el francés siente la responsabilidad

El gesto de grandeza de Benzema para atreverse (por fin) a decir que es el goleador

Solari se ha propuesto ordenar el equipo y definir los papeles. A Benzema le ha nombrado el goleador, máximo responsable en conseguir tantos, y éste acepta el rol

Foto: Benzema celebra un gol en el partido contra el Celta en Balaídos. (Efe)
Benzema celebra un gol en el partido contra el Celta en Balaídos. (Efe)

El Rel Madrid necesitaba que uno de sus jugadores diera ese paso de atreverse a decir que puede hacer de Cristiano Ronaldo. Algo exagerado o alejado de la realidad. Pero vital para recuperar la grandeza que necesita un equipo que se quedó sin estrella y descabezado por dos veces. Sin dos entrenadores en menos de medio año. Sin Zidane ni el poco tiempo que ha estado Lopetegui los roles de los futbolistas se confundían. Sabemos que Sergio Ramos quiere tirar los penaltis como que Marco Asensio cede la responsabilidad porque los galones son para los veteranos. Como que con Bale –el jugador que más cobra de la plantilla– no se puede contar como el primer crack porque le falta esplendor. Ha llegado Solari y el nuevo entrenador se ha propuesto ordenar el equipo y definir los papeles. A Benzema le ha nombrado el goleador, máximo responsable en conseguir tantos, y éste lo ha aceptado. No era tan difícil. Era imprescindible que el ‘9’ asumiera el reto de sentirse obligado a intentar hacer olvidar a Cristiano Ronaldo.

Cuando se marchó el portugués se construyó un falso mensaje dentro del club –entre Lopetegui, Florentino y algunos jugadores– sobre el mejor remedio para compensar el déficit goleador. Se creyó que entre todos los que se quedaban podrían lograr más eficacia en la definición. Imposible. Quedó comprobado con la mala racha de resultados de Lopetequi. El equipo estuvo 8 horas sin hacer un gol. Algo extraño y a lo que no se encontraban explicaciones. Ni Bale ni Benzema estaban acertados. Ni se aclaraban. Los de atrás –Isco, Modric, Asensio, Kroos, Casemiro…– por lo que fuera no daban ese paso al frente. Las balas de Mariano y Vinicius –sacados a la desesperada en la derrota contra el Alavés en Vitoria– tampoco tenían pólvora. El despropósito del gol se instaló en un equipo que fue pagándolo en desconfianza, inseguridad y derrotas. Hasta la goleada en el Campo Nou.

Ha llegado Solari para encontrar la armonía en las funciones de cada jugador y crear hábitos. La normalidad. El goleador tiene que ser un especialista. Esto es lo que le pide a Karim Benzema. Sin Cristiano Ronaldo se debe más al gol que a las asistencias. Si las dos cosas son posibles, mejor que mejor, pero lo primero es la definición. Acabar las jugadas. Encontrar los espacios. El Real Madrid necesita que Benzema cambie esa mentalidad y el francés ha decidido pensar a lo grande. “Antes teníamos a Cristiano, pero ahora no está para marcar los goles y me toca a mí”, dice Benzema en el canal oficial del club. Es el gesto de grandeza que celebran Solari y Florentino. Lo que tiene que provocar que sus compañeros de equipo entiendan que el estilo de juego ha cambiado. Si antes jugaban para Cristiano, ahora lo tienen que hacer para Benzema. Sí o sí.

El reto de los 35 goles

El delantero francés ha encontrado en Solari a alguien parecido a Zidane. Hay similitudes. Un entrenador cercano, con el que tiene una comunicación fluida y refuerza su confianza. Además de su status como tercer capitán que le da galones para ser un líder en la reconstrucción iniciada por el nuevo cuerpo técnico que dirige Solari. La responsabilidad de Benzema es marcar goles, hacer de delantero centro en un equipo que, según lo hablado por Solari y los jugadores, tiene que construir un fútbol más directo que permita poner centros y generar más oportunidades para Benzema. El fútbol a un toque o dos toques, como le gusta al francés y se siente más cómodo. Fluidez. El ataque rápido, sin especulaciones, y con ese punto de egoísmo que le pide el nuevo entrenador al que quieren convertir como primer goleador.

Karim Benzema lleva 10 goles esta temporada y con Solari ha recuperado la confianza y la seguridad hasta el punto de que se pone la cifra de 35 goles esta temporada. No son los 50 de Cristiano Ronaldo. Faltarían 15, que bien los podría hacer Bale. Pero atreverse a decir que va a ir a por los 35 goles y que en cada partido se exige hacer un gol es un paso de gigante en el ‘nuevo Benzema’. Un futbolista que tiene que confirmar ese cambio de mentalidad porque, aunque nadie duda de su clase y talento, si existe recelo entre la afición cuando aparece el Benzema apático y desconectado del juego. Él pondrá todo de su parte para hacer de punta o goleador y Solari arma un equipo a su alrededor para que tenga pies –Courtois– y cabeza –Benzema–.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios