EL ENTORNO QUE RODEA A LA SCUDERIA

Por qué Ferrari pierde, explicado por sus mejores ingenieros (que se han ido)

Andrea Stella y Aldo Costa emigraron a equipos británicos tras su salida de Ferrari, y explican las razones por las que el equipo italiano no consigue títulos a pesar de su potencial

Foto: El incidente entre Vettel y Leclerc en Brasil fue el cénit del duelo entre ambos en otro año sin títulos para Ferrari (EFE)
El incidente entre Vettel y Leclerc en Brasil fue el cénit del duelo entre ambos en otro año sin títulos para Ferrari (EFE)

“Es cierto que podíamos haber ganado más carreras. Pero para ganar el campeonato necesitábamos un coche más rápido y fiable. No teníamos nada de ello, aunque no estábamos lejos. Aún tenemos que cerrar la brecha, y creo que es posible”. Al cierre del presente campeonato Mattia Binotto hacía examen de conciencia ante una temporada de expectativas no realizadas. Un año más, con las mismas palabras tantas veces escuchadas a sus predecesores. ¿Qué falla en el equipo italiano, cuando algunos de sus exingenieros reconocen que Maranello alberga el mismo talento y medios que en los equipos británicos?

Aldo Costa -hasta hace pocos meses en Mercedes- y Andrea Stella -relevante figura técnica en McLaren- comparan su experiencia en Gran Bretaña tras haber crecido antes en la Scuderia. Y ambos coinciden en su diagnóstico de las causas o razones, incluyendo su relación con los camareros de bar italianos y británicos.

"Hay lo mismo que en Inglaterra"

“(Ferrari tiene) la misma gente, la misma calidad, mismas cualidades, pero diferentes resultados a cuando estábamos todos en Ferrari”, explica Aldo Costa al medio italiano 'Automoto.it'. Tras participar de los títulos logrados en la era de Todt y Schumacher abandonó el equipo como cabeza de turco elegida por Montezemolo en 2011 ante la falta de resultados desde 2008, año del último título logrado (Constructores solo). “No falta nada en Ferrari”, coincide Stella. “El mismo equipo, personas capaces y preparadas, disponibilidad idéntica a las que he encontrado en Inglaterra, por lo que no es un problema de disponibilidad de material o desconocimiento. En Ferrari hay de todo lo que hay en Inglaterra". Entonces, ¿dónde radica el problema?

Aldo Costa en 2016 rodeado por Raikkonen, Rosberg y Hamilton. (EFE)
Aldo Costa en 2016 rodeado por Raikkonen, Rosberg y Hamilton. (EFE)

Para Aldo Costa, “solo hay una respuesta: es cuestión de método” en referencia a los sistemas de trabajo y ambiente que se respira en torno al equipo italiano. Uno de los líderes de Mercedes para la era híbrida (hasta su reciente vuelta a Italia como director técnico de Dallara Automobili) Costa explica la distinta filosofía que se respira en los equipos británicos, aludiendo a un rasgo muy enraizado en la genética de Ferrari: la política interna que tanto condiciona el trabajo cotidiano, a diferencia del enfoque más racional y directo de los equipos británicos. “El paso de Ferrari a Mercedes no fue doloroso para mí, me encontré con esta oportunidad y la acepté. Me mude a Inglaterra y descubrí un modo de trabajar muy pragmático, sin camarillas ni política. Se afrontan los problemas desde el punto de vista técnico, te equivocas y se empieza de nuevo. Sin dramas. Con una flexibilidad total de horario de trabajo y de propuestas. Al margen de tener que haber ido a Inglaterra, el trabajo ha sido simplemente estupendo, he encontrado gente fantástica y han sido algunos de los mejores momentos de mi carrera”.

Libertad sin miedo al fracaso

Para Costa, el 'método' de Mercedes radica en que “al personal se le pone en las mejores condiciones para expresarse al máximo sin temer el fracaso. ¿Hay equivocaciones? Se echa el velo sin drama". Stella matiza el tema: "En realidad, cuando estás en Maranello nunca desconectas, no es un trabajo, es algo más. En métodos, ahora que estoy en Inglaterra y comparo con otras realidades, no veo ninguna diferencia. En Ferrari tienen los mismos enfoques y métodos que los ingleses. No falta nada, mucho menos la experiencia, y la habilidad de alguien como Binotto, por lo que solo lleva tiempo volver a ganar, en Maranello es lo único que falta, y por eso tenemos problemas”.

Fernando Alonso y Andrea Stella en 2010. (EFE)
Fernando Alonso y Andrea Stella en 2010. (EFE)

La singular personalidad histórica de Ferrari, su peso específico en la sociedad italiana y su condición de icono internacional envuelven al equipo italiano con una singular presión a la que no son ajenos sus integrantes, atmósfera infiniamenfe más liviana en los equipos británicos. "En Ferrari estás bajo observación en todo momento del día debido a la presión de los medios de comunicación, de los aficionados, los accionistas”, explica Costa, que también utiliza el mismo ejemplo que Andrea Stella, “el simple camarero en el bar todas las mañanas”.

Las preguntas del camarero

El permanente escrutinio sobre Ferrari, la presión de los aficionados y medios de comunicación, juegan en contra de la necesaria perspectiva y tranquilidad interna, obviando la naturaleza de la Fórmula 1. "Simplemente, la gente y los aficionados no saben que para obtener rendimiento y prestaciones se necesita un trabajo de dos o tres años, para una fiabilidad total se requieren cinco años de investigación. Es cuestión de tiempo porque en Fórmula 1 no se inventa nada”, explica el actual director de rendimiento de McLaren, que siguió a Fernando Alonso al equipo británico. "La diferencia es que en Inglaterra la Fórmula 1 es solo un trabajo. Cuando termino de trabajar en McLaren, salgo de la oficina y me voy a casa. Quizás en el bar me encuentro con colegas de otros equipos, intercambiamos opiniones, ideas... Y el tema termina ahí. El portero de casa, el barman o el camarero, tal vez sepan que trabajo en la Fórmula 1, pero no importa mucho. Cuando estaba en Ferrari, no era un trabajo. Fue una misión que te absorbía por completo".

De aquí la prueba del algodón con los camareros: “Salías de la oficina, ibas al bar a tomar un café y el camarero te preguntaba: Entonces, con este Ferrari, ¿Ganamos o no? Ibas al restaurante y encontrabas al aficionado o a quien te servía preguntando: ¿ganamos la próxima carrera? Y así sucesivamente. Abrías el periódico por la mañana y todos los días había un artículo sobre Ferrari". ¿Ganaran entonces el día que los camareros no pregunten tanto a sus trabajadores cuando salen de Maranello?

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios