Solo tres puntos en los dos últimos GP

El punto negro que frenó en seco la espectacular racha de Max Verstappen

La llegada a Spa y Monza, dos circuitos donde Red Bull sufriría por el déficit de potencia de Honda, significaron el parón en seco de una racha espectacular. 21 grandes premios sin abandonos

Foto: Verstappen ha sufrido dos varapalos en Spa y Monza. (Reuters)
Verstappen ha sufrido dos varapalos en Spa y Monza. (Reuters)

Antes de Spa, Max Verstappen tenía la moral por las nubes después de dos victorias en las últimas cuatro carreras que lo habían catapultado en la clasificación. Pero la llegada al trazado belga y a Monza, dos circuitos donde Red Bull sufriría por el déficit de potencia de Honda, han provocado el parón en seco de una racha espectacular: 21 grandes premios sin abandonos y sin bajar del quinto puesto.

El piloto holandés tiró por la borda dos buenas oportunidades de defender su tercer puesto en el mundial, sobre todo sabiendo que tendría que evitar daños ya que Ferrari sería el equipo más fuerte en ambos circuitos. Se quedó con tres puntos de 50 posibles y ahora ve a Charles Leclerc acercarse peligrosamente. Lo peor de todo es que sus resultados llegan de dos errores perfectamente evitables. El holandés falló en las dos salidas, una muestra clara de su punto débil cuando no consigue clasificar en la parte delantera.

Dos errores evitables

Verstappen cometió dos errores impropios de su talento. Fallos con muchas similitudes, pero también con diferencias. En Bélgica se equivocó en la salida y en los primeros metros cayó varias posiciones. Después de ese fallo quiso revertir la situación a la desesperada y se la jugó en la primera curva frenando más tarde que sus rivales y tirándose por el interior. Algo que en un interior tan estrecho y con tantos coches a su lado, podía desembocar en accidente, y así fue. El holandés rompió su suspensión y acabó estrellándose contra las protecciones.

Verstappen cargó con las culpas. "Tuve una mala salida, no sé por qué. Luego también creo que frené un poco más tarde que los dos coches que tenía delante y todo iba bien hasta ese momento", comentó el holandés. "Creo que Kimi Raikkonen no esperaba que yo estuviera en el interior. Simplemente hizo su línea normal y entonces nos tocamos. Mi suspensión se rompió y me fui contra el muro".

En Italia, Verstappen cruzó la línea en octava posición. Una gran remontada en muchos casos teniendo en cuenta que partía en última posición, pero que quedó en mucho menos después de su tremendo error en la primera curva que estuvo a punto de costarle la carrera.

En la salida, el holandés se lo tomó con calma y comenzó a frenar muy pronto teniendo como prioridad evitar cualquier situación de riesgo. Aun así, la llegada a la primera le pilló desprevenido por la extrema lentitud de los monoplazas de delante. Tuvo que irse a la hierba y dañar su alerón delantero, una muestra clara de la falta de conocimiento en este tipo de salidas en un circuito como Monza. "De repente, todos se pararon. Intenté evitarlo, pero aun así creo que toqué a Pérez", explicó Verstappen. Si en Spa fue un fallo por precipitación, en Monza fue más de preparación. Pero al fin y al cabo dos errores con un mismo factor común: la falta de experiencia del holandés en salidas por debajo de su posición natural.

Max Verstappen durante el Gran Premio de Italia. (Reuters)
Max Verstappen durante el Gran Premio de Italia. (Reuters)

El déficit de Honda

Honda también jugó en contra de las posibilidades del holandés. Los japoneses tenían dos pruebas de fuego en Spa y Monza para medir el gran paso dado esta temporada. El resultado del examen no fue el deseado y se les vuelven a abrir las costuras en trazados donde la potencia es el elemento diferencial. En Bélgica perdieron ocho décimas con Ferrari en el primer sector y en Italia, Alexander Albon fue incapaz de adelantar a Carlos Sainz. Este déficit provoca la inquietud de Verstappen y Red Bull.

La ventaja de Ferrari en la unidad de potencia fue evidente en Bélgica e Italia. La superioridad fue tal que acabó desesperando a un Mercedes con más ritmo de carrera. Renault también dio un paso adelante con un gran resultado en Monza. El mejor crono de Verstappen en el primer sector de Spa fue tres décimas más lento que el de Renault y ocho más lento que el de Ferrari. En Monza, Albon fue el mejor ejemplo de frustración al no poder con Carlos Sainz en recta. "Desafortunadamente, no teníamos el ritmo en las rectas para adelantar, así que he tenido que hacerlo en las curvas. Eso ha derivado en una gran cantidad de maniobras de lado a lado de la pista y en un momento simplemente he perdido demasiado agarre, así que ha comenzado a complicarse".

Verstappen, que ha tenido cuidado de no criticar a Honda en 2019, admitió en el medio holandés 'Algemeen Dagblad': "A veces creo que jugamos demasiado a salvo. Con demasiada frecuencia se acerca al límite y para. Con otros motores eso no sucede (...) Al mismo tiempo, no hemos tenido problemas importantes con el motor, pero a veces creo que un poco más de riesgo también estaría bien". Una vez superados los dos grandes premios que peor se acoplan al Red Bull, Verstappen deberá retomar el buen camino que encauzó desde su fatídico accidente en los Libres 3 del Gran Premio de Mónaco de 2018.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios