el último choque entre Florentino y Zidane]

El Real Madrid mejoró su puesta a punto en la segunda parte con la entrada de Asensio, Bale, Marcelo e Isco. Zidane ha decidido recular y vuelve a contar con el galés. Esa oferta de China se ha enfriado o se ha venido abajo y lo que le conviene al entrenador es alinearse con la estrategia del club. Poner a Bale para no devaluarlo más y esperar a que llegue otra oferta por el galés. Florentino no va a malvender a una de sus estrellas y necesita la colaboración del entrenador. Zizou no le quiere, pero le dio una nueva oportunidad y el galés hizo un gol y generó peligro jugando de delantero centro. Falló el penalti en la tanda de desempate. En un equipo en el que la pegada escasea no sobra Bale. Si hay que venderlo que no sea regalado.

Bale en el calentamiento del partido contra el Arsenal. (Efe)
Bale en el calentamiento del partido contra el Arsenal. (Efe)

La fragilidad defensiva

La puesta a punto del Madrid va a ser costosa si siguen pasando los partidos y el equipo no encuentra un centrocampista que le dé otra energía diferente a la que tienen Kroos y Modric. La reclamación de Zidane empieza a tener más sentido. Cuando insiste en el fichaje de Paul Pogba es porque considera que el eje del equipo necesita otra gasolina y el depósito ya no lo llenan ni Kroos ni Modric. En el empate contra el Arsenal se vieron las carencias de un Real Madrid que, a pesar de estar en los talleres de la pretemporada, sigue adoleciendo de graves problemas defensivos. Faltó, como en la derrota contra el Bayern de Múnich, Casemiro. Si el brasileño y con menos rodaje que el equipo alemán y el inglés, el Madrid de Zidane sufrió atrás y lo pagó.

El sistema defensivo empezó siendo un coladero por el que el Arsenal hizo daño con más agresividad y puntería. La defensa y los interiores (Kroos y Modric) se sienten desprotegidos sin un mediocentro de contención. La figura de Casemiro es clave para tener un buen chasis con el que poder hacerse compacto y más contundente. Se averió el Madrid en los primeros minutos por esa falta de contundencia atrás y entró al partido desenchufado de las tareas defensivas. Las imprecisiones en la salida del balón, los despistes en las entregas del balón y los espacios fueron aprovechados por el Arsenal, que se encontró con un penalti por mano de Nacho y expulsión del madridista. Marcó Lacazette y, desde el minuto 8 hasta el 39 (expulsión de Sokratis), jugó en inferioridad numérica. Le dio tiempo al Arsenal de marcar el segundo en una internada de Aubameyang. El Madrid fue de menos a más en la primera parte. Con el marcador a remolque y con menos piernas faltó precisión en el remate. La reacción llegó con Marco Asensio y Bale como los más peligrosos.

Las expectativas son altas y las esperanzas están puestas en lo que pueda aportar el fichaje estrella: Eden Hazard. De momento, en los dos primeros partidos ha dejado destellos en acciones individuales, por su calidad, que la personalidad de coger el equipo y echárselo a sus espaldas. Hay que darle tiempo para que se acople y mezcle con tanto talento. Pero el nuevo Real Madrid necesita a un líder con urgencia que recuerde que tiene la jerarquía para ganar partidos cuando están trabados o surgen las dificultades. De momento a Hazard solo le han dado dos medios tiempos y se percibe que tiene que coger antes la forma física idónea para soltar la chispa y hacer las genialidades que se le veían en el Chelsea y su selección.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios