deportivos y personales

Los motivos de Griezmann para salir del Atlético de Madrid y su desafío

Griezmann alega para marcharse del Atlético de Madrid que necesita nuevos desafíos, recuperar la ambición en un equipo que aspire a grandes títulos. Y en el Barça le esperan

Foto: Antoine Griezmann dispara a portería en un partido del Atlético de Madrid en el Metropolitano. (EFE)
Antoine Griezmann dispara a portería en un partido del Atlético de Madrid en el Metropolitano. (EFE)

Antoine Griezmann dio el paso. El francés comunicó el martes por la tarde a Simeone y Miguel Ángel Gil Marín —consejero delegado— que pone fin a su etapa de cinco años en el Atlético de Madrid. Los motivos son deportivos y personales. "Me ha costado coger este camino. Pero necesito y siento que tengo que afrontar otros desafíos. No es fácil para un jugador tener tanto cariño. Muchas gracias por todo. Os llevo en el corazón. Han sido cinco años increíbles...", es parte del mensaje del francés a la afición. Su próximo destino no lo desvela, pero pasa por vestir la camiseta azulgrana. Tendrá que pagar los 120 millones de euros de la cláusula de rescisión actualmente es de 200 y el 1 de julio baja a los 120. Griezmann y el Barcelona se han vuelto a encontrar en el camino. Recuperan las conversaciones que iniciaron hace más de un año y que se fueron al traste por el poder de seducción de Simeone.

Ahora el Cholo inicia un nuevo proyecto en el Atlético de Madrid. El técnico argentino está obsesionado con construir un equipo por encima de las individualidades. Regresar a los orígenes del cholismo. Buena preparación física y futbolistas comprometidos que sean fanáticos con su idea de defender fuerte y contragolpear. Griezmann llevaba en sus piernas el desgaste de cinco temporadas con la exigencia que impone Simeone. Un entrenador que te hace crecer, pero que te exprime.

Es el momento en que el francés considera que le conviene evolucionar y disfrutar en un equipo como el Barcelona. Un club que, a su vez, pretende recuperar el estilo atractivo que ha perdido con el paso de los años con las salidas de Xavi e Iniesta. Una institución golpeada por el varapalo que sufrió en Anfield contra el Liverpool y donde siguen sin encontrar respuestas claras. Afectados desde el presidente Bartomeu hasta Messi. El argentino no hace declaraciones desde la eliminación, entrena con la cara hasta los pies y está desenchufado. Necesita volver a creer en el proyecto. La llegada de Griezmann puede servir para levantar la moral en el vestuario. Otra cosa es que tenga la unanimidad de los aficionados, que no vieron bien cómo el galo desechó al Barcelona en un documental y consideran que jugó con sus sentimientos. Aunque circula una versión de que había grabado otro final con la respuesta de un sí al Barcelona.

[Los reproches dentro del Real Madrid a Zidane por quedarse con Luca]

El francés también antepone la ambición de ganar títulos y lo ve más fácil en el Barcelona de Messi. En un proyecto que tendrá caras nuevas y renovado con Frenkie de Jong y el inminente fichaje de Matthijs de Ligt. Hay más motivos para la salida del galo. Son diferentes motivos los que le llevan a tomar esta decisión. Algo se ha roto durante el último año entre él y el Atlético. La salida de dos de sus mejores amigos: Lucas Hernández y Godín. A lo que hay que unir que no se siente un ídolo entre los aficionados, pese a que se despidiera agradeciendo las muestras de apoyo, y que tampoco pretende ser una hipoteca para el club.

Tensión en la tesorería

Antoine Griezmann puso tanto de su parte para quedarse en el Atlético de Madrid como el club hizo algo que estaba fuera de sus posibilidades. Un gesto tan excepcional como aceptar pagarle 20 millones de euros netos, que ha tenido importantes consecuencias. La tensión en la tesorería obliga a replantearse la política salarial y las renovaciones. El Atleti necesita recuperar el equilibrio financiero para cuadrar las cuentas. No se ha podido retener a Lucas Hernández ni aceptar las peticiones económicas de Diego Godín. Como tampoco se podrá con Juanfran y Filipe Luís. Griezmann significaba un lujo para los gestores del Atleti. Un futbolista extraordinario. Pero muy caro. Era una obligación tenerlo en la plantilla en la temporada en que la final de la Champions se disputaba en el Metropolitano. No ha salido bien.

La salida de Griezmann se viene cocinando desde hace meses. Lo sabían en el Atlético de Madrid. Ambas partes se dejaron una puerta abierta para al escenario a que se ha llegado. Ni Griezmann ha ganado lo que esperaba deportivamente ni el Atlético tiene necesidad de seguir gastando 50 millones de euros brutos por temporada en un jugador que se comía gran parte de los 403 millones de euros de presupuesto. El francés apostó por la opción de replantearse su situación. Tenía contrato hasta junio de 2023 y lo rompe. Simeone le valora, lo quería, pero es realista y entendía que en el club no podían seguir haciendo esfuerzos económicos de tal magnitud. El Cholo respeta la decisión del francés porque lo ha dado todo en estos cinco años.

Griezmann ha planteado para marcharse motivos deportivos. La ambición de seguir creciendo como jugador y progresar en su carrera con otros desafíos. Miguel Ángel Gil Marín le pidió que tomara la decisión cuanto antes para que Andrea Berta —responsable en la parcela de los fichajes— acelerara la búsqueda de un sustituto en un mercado de fichajes que entra en ebullición.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios