LA PRESIóN PARA NO PERDER AL PILOTO HOLANDéS

De lobo a cordero: por qué Red Bull es hoy un equipo agobiado por Max Verstappen

La familia Verstappen aparece cada vez más impaciente ante el rendimiento de Red Bull, del que duda incluso para la próxima temporada en la que el piloto queda libre de contrato

Foto: Jos Verstappen recientemente dudaba de Red Bull para ofrecer a su hijo cada vez más impaciente hijo el material que le haga campeón del mundo (EFE)
Jos Verstappen recientemente dudaba de Red Bull para ofrecer a su hijo cada vez más impaciente hijo el material que le haga campeón del mundo (EFE)

Como la Luna, la Fórmula 1 tiene su cara oculta. En ella se mueven hilos y situaciones que solo se conocen cuando el sol ilumina. Como el mercado de pilotos, cuyos protagonistas van a empezar a posicionarse poco a poco ante los cambios telúricos que podrían producirse la próxima temporada, y donde la capacidad para anticiparse y sorprender al rival será un factor crucial. Con Max Verstappen como uno de los principales.

“No creo que quede ninguna pista ya en la que podamos hacerlo bien esta temporada”. Este próximo fin de semana llega el Gran Premio de México. El piloto holandés ha ganado las últimas dos ediciones en un trazado idóneo para los monoplazas austríacos. Pero si escuchamos a Verstappen, no será el caso en la próxima edición. "Hay que ser realistas, por supuesto, lo hemos hecho muy bien en los dos últimos años, pero este año lo hemos tenido más complicado con el coche, así que no esperéis de nosotros que repitamos, especialmente viendo a Ferrari y lo rápido que van en las rectas”.

Verstappen no ha ocultado su pesimismo ni tampoco su impaciencia tras las vacaciones de verano. Red Bull ha perdido terreno. Pero fue el reciente aldabonazo dado por su padre, Jos, el que ha debido de encender las alarmas en Red Bull. Aviso para navegantes. Algo debe estar moviéndose en torno a Max Verstappen.

2020 ¿un año perdido?

Desde su victoria en Austria, Red Bull vivió una brillante etapa, incluyendo Silverstone, donde el monoplaza austríaco sufría frente a Mercedes y Ferrari en pasadas ediciones. Pero tras la pausa veraniega, equipo y piloto parecen haberse quedado nuevamente en tierra de nadie, como a principio de temporada. Tampoco le ha acompañado la suerte con sus incidentes en Spa y Suzuka. Parón en seco. Pero ya no se trata de la presente temporada.

Los Verstappen, padre e hijo, se mueven en otra clave: el rendimiento futuro del equipo sigue arrojando dudas sobre la capacidad de Red Bull para darle al vástago el material para lograr un título que ambos mentalmente ya tienen conseguido, a falta solo del arma que lo permita. De aquí su impaciencia. Recientemente Jos Verstappen lanzaba el torpedo. “Las expectativas es que reduciríamos las diferencias esta temporada, pero no lo parece. Tenemos que trabajar duro y el equipo tiene que cambiar, de lo contrario la próxima temporada será un año perdido. Todo el mundo está construyendo un nuevo coche para la nueva temporada, pero nosotros hemos tenido un año para lograrlo y no nos hemos acercado. ¿Por qué deberíamos lograrlo el año que viene?”. Estoy preocupado, el equipo tiene que hacer cambios para luchar por el título".

"En las últimas carreras nos hemos quedado a medio segundo”. Verstappen padre cuestionaba todos los frentes. “Max no puede hacer mucho, vamos por detrás con el coche, con el motor, tenemos que trabajar más en ello para luchar por el título el próximo año”. Incluso acudía a la frustración que su hijo expresaba públicamente durante las entrevistas de los últimos grandes premios. "Ponedle en un buen coche, y luchará por el título. Llevamos un par de años en Red Bull y no parece que vayamos a competir por el título el próximo año”. Quién hubiera podido ver el gesto de Christian Horner y Helmut Marko al leer tales declaraciones.

Formula One F1 - Japanese Grand Prix - Suzuka Circuit, Suzuka, Japan - October 13, 2019. Red Bull's Max Verstappen before the race. REUTERS Kim Hong-Ji
Formula One F1 - Japanese Grand Prix - Suzuka Circuit, Suzuka, Japan - October 13, 2019. Red Bull's Max Verstappen before the race. REUTERS Kim Hong-Ji

Red Bull, a la defensiva

Aunque desmentidas por Toto Wolff, el propio Marko ha reconocido en varias ocasiones el interés de Mercedes por Verstappen, su gran apuesta personal. "No diría que 2020 es crucial, pero es el último año que podemos hacer a Max el campeón del mundo más joven de la historia, y tenemos que rendir, desde luego". En un contexto donde tanto Hamilton, como Vettel, como el propio holandés acaban contrato la próxima temporada. Por edad y proyección, Verstappen es uno de los activos más cotizados. Para el equipo alemán podría ser el relevo de un Hamilton al que cada vez le queda menos recorrido en la Fórmula 1. Y por qué no Ferrari…

Hoy, Red Bull se antoja un equipo a la defensiva y bajo la necesidad de responder a las presiones de Max Verstappen. Tras las declaraciones del padre, Marko salía a la palestra para defender y ‘vender’ a su equipo. “Desde el punto de vista del chasis, estaremos mucho mejor preparados que este año. Y los desarrollos de Honda nos hacen pensar que en 2020 estará al mismo nivel que Mercedes y Ferrari”, entre otros argumentos “Max es alguien diferente a su padre, ve la foto global. Estuvo en Sakura (la sede de Honda) y ve lo que llega, y la determinación de Honda para desarrollar el motor y hacia la Fórmula1. En la fábrica, veía lo que había. A veces los padres de los corredores, desafortunadamente, pueden excitarse un poco”, respondía Horner a los mensajes de Jos padre. Pero el británico conoce la sintonía de padre e hijo, que desarrollan los papeles de “poli bueno, poli malo” cuando Max Verstappen está a punto de quedar libre para negociar su futuro.

Antes del Gran Premio de México, Horner también se justificaba en la misma línea que Marko. “Este año hemos dado un impulso, siempre iba a ser un año de transición. Creo que lo que Honda ha hecho durante este año ha sido positivo y, desde el punto de vista del chasis, los nuevos alerones nos han afectado más que a nuestros rivales, pero lo hemos entendido y lo hemos solucionado, parece que estamos cogiendo ritmo en el desarrollo de este coche para el de 2020”. Quién ha visto y quién ve hoy a Red Bull. De arremeter inmisericorde contra Renault porque el fabricante francés lastraba su rendimiento, hoy aparece como una organización presionada y en deuda con la familia holandesa para no perder a su joven estrella a partir de 2021. Por mucho que diga Christian Horner. De momento, ya puede subir Max Verstappen al podio del Gran Premio de México.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios