no justifica su sueldo millonario

La decepción en el Atlético de Madrid con Griezmann

No aparece el mejor Griezmann y en el Atlético de Madrid hay desiliusión porque se ha hecho un enorme esfuerzo para retenerle y tiene que marcar las diferencias

Foto: Griezmann, cabizbajo en el partido de Champions contra el Brujas. (Reuters)
Griezmann, cabizbajo en el partido de Champions contra el Brujas. (Reuters)

La estrella y el futbolista mejor pagado del Atlético de Madrid –segundo en España después de Messi y cuarto en Europa tras el argentino, Neymar y Cristiano Ronaldo– no está respondiendo a las expectativas que se habían creado en el club cuando se decidió apostar muy fuerte por la renovación. Griezmann no aparece en los grandes partidos y su equipo lo paga en la Liga –lleva siete empates– y en la Champions –finaliza la fase de grupos en el segundo puesto–. En el club se esperaba que el francés diera un paso adelante en el encuentro contra el Brujas para asegurar una primera plaza que evita a los ‘cocos’ de la Champions. El Atlético, con Diego Costa lesionado y Simeone sin contar con el delantero suplente –Kalinic–, fue incapaz de hacer un gol el día que dependía de sí mismo para liderar el grupo. Griezmann volvió a defraudar en una cita clave a pesar de que la clasificación ya estaba certificada.

No es una temporada cualquiera para el francés después del elevado desembolso que han hecho Miguel Ángel Gil Marín –consejero delegado- y Enrique Cerezo –presidente– para aceptar los 23 millones de euros netos que exigía para quedarse en el Atlético y rechazar al Barcelona. Griezmann ha puesto una brecha gigantesca en la escala salarial de la plantilla y las dificultades para afrontar otras renovaciones aparecen en el club. Todavía sigue siendo una incógnita qué va a pasar con Oblak y Godín. El portero ha rechazado dos ofertas de renovación por considerarlas bajas y el central queda libre al final de esta temporada. La sensación en el vestuario es que Griezmann se ha llevado el trozo de tarta más grande del pastel salarial que hay para la plantilla.

Por este motivo, fuentes del Atlético señalan que se le exige que aparezca en citas donde el equipo reclama algo más que intervenir en la construcción del juego. En el Atleti entienden que debe marcar las diferencias con goles o acciones que desequilibren partidos atascados como el que planteó el Brujas. No lo ha hecho en los casi cuatro meses que van transcurridos desde la Supercopa de Europa –15 de agosto–. Se quedó sin marcar contra el Real Madrid. Ese día marcaron Diego Costa –un doblete–, Saúl y Koke. La desilusión en el club aparece en el sabor agridulce que ha dejado el segundo puesto en la Champions con el empate a cero en Brujas.

Un problema de contundencia

Antoine Griezmann ha jugado todos los partidos de esta temporada menos los dos de Copa del Rey contra el Sant Andreu. Un total de 21 encuentros en los que ha marcado 7 goles. Poco bagaje para un segunda punta. El problema es que ha dejado de hacer goles en citas importantes como Real Madrid, Barcelona, Valencia, Villarreal, Athletic y la mencionada Supercopa e Europa. La falta de contundencia arriba, que preocupa en el Atlético de Madrid en un momento en el que Diego Costa ha pasado por el quirófano y no estará recuperado hasta febrero, tiene en Griezmann a uno de sus culpables. Hay otros como Lemar -el fichaje más caro de la historia del club rojiblanco– que tampoco marca las diferencias, pero el caso de Griezmann es especial por el rol que tiene dentro de la institución y la insistencia de Simeone para ‘tirar la casa por la ventana’ y conseguir que se quedara.

La temporada pasada fue de menos a más y su rendimiento estuvo condicionado a las dudas sobre su futuro. Tampoco fue capaz de evitar que el equipo quedara eliminado de la Champions y se le señaló como uno de los culpables de no haber podido ganar al Qarabag. Coqueteó con el Barcelona, fue pitado por la grada y reaccionó en el tramo final para ser protagonista en la consecución de la Europa League. En el Mundial de Rusia aclaró sus ideas para quedarse en el Atlético de Madrid, encontró la estabilidad y acabó siendo campeón del mundo y el mejor jugador de la final contra Croacia. Su caché ha subido deportiva y económicamente y el Atlético exige que dé ese paso adelante.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios