LOS DÍAS MÁS DUROS DEL ARGENTINO

Las vacaciones de Solari en Ibiza y su frustración con el Real Madrid

Solari está de vacaciones forzadas en Ibiza. No se podía imaginar ni entraba en sus planes no acabar la temporada. Su despido sigue siendo un golpe duro de asumir

Foto: Solari, con un gesto de frustración, en su último partido con el Real Madrid, en Valladolid. (EFE)
Solari, con un gesto de frustración, en su último partido con el Real Madrid, en Valladolid. (EFE)

Han pasado más de dos semanas de la destitución de Santiago Solari como entrenador del Real Madrid y no se conoce qué planes tiene el argentino. Le ofrecieron seguir perteneciendo al club y se encuentra en Ibiza desconectado. En la isla tiene una residencia, y allí se ha dejado ver en una tienda de bricolaje y jardinería para el hogar. Solari mastica sus días más duros con la incertidumbre de buscar un nuevo desafío si le sale una oferta en algún banquillo o tener un cargo en los despachos. No quedó claro qué le ofrecieron a Solari cuando le despidieron. El puesto que está vacante, desde agosto de 2018, es el de la dirección de la Ciudad Deportiva de Valdebebas. Cargo que está desocupado desde la salida de su anterior responsable —Juan José Juste Ortega—. Un ejecutivo con experiencia en la banca. Una función que no se corresponde con el perfil del argentino.

Solari está de vacaciones forzadas. No se podía imaginar ni entraba en sus planes no acabar la temporada. Esperaba que se hiciera un balance final sobre sus resultados y gestión. El despido fue un golpe duro por el mal momento en que cogió el equipo, con una malísima dinámica y una bochornosa imagen en la derrota liguera en el Camp Nou —28 de octubre—. Asumió, como hombre de club que se considera y leal a Florentino Pérez, el banquillo en un momento de una grave crisis. Desde que debutó en Melilla, empezó a tomar importantes decisiones, como la apuesta en la portería por Courtois, el caso Isco y la titularidad de Vinícius.

Ahora, Solari no tiene trabajo, está dolido y se encuentra con un ofrecimiento del club blanco que le produce incertidumbre. Si quiere seguir en el Real Madrid, sería para ocupar un cargo administrativo y no un banquillo. Ascender del Castilla, coger el primer equipo en declive, ganar el Mundial de clubes y derrumbarse en seis días —con las derrotas en los Clásicos de Copa y Liga y la eliminación en la Champions contra el Ajax de Ámsterdam— ha sido el breve camino de un entrenador que está frustrado y se refugia en Ibiza. Solari tiene como prioridad regresar a los banquillos, continuar con su vocación de entrenador, y gana tiempo para aclarar sus ideas y que llegue la oportunidad de un equipo. En el Real Madrid tiene las puertas abiertas si no tiene una oferta mejor o un destino que le atraiga.

Igual que Solari pasa sus días de reflexión en las Islas Pitiusas, el que parece que ya ha superado el luto de su despido es Julen Lopetegui. Ha tenido pocas apariciones públicas y el único reproche que lanza es que no le dieron tiempo. Para Lopetegui, ha sido más doloroso verse fuera del Real Madrid. Dos despidos en cinco meses te dejan marcado. Lo va superando y su ambición es entrenar en la Premier League. No tiene malos contactos si se pone en manos del influyente representante portugués Jorge Mendes. La trituradora en la que se ha convertido el banquillo del Real Madrid en esta temporada ha desmenuzado a dos entrenadores. Julen Lopetegui estuvo 14 partidos oficiales y Solari llegó a los 32. El regreso de Zidane ha sido utilizado por Florentino para normalizar el ambiente y empezar la reconstrucción.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios