las diferencias se reducen

Red Bull, a ocho décimas: por qué Alonso y McLaren necesitan una carrera loca

Alonso y McLaren confirman en los entrenamientos la evolución del MCL33 al entrar en el Q3 por primera vez. Pero en carrera se abren muchas opciones estratégicas

Foto: Fernando Alonso entró por primera vez en la temporada en la Q3. (EFE)
Fernando Alonso entró por primera vez en la temporada en la Q3. (EFE)

"Hoy el resultado es una confirmación importante de la enorme cantidad de trabajo que ha habido entre bastidores para acercarnos a los rivales que están por delante de nosotros". Éric Boullier se mostraba satisfecho con el resultado de los entrenamientos para McLaren en el Gran Premio de España, muestra de la progresión del equipo británico con la primera fase en la evolución del MCL33. La primera Q3, y con cierta holgura. Buenas noticias tras meses de incertidumbres y dudas en el equipo.

Si por su configuración Montmeló se considera un buen yunque de referencia para el rendimiento global de un monoplaza, McLaren ha dado un paso para reducir diferencias, al menos con el grupo intermedio. Y Fernando Alonso también lo confirmaba tanto con el octavo puesto de parrilla como por sus palabras durante el fin de semana. "Creo que el coche funciona mejor que antes, estoy contento", resumía al terminar la sesión clasificatoria. Eso sí, sin venirse arriba. "Aquí hemos dado el primer paso con un coche que mejora, pero tenemos que traer más partes lo antes posible".

A ocho décimas de Red Bull

"Es difícil ser preciso sobre lo lejos que estábamos, pero en las primeras clasificaciones del año, en la Q2, estábamos entre 1.8 o 2 segundos por detrás. Es mi estimación, no sé cuanto tiraron los demás en la Q2, quizás sea un poco más, un poco menos, dependiendo del circuito", apuntaba Alonso el jueves para poner en contexto la situación de McLaren los sábados, recordando también que "muchos equipos iban a traer innovaciones". Los primeros datos indican que, en un trazado como Montmeló, el equipo británico ha reducido esas diferencias.

La pista catalana no cuenta con tantas rectas como trazados anteriores que tanto han penalizado al MCL33 en la primera parte de la temporada. Por tanto, puede que Montmeló también haya contribuido a reducir diferencias por el efecto de su configuración. Pero coincidiendo con las novedades aerodinámicas, Alonso se clasificó a 1,5 segundos de la pole, y a ocho décimas de los dos Red Bull, la menor diferencia en 2018. "Ha sido nuestra mejor clasificación del año, ha sido un paso adelante, necesitamos más, un paso adelante, pero al menos estamos en la dirección adecuada, porque se confirma que todo lo que traemos al circuito va en la dirección adecuada". En todo caso, serán necesarias más pistas para confirmar la progresión. Pero la siguiente carrera será en Mónaco, por lo que McLaren podría contar con un tiempo de respiro y margen para seguir progresando.

La lluvia para volver la carrera loca

Pero si el ritmo de carrera era el punto más fuerte para McLaren hasta el momento, la posición de salida puede representar una gran oportunidad para lograr el mejor resultado para Alonso hasta el momento. El español saldrá sin embargo con el compuesto superblando, utilizado en la Q2, frente al blando de sus rivales. Implica por un lado la ventaja de poder arrancar mejor que sus rivales en torno a su posición y ganar puestos en un trazado donde es muy complicado adelantar. Como desventaja, la obligación de entrar antes para cambiar un compuesto que habrá que quitarse de encima cuanto antes dado su pobre rendimiento para todos los equipos durante el fin de semana.

“Normalmente remontamos seis puestos en cada carrera, así que estaría de acuerdo en mantener esa tendencia”, bromeaba Alonso tras los entrenamientos. Por ello, la pronosticada lluvia vendría en su ayuda por varias razones. "Tengo que salir con los rojos, pero si llueve, todos saldremos con intermedios y de lluvia, con lo que lo de hoy no contaría mucho", explicaba el piloto español, con la esperanza de eliminar el principal hándicap de entrar en la Q3 con neumáticos diferentes a sus rivales.

El nuevo morro del McLaren es una de las claves de su mejoría en Montmeló. (EFE)
El nuevo morro del McLaren es una de las claves de su mejoría en Montmeló. (EFE)

Un asfalto nuevo, pero complicado

Las características del nuevo asfalto de Montmeló podrían neutralizar las diferencias entre monoplazas, además de complicar notablemente el transcurso de la carrera. "Va a estar muy parejo en el grupo medio, la clave será la lluvia, y si llega puede poner todo patas arriba, así que hay que intentar sacar beneficio si hay una carrera loca", entre otras razones, por la nuevas características del nuevo asfalto de Montmeló. "Durante el invierno probamos el nuevo asfalto y era muy resbaladizo y complicado, y si llueve se van a complicar las cosas". Las posibles interrupciones de carrera abrirían más posibilidades estratégicas con una prueba 'patas arriba'.

Posición de parrilla, arrancada, neumáticos de salida, mejor ritmo del McL33 en carrera, una o dos paradas, posibilidad de lluvia... Sin duda, el Gran Premio de España puede ser una carrera loca para Fernando Alonso. Aunque posiblemente se rompa la racha de remontar seis puestos en cada carrera, también caben opciones para el mejor resultado de la temporada ante su afición. "El público ayuda, de manera psicológica, no física, aunque lo intenten… Pero de alguna manera siempre salen aquí las mejores prestaciones, en casa".

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios