el técnico no pide refuerzos en enero

Solari da manos libres a Florentino para los fichajes: por qué no es un pedigüeño

Solari no pide fichajes en el mercado de enero y decide ser más 'florentinista' que el propio presidente. Considera que la plantilla es amplia y quiere demostrar que puede con el reto

Foto: Solari pide calma durante la final del Mundial de Clubes ganada al Al Ain. (EFE)
Solari pide calma durante la final del Mundial de Clubes ganada al Al Ain. (EFE)

Debería ser al contrario, pero el escenario en el Real Madrid se pone todavía más a favor para Florentino Pérez en materia de fichajes. Solari da manos libres al presidente para que continúe con la política que más convenga al club y no habrá ninguna petición por parte del técnico para este mercado de invierno. Solari no tiene necesidad de reforzar la plantilla en la primera ventana de fichajes que se abre para el máximo responsable de la parcela deportiva. Es su oportunidad para pedir al presidente algún regalo de Navidad y lo que se limita a decir es “basta con que no nos durmamos en los laureles”.

El balance que hace Solari es positivo desde que se hizo cargo del banquillo el 13 de noviembre y ha cerrado el año con la consecución del Mundial de Clubes. El título de campeones del mundo enfría la idea de reforzar la plantilla a mitad de temporada. Solari tiene el convencimiento de que ha cambiado la dinámica negativa por una más favorable desde que le hizo el encargo el presidente. Han sido 13 partidos en los que ha conseguido 11 victorias, 2 derrotas y ningún empate. Con 37 goles a favor y 8 en contra. Los resultados se consideran buenos y las sensaciones pueden mejorar porque ha habido partidos en los que la imagen ha vuelto a encender las alarmas. Como la dura derrota contra el Eibar en Ipurua y la del CSKA de Moscú en el Bernabéu.

La calma regresa a los despachos del Bernabéu con un nuevo título después de la decepción de perder la Supercopa de Europa contra el Atlético de Madrid y la conformidad de Solari con la plantilla que tiene entre manos. Florentino no tiene un técnico pedigüeño. Más bien un cómplice en lo que se refiere a cómo hay que llevar o gestionar una plantilla que ha pasado de tener a Zidane y Cristiano Ronaldo –con todo el peso que tenían en el vestuario– a sufrir por el despido de Lopetegui y tener que reconstruir el proyecto con más confianza. Para el entrenador argentino es un reto el que le han puesto por delante. No pide nada de nada y decide ser más 'florentinista' que el propio presidente. Se le ha presentado una oportunidad y no quiere más cambios de jugadores. Después de aterrizar y tomar las primeras decisiones, que no gustan a todos los jugadores, seguirá adelante con su plan.

A la espera de Brahim Díaz

En el Real Madrid estarán atentos al mercado de invierno por lo que se pueda presentar y uno de los nombres que está sobre la mesa es el del joven malagueño del Manchester City, Brahim Díaz, que acaba contrato a final de esta temporada. Podría ser el único fichaje de enero por aquello de mantener las buenas relaciones institucionales con el club inglés. El Madrid se ha interesado, pero tampoco ejecutaría su fichaje a cualquier precio. Tiene que ser una ganga. No hay más nombres para reforzar la plantilla en esta ventana. Durante la crisis de resultados con Lopetegui se planteó la posibilidad de repescar a Mario Hermoso –central del Espanyol– por 7 millones de euros. Adelantar el regreso de Rodrygo –delantero del Santos– y el de Exequiel Palacios –centrocampista de River Plate–. Se enfrían estos movimientos.

“La plantilla es amplia y hay que recuperar jugadores que están lesionados”, sostienen en el club. Es la postura que comparte Solari, que se apunta el hallazgo de Marcos Llorente como uno de los ‘fichajes’ para lo que resta de temporada. El entrenador no quiere más jugadores porque cuenta con mejorar el rendimiento de futbolistas que están por debajo de su nivel. Es el caso de Marcelo. Está convencido de que Marco Asensio –lesionado en el Mundial de Clubes– tiene que volver a ser determinante. Quiere rescatar a Mariano, con el que apenas ha podido contar por las lesiones. Igual que Vallejo y los canteranos: Reguilón, Fede Valverde y Javi Sánchez. Su gran apuesta es Vinicius, al que fue capaz de dar el caramelo de jugar unos minutos en la final del Mundial de Clubes. Y su asignatura pendiente pasa por ganarse a Isco.

Solari tiene entre ceja y ceja demostrar a Florentino que está capacitado para sacar rendimiento a la plantilla que hay sin más refuerzos. Fomenta la competencia, insiste en conseguir ser más sólidos y exige elevar el nivel físico con más mando del preparador italiano, Antonio Pintus. La ilusión y la alegría con la que vive día a día el técnico es la que quiere contagiar a un grupo de futbolistas que reniegan de otro cambio de entrenador. Volverán a aparecer momentos de dificultad en los que se pondrá en duda la capacidad de la plantilla para ganar los mejores títulos. Pero Sergio Ramos, el capitán, se marchó de vacaciones dando un paso al frente cuando dijo: “Hay que respetar a Solari. ¿Mourinho? Llevamos cinco años sin él y lo hemos ganado todo”. Son los primeros síntomas del ‘ facto Solari’. Se enfrían los fichajes.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios