el atrevimiento del joven brasileño

El error de Vinicius y la verdad de su fichaje por el Real Madrid

Vinicius tiene el atrevimiento como seña de identidad y es capaz de decir que puede ganar el Balón de Oro con 26 años. En lo que no dice la verdad es cómo se fraguó su fichaje

Foto: Vinicius gesticula durante un partido contra el Barcelona en el Camp Nou. (Efe)
Vinicius gesticula durante un partido contra el Barcelona en el Camp Nou. (Efe)

La aparición de Vinicius es de lo mejor que le ha pasado al Real Madrid –antes del regreso de Zidane al banquillo– por ser de los pocos o el único que ha generado expectación en el césped. El efecto que provoca el brasileño resulta positivo por la frescura y el descaro que le da al ataque. Con 18 años sorprende por la seguridad de su personalidad. De él se destaca el atrevimiento y descaro en diferentes partidos de envergadura. Sobresalió como uno los mejores en la victoria contra el Atlético de Madrid en el Wanda Metropolitano y en el empate contra el Barcelona en el Camp Nou, en la ida de las semifinales de la Copa del Rey. Acumula brillantes actuaciones y en el Madrid están satisfechos de su rápida adaptación y su madurez. Pero el chico (18 años) ha cometido su primer error: ponerse fecha para ganar el Balón de Oro.

Con 26 años puedo ganar el Balón de Oro porque tengo 18 años y ya estoy jugando con los mejores”, dice Vinicius en la Cadena Ser. ‘Vini’ –como le llaman en el vestuario– demostró, en su primera entrevista a un medio de comunicación español, que tiene ambición y esas ganas de comerse el mundo. Lo que se ve en el campo se justifica con su forma de ser. Vive con alegría y tiene pasión por el fútbol. Ha entrado con buen pie en un club de la grandeza del Real Madrid, donde la exigencia y la presión son barreras de acero. Vinicius tiene y ha demostrado que juega en el Bernabéu, Camp Nou, Metropolitano o en el campo del Ajax de Ámsterdam con la misma soltura y desparpajo que en el barrio de Sao Gonçalo –el municipio de Río de Janeiro donde se crió–.

El error que comete es hablar de que puede ganar el Balón de Oro. Un objetivo y desafío que le obliga, todavía más, a subir su nivel de rendimiento y expectativas. Para ganar un Balón de Oro tiene años por delante y mucho que perfeccionar. Lo primero, como él mismo reconoce, la puntería. El gol será su asignatura más complicada. Con pocos partidos ha dejado buenas señales por tener unas excelentes condiciones físicas y técnicas. Pero existen dudas en cuanto al gol y si aprenderá a definir mejor o este don no lo tiene como el de la velocidad, el desborde y el descaro.

El último jugador que ha ganado el Balón de Oro es su compañero Luka Modric y tampoco tiene gol. Lo que ha conseguido el croata no es normal. Romper con el dominio de una década en la que Messi y Cristiano Ronaldo se repartían este trofeo individual. Pero Modric nunca dijo que podía conseguirlo. Podría pensarlo. Llegó solo y a sus 33 años. Neymar –el ídolo de ‘Vini’– todavía no lo ha ganado con 27 años y pasó por el Barcelona de Luis Enrique que hizo un ‘triplete’, es la estrella del Paris Saint Germain y de la selección brasileña. En esa carrera por el trofeo que desea tiene a Mbappé, con 20 años, que fue cuarto en la última edición.

La 'traición' al Barcelona

La verdad es que Vinicius se siente capaz de todo y aspira a lo mejor porque considera que está en el mejor club para conseguir sus retos colectivos e individuales. Donde falta a la verdad es cuando dice que "elegí fichar por el Real Madrid porque tenía mejor proyecto, pero creo que el Barcelona me pagaba más”. La verdad de su fichaje hay que buscarla en el dinero. Vinicius, con 16 años, estuvo muy cerca de firmar por el Barcelona. Llegó a tener un preacuerdo cuando su representante –Federico Pena–, su padre y su tío estuvieron viendo La Masía y acudieron a un partido en el Camp Nou. El Barcelona iba a pagar los 30 millones de euros al Flamengo que figuraban en la cláusula de rescisión.

Pero se cruzó Wagner Ribeiro –el agente brasileño que tiene hilo directo con Florentino Pérez– para poner al corriente de la operación al mandatario de la entidad blanca. El Madrid subió la oferta por Vinicius. Consiguió que el Flamengo renovara al chaval, subir la cláusula a los 45 millones de euros y pagar una comisión de 8 millones de euros a los agentes y otros 8 millones de euros a la familia. La operación al club blanco se le fue por encima de los 60 millones de euros y Vinicius se quedó sin jugar con su ídolo en el Barcelona: Neymar. El Barcelona se sintió traicionado.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios