vandoorne se queda en la Q1

"Otra vez 13º". Red Bull y Renault le vuelven a sacar los colores a McLaren

Fernando Alonso se agarra a la misma posición de parrilla esta temporada, que es la misma que la media del pasado año, a pesar de un motor que mete a Red Bull y Renault en el Q3

Foto: Fernando Alonso volvió a quedarse fuera de la Q3. No la ha pisado aún esta temporada. (EFE)
Fernando Alonso volvió a quedarse fuera de la Q3. No la ha pisado aún esta temporada. (EFE)

"Ya hemos quedado decimoterceros en varias ocasiones, mas o menos lo mismo. Como siempre, ha sido la tercera carrera que hemos hecho el mismo resultado”. A la hora de las valoraciones, Fernando Alonso se quitaba de en medio como podía la jornada de entrenamientos del Gran Premio de Azerbaiyán, un enojoso trámite que pasar con este MCL33 que ha puesto tan en evidencia a McLaren. La vista solo está puesta en la carrera.

Porque el equipo británico no solo no ha avanzado en 2018, sino que en términos relativos podría decirse que está retrocediendo frente a la pasada temporada, al menos en esta primera parte del campeonato. De hecho, la posición media de parrilla de 2017 ronda la misma posición de la que no se escapa en este arranque de 2018. Eso sí, con un motor teóricamente más potente y fiable.

La oportunidad de asomarse a los diez primeros

Alonso saldrá duodécimo por la sanción de Nico Hulkenberg. Es cierto que la media de posiciones de salida en 2017 estuvo condicionada por las penalizaciones de Honda. Sin embargo, otros resultados de la temporada permitieron entrar en la Q3 al menos en siete ocasiones y ayudaron compensando esa media. En las cuatro primeras carreras de 2017, el español logró un 12º, un 13º y dos 15º. Similares a los de esta temporada, en la que supuestamente iba a permitir una salto cualitativo a McLaren. Si el motor ha mejorado, del monoplaza podría decirse lo contrario. Mientras tanto, los dos monoplazas de Renault y de Red Bull están dentro de la Q3. Alonso lo rubricó al final de la jornada: "No tenemos evoluciones, el coche es igual que el de Barcelona, es normal que vayamos hacia atrás”. También respecto al 2017.

Al menos el español sacó al MCL33 del una Q1 que atrapó a Stoffel Vandoorne. Las banderas amarillas en la primera y segunda sesión "no permitieron preparar bien las vueltas”, y el viento tampoco ayudó al monoplaza británico. Lo que faltaba. Además, para ganar velocidad punta "comprometes grip en las curvas". "No somos los más rápidos", admitió Alonso. En todo caso, asomarse a los diez primeros le permite albergar esperanzas, ese primer paso imprescindible para construir un resultado final desde el sábado, ese esquema que tantas veces ha repetido Alonso esta y otras temporadas de McLaren. Desde la Q1, Vandoorne lo tendrá mucho más crudo.

El mismo esquema de los tiempos de Honda

Porque desde esa posición de parrilla se puede aspirar a ‘pescar’ en un Gran Premio de Azerbaiyán que ya anticipa que será una carrera loca. De esas que permiten aspirar a resultados inesperados. De las que motivan especialmente al piloto español cuando por nivel de monoplaza se tiene un techo determinado. Un patrón incluye una salida ‘cañón’ y la mayor agresividad posible en carrera, el mismo que en los tiempos de Honda.

Aunque habrá pocas oportunidades para el adelantamiento con la interminable recta de Bakú. Los tres equipos de cabeza no saldrán con el neumático más blando, por lo que todo indica que la carrera será a una parada para ellos. Quizás Alonso pueda alargar su primera parada sobre sus rivales que salen inmediatamente por delante y ganar algunas posiciones. Pero sobre el papel su monoplaza quedará expuesto a los adelantamientos en una de las rectas más largas del campeonato. Por ello, Alonso necesita incidentes y abandonos. O un coche de seguridad favorable que permita una monta inspirada de neumáticos en el momento oportuno.

"Cuando sales 12º puedes tener oportunidades durante la carrera. Si estás entre las cuatro o cinco primeras posiciones, tendrás una carrera muy aburrida y tranquila, que es lo que quieren, pero en Bakú eso no va a suceder, va a ser una carrera loca, ojalá que la gente disfrute". El piloto español ya avisa que durante el gran premio habrá "banderas amarillas, coches de seguridad virtual, coches de seguridad, habrá que estar preparados". Y, por supuesto, el viento, que en este caso también podría volverse en contra de un monoplaza cuyas vergüenzas —y la de sus padres técnicos— ha quedado tan en evidencia en este comienzo de temporada. Síntoma quizás, de problemas mucho más graves en McLaren.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios