los puntos en común del técnico y el capitán

Sergio Ramos, el que avisa no es traidor: así funciona su alianza con Solari

El capitán se alinea con el criterio de Solari. Juegan los que mejor están físicamente y tienen capacidad de trabajo. Sergio Ramos exige sufrir como contra el Ajax

Foto: Solari y Sergio Ramos juntos y sonrientes antes de una rueda de prensa. (Reuters)
Solari y Sergio Ramos juntos y sonrientes antes de una rueda de prensa. (Reuters)

Solari ha encontrado su mejor aliado en Sergio Ramos. El entrenador cuenta con la complicidad del capitán para tomar las decisiones que más le convienen al equipo sin tener en cuenta quién juega y las consecuencias. Solari tiene en Ramos la seguridad de que la teoría se lleva a la práctica. Se gana si se sufre. Esa sociedad que forman el que manda en el banquillo y el que lo hace en el césped celebra cómo el Real Madrid ha recuperado lo que más necesitaba: ser un equipo por encima de los intereses personales.

Los focos calientes se apagan con buenos resultados. Se han producido. El Madrid que lideran Solari y Sergio Ramos sale reforzado del triple examen: Barcelona, Atlético de Madrid y Ajax de Ámsterdam. En la plantilla, algunos podrán ver a Sergio Ramos como un traidor. Estaban avisados. El capitán se alinea con el criterio de Solari. Juegan los que mejor están físicamente y tienen capacidad de sufrimiento. No por ello es más desleal Ramos con casos como los de Isco o Bale –los que peor llevan haber perdido el puesto en el once–. De lo que se trataba era de recuperar la competencia interna, sana y que todos –veteranos y jóvenes– sintieran que igual que pueden jugar también se puede perder el puesto.

Con 600 partidos en el Real Madrid, el discurso de Sergio Ramos engancha con el de Solari. Cada día hay que ganarse el puesto de titular y de nada sirve haber conquistado tres Champions seguidas o cuatro en cinco años. Mensaje para los que siguen con la cara torcida. Otros como Marcelo y Marco Asensio ponen de su parte, aunque les cueste, pero tienen mejor actitud. En este Real Madrid –sin Cristiano y después de haber despedido a Lopetegui– hay que sufrir, primero, y atreverse. No esconderse. La prueba es lo que padeció en la primera parte contra el Ajax. Sergio Ramos fue –junto a Vinicius– el más destacado en un partido exigente, de máxima energía y dejó un aviso: “El fútbol no es sólo jugar bonito. Hay que saber sufrir”.

Soluciones compartidas

La transformación en la segunda parte contra el Ajax es destacable. Creció el Madrid e hizo bajar al Ajax. Al grito de Solari y Sergio Ramos, en el descanso, hubo una reacción. El meneo de la primera parte se interpretó como un serio aviso. Estuvieron acorralados. Había que subir el nivel de intensidad y agresividad. Mejoraron muchos. No todos. Faltó algo más de Kroos, Casemiro y Bale. Dieron un paso adelante Modric, Carvajal y Reguilón. Apareció la nueva sociedad: Vinicius y Benzema. Los cambios dieron frescura y oxigeno al equipo: Lucas Vázquez, Marco Asensio y Mariano. El Real Madrid ganó porque resistió y sufrió. Para orgullo de Solari –el que empezó su etapa en el banquillo pidiendo cojones– y Sergio Ramos –el que se subió al barco de Solari desde que zarpó en Melilla–.

La alianza que forman Solari y Sergio Ramos tiene muchos puntos en común. El primero y el más importante es la experiencia de conocer cuál es la exigencia de Florentino Pérez. Saben cuáles son las consecuencias si no hay títulos. A Solari le cuesta el puesto y a Ramos un mejor contrato. En lo futbolístico comparten el mismo ideario. El defensa ve desde atrás cuáles son los problemas y las necesidades del equipo. Cómo sufre cuando es largo. Se convierte en frágil y vulnerable si las líneas no están juntas. Hay que ser compactos. El entrenador, después de un proceso de búsqueda, ha encontrado las soluciones para darle sólidez y profundidad.

En Ámsterdam se echó de menos el trabajo de Lucas Vázquez en la primera parte. Un extremo que hace de centrocampista, generoso en el esfuerzo, en situación límites. Entregado al trabajo sucio. Muy diferente a Bale. Solari y Ramos perfeccionan los conceptos defensivos –presión arriba, líneas juntas, repliegue y sacrificio– y no pueden descuidar los ofensivos. El gol lo tienen Bale y Asensio y es el momento de recuperarlos.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios