al margen de lete, presidente del csd

José María García y Alejandro Blanco 'tutelan' la salida de Villar de la Federación

El periodista y el presidente del Comité Olímpico Español han hablado con el dirigente para convencerle y pactar una salida con el beneplácito del Gobierno

Foto: En el CSD califican a Alejandro Blanco (i) como un soldado de Villar. (EFE)
En el CSD califican a Alejandro Blanco (i) como "un soldado de Villar". (EFE)

Ángel María Villar se ha retirado en estos días a su casa en La Rioja, en la localidad de Santo Domingo de Silos. El presidente saliente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), imputado en una supuesta red clientelar que terminó con la puesta en marcha de la Operación Soule, se encuentra alejado de los focos mediáticos esperando el desarrollo de los acontecimientos en el proceso judicial abierto que le llevó a pasar 12 días en la cárcel, de la que salió tras depositar 300.000 euros de fianza.

El dirigente está suspendido durante un año de sus funciones después de que la Comisión Directiva del Consejo Superior de Deportes (CSD), con su presidente José Ramón Lete a la cabeza, tomase la decisión de manera cautelar y revisable. La medida, que se produjo el 25 de julio, terminaba con 29 años de presidente de Villar.

En estos momentos el dirigente ha colocado al mando de la RFEF a uno de sus hombres de confianza, su tesorero Juan Luis Larrea. Un nombramiento a todas luces irregular que entre otras medidas incumple los estatutos al no incluir a un vicepresidente en su Junta. Villar sopesa las medias a tomar en un futuro a corto y medio plazo mientras en la Federación la situación cada vez es más caótica: este viernes dimitieron 14 presidentes territoriales para forzar la salida definitiva del dirigente vasco.

José Ramón Lete presidió la reunión de la Comisión Directiva del CSD que suspendió a Villar el 25 de julio. (EFE)
José Ramón Lete presidió la reunión de la Comisión Directiva del CSD que suspendió a Villar el 25 de julio. (EFE)

Lete, al margen

Desde el Gobierno se insiste para que deje el cargo antes de que se produzcan las resoluciones judiciales de la Operación Soule, que sigue su lento curso en la Audiencia Nacional. Y en ese proceso aparecen dos figuras que están adquiriendo un papel protagonista a la hora de tratar de hacer entrar en razón a Villar, dos personas cercanas al dirigente que han dado la cara públicamente por él en numerosas ocasiones: José María García y Alejandro Blanco.

En los últimos días los dos han hablado con Villar para intentar desbloquear la situación y convencer al expresidente de la RFEF para que ponga en funcionamiento una transición. De hecho, José Ramón Lete se ha entrevistado con alguno de los posibles candidatos a ofrecer ese relevo al bilbaíno. Sin embargo, Villar tiene claro que será él quién decida el nombre de su sucesor. Alguien que no levante las alfombras ni mire al pasado, mientras se resuelve su futuro en los tribunales.

José María García defendió públicamente a Villar.
José María García defendió públicamente a Villar.

Blanco, "un soldado de Vilar"

Blanco y García son dos personas cercanas a Villar. El primero, presidente del Comité Olímpico Español (COE), le ha mostrado su apoyo a lo largo de los años, aunque hace unas semanas lo borró del Comité Ejecutivo de dicho organismo, donde mantiene al imputado presidente de la Federación de Taekwondo, Jesús Castellanos, investigado por presuntas irregularidades delictivas como fraude, malversación, administración desleal, apropiación indebida y falsedad.

Alejandro Blanco, al que en el CSD califican como “un soldado de Villar”, siempre se ha posicionado a favor del vasco, al que felicitó el pasado mes de mayo, tras su reelección, destacando “el éxito del trabajo en una Federación como la de fútbol, que representa la excelencia de hacer las cosas bien". "Ángel tiene la costumbre de presentarse y ganar, y eso a veces hacer que disminuya la admiración. A veces tenemos todo lo mejor y nos habituamos a eso y a veces no somos conscientes de lo que estamos viviendo. Tenemos el mejor fútbol del mundo porque los que estáis aquí y otros que están trabajando hacéis lo que sea para que vuestros sueños se conviertan en realidad. Ese es vuestro ejemplo y será vuestro legado. Sois un gran modelo para este gran país que es España", dijo en la Asamblea General que reeligió a Villar.

Blanco, enemigo declarado del antiguo secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal, fue uno de los organizadores de la famosa cena-motín contra el CSD que se celebró el 10 de febrero de 2016. Villar y Blanco reunieron en el restaurante Knife de Madrid a varios presidentes federativos que se encontraban, por entonces, enfrentados abiertamente a Cardenal. La justificación de aquel encuentro fue una invitación de José Luis Escañuela, el que fuera presidente de la Federación de Tenis, que está inhabilitado y del que poco se sabe de sus temas judiciales, más allá de que la denuncia en Anticorrupción sigue ‘dormida’. La salida de Cardenal y la llegada de Lete han apaciguado el ambiente y Blanco ha pasado de ser enemigo irreconciliable del CSD a convertirse en cooperador necesario del Gobierno para desatascar el tema de Villar..

Ángel María Villar salió de prisión el 1 de agosto tras pagar 300.000 euros de fianza. (EFE)
Ángel María Villar salió de prisión el 1 de agosto tras pagar 300.000 euros de fianza. (EFE)

García, Villa y... Globalia

La otra figura que emerge es la de José María García, quien mantiene estrechos lazos con las cúpulas altas de Gobierno. El que fuera periodista radiofónico de referencia en España también mantiene una buena relación con Villar, y su papel en este intento de forzar una salida discreta del bilbaíno está siendo importante García defendió de forma encendida en los medios al dirigente tras conocerse su detención. “Es el directivo más honesto. Creo en la honradez de Ángel María Villar y tendrá mi modesta ayuda. Creo en Ángel. Si es cierto el 10% de lo que se cuenta, sólo el 10%, le retiraré el saludo. Mientras tanto tiene mi apoyo y mi sangre”, declaró a 'El Español'.

García participó en una comida desvelada por El Confidencial el pasado 12 de julio, pocos días antes de la detención de Villar, junto al presidente de la RFEF y el empresario Juan José Hidalgo, presidente y fundador del grupo Globalia y previamente de Halcón Viajes. Encuentro que coincidió en el tiempo con la ruptura de la Federación con El Corte Inglés como agencia de viajes tras más de 25 años de relación para pasar a trabajar con Globalia.

También estuvo vinculado a este grupo turístico otro de los hombres que está siendo investigado, el exsecretario de Estado para el Deporte en la época socialista Rafael Cortés Elvira. Elvira llegó a formar parte del grupo Globalia en calidad de consejero independiente, cargo del que dimitió en 2012. Hoy es investigado junto a su mujer, Maria Elena Herrero, como administrador único de General de Asesoramiento Corell SL por percibir ingresos del Grupo Santa Mónica por importe de más de 1.500.000 euros entre 2010 y 2012.

Mientras sigue el curso judicial del caso, que esta semana registrará nuevos movimientos, José María García y Alejandro Blanco siguen ‘trabajando’ para desatascar la situación y permitir al Gobierno salvar una incómoda situación en la que Lete se desempeña por su lado. Una transición que, de llevarse a buen puerto, tendrá en Blanco y a García a dos figuras imprescindibles. Y el Gobierno deberá un favor a ambos…

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios