EL GALÉS CREE QUE ZIDANE NO LE RESPETA

El 'despido' de Bale o por qué siente que el Real Madrid le ningunea

Bale se volvió a sentir marginado o, como ya empiezan a deslizar los que llevan sus asuntos, hasta ninguneado. Creen que Zizou está siendo demasiado duro con él y no le respeta

Foto: Gareth Bale, con gesto serio y enfadado, en la banda mientras calienta antes de salir contra el Leganés. (EFE)
Gareth Bale, con gesto serio y enfadado, en la banda mientras calienta antes de salir contra el Leganés. (EFE)

El camino más directo que tiene Zidane para dejarle claro a Bale que no cuenta con él para la próxima temporada es no ponerle en el once con regularidad. Tenerle en el banquillo y sacarle al campo cuando quedaban 10 minutos para el final del partido contra el Leganés es la declaración de intenciones más firme del entrenador. Bale tiene que tomarse muy en serio su futuro en el Real Madrid, reflexionar si le conviene seguir en un proyecto que se da por acabado y él está señalado por no haber sido capaz de liderar como la estrella y el futbolista mejor pagado. Tiene contrato hasta 2022 y en sus planes no está salir. Pero Zidane se lo ha dejado claro con hechos, que son más fuertes y rotundos que las palabras. Con Gareth Bale, la medida que tiene más efecto es hacerle pasar por el banquillo.

Para Bale, ha sido una enorme decepción verse fuera del once en el partido contra el Leganés y comprobar cómo el entrenador apostaba por un joven como Fede Valverde e, incluso, Isco y Marco Asensio. Un día en el que no estaba Toni Kroos y en el que el galés no sufría ningún tipo de molestias. Cuando Zidane dio la alineación, al galés se le quedó la misma cara de rabia y enfado que el día de la final de la Champions en Kiev contra el Liverpool. Se volvió a sentir marginado o, como ya empiezan a deslizar los que llevan sus asuntos: ninguneado. Creen que Zizou está siendo demasiado duro con Bale y no le respeta.

Igual que ha sido cariñoso con Marcelo —que no ha tenido una buena temporada— y confía en el brasileño poniéndole en el once para recuperarlo, no se está comportando de la misma manera con Bale. Es el cabreo y la decepción que tiene el galés. Salió a falta de 10 minutos de acabar el partido contra el Leganés y habría sido curioso ver cuál sería su reacción si llega a marcar un gol. Podía haber tenido una respuesta a la suplencia. Como el día que hizo un corte de mangas en el derbi contra el Atlético en el Wanda Metropolitano y estalló. En ese momento, estaba Solari en el banquillo, pero a Bale tampoco le gustó la suplencia. Después del corte de mangas, se marchó del césped sin saludar a los aficionados madridistas mientras el resto de compañeros sí lo hicieron. En Butarque, abandonó el estadio en silencio, con gesto serio, de preocupación y sin hablar con el entrenador. Hizo ver su malestar.

Bale, en el partido contra el Leganés. (EFE)
Bale, en el partido contra el Leganés. (EFE)

Vía libre a Vinícius

Es el enfado que tiene un jugador que se encuentra entre la espada y la pared. Tiene que buscarse equipo, poner de su parte para encontrar un nuevo destino y reconocer que no ha estado a la altura de lo que se esperaba de él en esta temporada en que se fue Cristiano Ronaldo. Florentino Pérez ya conoce que Bale es prescindible para Zidane. Y aunque el presidente ha defendido y puesto en valor el potencial del galés durante muchos años, ha llegado al punto de asumir que hay que buscar otro líder. El elegido es Eden Hazard. La apuesta del club es el belga. Igual que los dirigentes entienden que la salida de Bale beneficia la progresión de Vinícius.

Este enfado de Bale se explica por cómo Zidane ha puesto a Benzema en el once en todos los partidos y la confianza que deposita en los mencionados Marcelo, Isco y Marco Asensio. A eso se suma la gota que colma el vaso con la titularidad del joven Fede Valverde y el hecho de que saliera como segundo cambio en Leganés. El primero fue Lucas Vázquez. Ahora, Bale se enfrenta a jugar el próximo partido de titular en el Bernabéu el domingo a las 16:15 contra el Athletic Club en un campo donde su propia afición está a la que salta y reacciona con pitos contra el galés. El público del Bernabéu también ha dictado sentencia y quiere un cambio. Caras nuevas, jugadores con otro espíritu y con ganas y motivación. Bale ha tenido momentos y actuaciones brillantes en el Real Madrid, pero la afición le señala como uno de los culpables de una malísima temporada.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios