la extensión del entrenador en el césped

La devoción de Solari por Bale o por qué necesita que sea su Cristiano Ronaldo

Es un futbolista que le entusiasma porque es el prototipo del juego tan vertical que tiene que perfeccionar el Real Madrid y no para de elogiar sus extraordinarias condiciones

Foto: Solari con Bale en un gesto de complicidad. (EFE)
Solari con Bale en un gesto de complicidad. (EFE)

El optimismo es lo último que se pierde en el Real Madrid y más cuando se ha cerrado el año con el título de campeones del mundo y Bale ha sido elegido como el Balón de Oro del torneo. Florentino Pérez ayudó a Cristiano Ronaldo a abrirse la puerta del club, Lopetegui intentó construir un equipo entorno a Isco y Solari busca la perfección con el perfil de Bale –verticalidad, velocidad y gol–. Se trata de reconducir un proyecto deportivo que estaba enfocado en dar el relevo cuando el portugués diera la voz de alarma para pedir su salida o sufriera un desgaste. Sucedió lo primero antes que lo segundo porque Cristiano sigue haciendo goles en Italia y es imprescindible en la Juventus. No se puede permitir ni descansar un partido. En el último, contra el Atalanta, tuvo que salir desde el banquillo para hacer el gol del empate.

A Cristiano le va bien en la Juventus y en el Real Madrid vuelven a tener a un entrenador que apostará muy fuerte por Bale. Solari está convencido de que puede hacer del galés una estrella en un sistema de juego que le favorece. Su posición está en la banda izquierda y desde ahí tiene que explotar sus privilegiadas condiciones físicas con el apoyo de Marcelo, el juego entre líneas de Benzema y los pases que filtren los interiores –Modric y Kroos–. Bale es para Solari la punta de lanza. El futbolista que debería finalizar las jugadas. Su Cristiano Ronaldo... si le inyecta más voracidad.

“Hoy Bale se lo ha comido todo. Los focos, el escenario, la tribuna, las porterías, las redes… Ha hecho un partido sensacional. Ha mostrado lo que es y de lo que es capaz”, dijo un eufórico Solari en el día que Bale hizo tres goles al Kashima Antlers en la semifinal del Mundial de Clubes. El galés había vuelto a asumir el papel de líder que se le presupone en una temporada en la que ya no está Cristiano y hay un déficit goleador. Solari demostró por qué tiene devoción por el galés. Es uno de esos jugadores que le entusiasman por su facilidad para romper líneas cuando hay espacios, perfilarse para el disparo y buscar el remate de cabeza en centros o jugadas a balón parado.

No puede olvidar Solari cómo Bale ha sacado dos partidos adelante que tenían máxima dificultad. El primero fue en el Olímpico de Roma. Llegaba el Madrid apurado y con dudas después de una dura derrota contra el Eibar en Ipurua y una mala imagen. Solari tenía que demostrar que su propuesta era la acertada y, tras una primera parte que acabó con sufrimiento, apareció Bale en el inicio de la segunda para hacer un gol de pillo. Estuvo atento a la cesión de Fazio para sacar tajada y desequilibrar el partido. Respiró Solari en un día en el que se habló más de Marcos Llorente que de Bale. El entrenador tenía claro dónde estuvo la clave del partido. Lo mismo sucedió en Huesca. Bale salió enchufado e hizo el único gol del triunfo.

Gareth Bale remata de 'chilena' en la final del Mundial de Clubes contra el Al Ain. (EFE)
Gareth Bale remata de 'chilena' en la final del Mundial de Clubes contra el Al Ain. (EFE)

Elogios y galones

Solari no ha dejado de elogiar a Bale desde que se ha hecho cargo del banquillo. “Tiene que comerse el escenario cada vez que sale. Tiene condiciones para jugar de mediapunta, delantero centro…” No hay duda de que refuerza los galones en un futbolista que tiene un perfil bajo y al que ven en el club con unas condiciones extraordinarias para ser una estrella. Pero le tienen que respetar las lesiones. Su talón de Aquiles. Y para eso también tiene un plan Solari, que le hará jugar los minutos de calidad y le ahorrará los que le puedan perjudicar para prevenir lesiones y llegar fresco al final de la temporada.

Gareth Bale cierra el 2018 con su mejor registro goleador. Ha marcado un total de 27 tantos. Dos más que en 2013 en su etapa con el Tottenham y el Real Madrid. Pero sobre todo lo que se destaca del galés es que es capaz de aparecer en finales como Kiev y hacer dos goles, uno de una espectacular 'chilena'. O marcar el gol decisivo en la final de Lisboa contra el Atlético de Madrid. Esta temporada lleva 10 goles en 22 partidos. Solari necesita al Bale más voraz y sano. En ello trabaja con el preparador físico, Antonio Pintus, y con el propio jugador para que fortalezca su mentalidad y sienta su liderazgo.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios