los altibajos de charles leclerc

Cuando un piloto de Ferrari dice adiós estrellándose en su último día de trabajo

Charles Leclerc puso el fin de una temporada de luces y sombras tanto para él como para Ferrari. En lo personal ha sido capaz de lo mejor... y también de lo peor, como su último día

Foto: El Ferrari de Leclerc, en Alemania, acabó bajo un cartel de Mercedes. (EFE)
El Ferrari de Leclerc, en Alemania, acabó bajo un cartel de Mercedes. (EFE)

Entre este tuit de Ferrari: “Nada mal para ser tu primer año de rojo: 21 carreras, 2 victorias, 7 poles, 10 podios”, y este otro: “Final temprano para Charles Leclerc en la sesión de hoy al golpearse contra las barreras dos horas antes de que terminase la jornada” hay una diferencia de 11 minutos. Estos dos apuntes del último día de test en Abu Dabi -y de la temporada 2019- refleja la esencia del curso del joven monegasco de 21 años: unos números brillantes para ser su segundo año en Fórmula 1, pero con aspectos a mejorar si quiere ir en línea con la etiqueta de futuro líder sólido que se le ha colocado.

La teoría de un test dicta que la primera premisa es devolver el coche sano y salvo a casa y no perder más que ganar en el tiempo que el coche esté en pista. En su accidente de este miércoles -provocado por la pérdida del control del monoplaza tras pisar un bordillo-, ‘simplemente’ se pierden dos horas de trabajo en pista y, por tanto, dos horas que se esfuman de datos recogidos a analizar… Al ser la última prueba del año no se pierden las horas de trabajo en reconstruir el monoplaza ya que no habrá próxima vez. Aún así, es extraño que un piloto de su categoría cometa este tipo de fallos, como también han sorprendido otros errores durante su estreno de rojo.

Comenzó la temporada intentando encontrar el punto a su nuevo vehículo. Leclerc debía explorar los rincones del SF90H para sacarle su potencial y los sábados no lo logró hasta el GP de Francia, octava carrera de la temporada. A partir de ahí ha sido, simplemente, el mejor en clasificación. ¿Se puede permitir el lujo un piloto top de tardar ocho fines de semana en encontrar ese punto dulce al coche? Recordemos que es su segundo año en F1, tiene 21 años, nunca antes alguien tan joven había estado en esta situación en la Scuderia… Es difícil comparar y a quien exige resultados para Charles desde ya se le puede responder con la palabra “paciencia”.

El punto débil en carrera de Leclerc

En carrera, también ha tenido un punto débil durante la temporada en comparación con su compañero, Sebastian Vettel (al que ha batido en la tabla de puntos): la gestión en carrera de neumáticos, cómo se puso de manifiesto en Hungría, por ejemplo, o en los últimos compases de Austria. Un tema este que fue corrigiendo a medida que avanzaba la temporada. El propio Leclerc no lo ocultaba. Mera cuestión de tiempo y experiencia.

Sus dos accidentes (más el de Brasil)

Al margen de estos ‘debes’ por su estilo de pilotaje que debería ir corrigiendo a través de la experiencia están otros más llamativos que son los que le han puesto, en alguna ocasión, la cara más roja que su coche:

Un accidente en la clasificación del GP de Azerbaiyán: "Ha sido culpa mía, estoy muy decepcionado conmigo mismo. Ferrari ha venido con un coche muy bueno este fin de semana y ahora mismo me faltan las palabras. Tendré que trabajar y volveré más fuerte. Necesito estar un poco a solas, pensar en lo que ha sucedido y mañana será un día mejor. He sido estúpido delante de todos, tengo que admitirlo”, señaló tras su golpe en la Q2 que le privó de salir por delante en Bakú.

Otra salida en la carrera del GP de Alemania: “Estoy decepcionado conmigo mismo hoy. No es un gran error. Es un pequeño error, y no he cometido errores más grandes durante la temporada”, al tiempo que indicó que “es inaceptable que tengamos tan poco agarre en las dos últimas curvas”, refiriéndose al asfalto. Sin ese error pudo liderar la prueba, en lugar de abandonar.

Un movimiento ‘desleal’ en la clasificación de Italia con respecto a Vettel.

Dentro de Ferrari saltaron chispas en Brasil.
Dentro de Ferrari saltaron chispas en Brasil.

También se ha puesto en duda que vaya a ser un hombre 100% del equipo observando el caso de Monza y viendo que con 21 años y estando en su primer año en Ferrari, haya dejado en mal lugar a la Scuderia en un par de ocasiones, en Sochi (“Me pusieron detrás, respeté todo... Hablaremos luego, pero obviamente ahora es complicado reducir la diferencia”) y en Singapur (“Entiendo totalmente que si la decisión se ha tomado es por el bien del equipo, seguro. Es frustrante entender desde el coche lo ocurrido. Hice la pole, lo he hecho todo bien, me he ceñido al plan previsto antes de la carrera. Teníamos que frenar todo lo que pudiéramos a los de atrás para mantener el espacio, no debíamos apretar y no esperaba el 'undercut', pero así es la vida”).

Además, aunque fuera más culpable Sebastian Vettel, tuvo su porción de responsabilidad en el accidente del GP de Brasil que dejó a Ferrari sin puntos en la penúltima carrera del año.

Dando un repaso a su historial de este año, ha estado en demasiados episodios negativos como para aseverar que está llamado a ser el piloto que personifique el liderazgo y los valores de Ferrari. Sin embargo, recordando la edad, la corta experiencia en F1 y los fabulosos resultados obtenidos, se obtienen unos argumentos lo suficientemente buenos como para ver el vaso medio lleno (y algo más). Pero terminar el año con un accidente... Pese al bajón de terminar así, en la balanza, a día de hoy, compensa.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios