la falta de gol abre el enfrentamiento

La tensión y los reproches entre Florentino Pérez y el vestuario del Real Madrid

A Florentino y los dirigentes les cuesta entender cómo ha vuelto a bajar la tensión competitiva. Los jugadores se niegan a asumir todas las culpas y echan en falta un goleador

Foto: Benzema se lamenta en el partido de Liga contra la Real Sociedad. (EFE)
Benzema se lamenta en el partido de Liga contra la Real Sociedad. (EFE)

La situación es nueva en el Real Madrid. Los malos resultados se llevaron por delante a Julen Lopetegui y el club lo argumentó con un comunicado en el que reprochaba al entrenador haber desaprovechado una plantilla con ocho nominados al Balón de Oro. La incorporación de Solari no ha servido para mejorar el rendimiento en el juego ni en los resultados con lo que los dirigentes empiezan a transmitir su preocupación por la falta de reacción de los jugadores. Según ha podido saber El Confidencial, Florentino Pérez no está por la labor de tener que llegar a tomar medidas drásticas con el cambio de otro técnico si sigue la mala dinámica y ha hecho llegar su queja a los jugadores. La reacción del vestuario ha sido la de asumir que deben mejorar, pero también le han transmitido al presidente que les iría mejor si tuvieran un goleador.

Es la tensión con la que conviven en el Real Madrid después de la derrota contra la Real Sociedad en el Bernabéu y el empate frente al Villarreal en el partido aplazado que se disputó en el estadio de La Cerámica. El foco en el club ha girado del entrenador a los futbolistas para exigirles que suban el nivel de rendimiento y concentración y sean conscientes de que están tirando la Liga a la basura. Son los mismo problemas que se diagnosticaron en la etapa crítica de Lopetegui. Con la diferencia de que durante ese periodo se culpó al técnico y se dio un voto de confianza a la plantilla.

El escenario de crisis y el análisis es diferente. A Florentino Pérez y los dirigentes les cuesta entender cómo ha vuelto a bajar la tensión competitiva. Se buscan explicaciones: ¿La consecución del Mundial de Clubes ha provocado que la plantilla se haya vuelto a relajar y bajar los brazos? ¿La suplencia de Isco está generando un efecto demasiado nocivo? Vuelve a existir una preocupación por la cantidad de lesionados –ahora se une Kroos a las bajas de Bale, Marco Asensio, Mariano y Marcos Llorente– y, sobre todo, por la falta de ambición y contundencia defensiva y ofensiva. A Florentino Pérez y sus dirigentes les asusta cómo la afición ha dejado de llenar el estadio Santiago Bernabéu y lo achacan más a los fallos en la Liga que a los fichajes.

Los reproches institucionales no han sentado bien en el vestuario. Los jugadores asumen su parte de culpa, pero no se sienten responsables de todo lo malo que está sucediendo esta temporada. Sobre todo en la Liga, donde están a 10 puntos del Barcelona. Tuvieron una reunión el día después de la derrota contra la Real Sociedad para proponerse mejorar el rendimiento en todos los sentidos y reaccionar. Se hizo autocrítica individual y colectiva. Se pidió unión, concentración y carácter. Se obvió señalar a Solari porque consideran que no conduce a nada cuestionar las decisiones o la gestión del entrenador. Pero entre ellos se comenta el daño que está provocando no tener un goleador en el equipo.

Florentino posa con Brahim Díaz, el último fichaje del Real Madrid. (EFE)
Florentino posa con Brahim Díaz, el último fichaje del Real Madrid. (EFE)

El club pide ganas y hambre

La versión, cada vez más extendida en la plantilla, es que con un goleador en el equipo la situación sería otra bien diferente. Hasta la fecha se había evitado buscar excusas o acordarse de Cristiano Ronaldo. Pero ahora es diferente. Ellos también se sienten perjudicados por no tener un futbolista que es un especialista en la definición. Un jugador eficaz y con contundencia. Les hace daño el dato tan demoledor como que Messi (16 goles) y Luis Suárez (12) lleven más tantos (28) que todo el Real Madrid (26 goles) en la Liga. Explican en su análisis que en el partido contra la Real Sociedad tuvieron el control del partido, dominaron, hicieron ocasiones de todas las maneras posibles, con centros, balones en profundidad, al espacio… Pero cuesta un mundo materializar esas oportunidades para convertirlas en gol.

De esta forma se defienden en el vestuario del Real Madrid para negar que sean los culpables de la mala racha que provocó el despido de Lopetegui y la que atraviesan ahora con Solari. Algo que no comparten en el club por entender que hay plantilla con calidad y nivel suficiente como para no haber perdido 24 puntos en la Liga y piden más ganas. Las que, según en el club, puso Vinicius en el partido contra la Real Sociedad o las que demostró Marcos Llorente cuando le tocó entrar en el once. Florentino Pérez está convencido de que la política de fichar a jóvenes jugadores –el último Brahim Díaz– es la acertada en estos tiempos de dificultades por la ausencia de grandes jugadores o los escandalosos precios del mercado. El presidente habla de la voracidad que hay que volver a recuperar y en la plantilla echan de menos a un goleador. La Copa del Rey, en el enfrentamiento contra el Leganés, es el siguiente examen.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios