alonso sigue sacando petróleo al mCL33

McLaren: o le das un 'pepino' a Alonso o puedes acabar como Williams

La carrera china puso en evidencia la diferencia entre Alonso y su monoplaza. Éric Boullier hubo de reconocer que McLaren ha errado el tiro. La presión está ahora en su equipo técnico

Foto: Al fondo, seguidores de Fernando Alonso en la tribuna principal del Circuito de Shanghái este domingo durante el GP de China. (Imago)
Al fondo, seguidores de Fernando Alonso en la tribuna principal del Circuito de Shanghái este domingo durante el GP de China. (Imago)

El sábado, dos monoplazas naranjas tenían que ayudarse mutuamente con rebufos en la interminable recta de Shanghái para paliar su escasa velocidad punta. El mismo coche que el domingo adelantaba a un Ferrari cojitranco para terminar otra vez séptimo. En el Gran Premio de China de Fórmula 1 se visualizó el estado de forma de McLaren y Fernando Alonso, es decir, la distancia que separa a ambos.

“Soluciones más rápidas y más inteligentes que nuestros rivales”. Así se repite el piloto español últimamente con un mensaje para consumo interno de su equipo. Quien conoce la Fórmula 1 entiende bien su carga. Porque la carrera china puso definitivamente a McLaren en su sitio. Tanto, que Éric Boullier tuvo que hincar la rodilla para reconocer la realidad y la dura tarea que el equipo británico tiene por delante. Afortunadamente para Zak Brown y compañía, Alonso ayuda a salvar la cara y la cartera los domingos. Tristemente para la F1, el piloto español sigue lejos de Ricciardo, Vettel y Hamilton.

Un 7º con otro valor al de carreras anteriores

— Fernando, ¿cómo está el equilibrio del coche?

— Todavía algo de sobreviraje, pero la delantera izquierda está casi destruida.

— Nos gustaría que te mantuvieras en pista.

— Correr en el tráfico nos puede matar, hay que tener cuidado con la estrategia.

La conversación entre Alonso y su ingeniero siguió en términos similares, otro pequeño ejemplo de esa visión periférica que le distingue en carrera, esa capacidad para pilotar con medio cerebro mientras controla multitud de variables del entorno con la otra mitad. En gran premio, Alonso es una máquina. En el sentido literal del término. En Shanghái, lo demostró vez más.

El adelantamiento a Vettel era irrelevante. Simplemente, Alonso abusó del alemán, sin defensa posible. Pero había que llegar hasta allí con ese monoplaza de los rebufos el sábado que ni aun así lograba la 'minipole' de la undécima posición. Sin embargo, cayó otro séptimo puesto en una carrera donde, a diferencia de las anteriores, los dos Red Bull llegaron a meta y el coche de seguridad no le favoreció como sí sucedió en Australia. ¿Qué resultado habría conseguido Alonso de haber podido cambiar neumáticos durante la interrupción de la carrera que ayudaría a la victoria a Ricciardo?

Con su séptimo puesto, Fernando Alonso mejoró el domingo el trabajo del sábado. (EFE)
Con su séptimo puesto, Fernando Alonso mejoró el domingo el trabajo del sábado. (EFE)

"Nos hemos equivocado"

Cada punto es oro en McLaren para compensar el costoso divorcio con Honda. 'Clin, clin, clin' en cada carrera hasta el momento. Cuartos en el campeonato. Pero con su rendimiento este fin de semana, Alonso sigue metiendo más presión a Boullier. El francés tuvo que reconocer en Shanghái lo que no se había escuchado hasta ahora: que se han equivocado con el MCL33. El ‘mea culpa’ llegó días después de que los accionistas del McLaren Group anunciaran que Boullier reportará a partir de ahora directamente a Zak Brown. No habrá relación de causa efecto en las declaraciones del francés, pero a cada uno lo suyo y las cosas claras para todos.

"El coche ha cumplido con los objetivos, lo que significa que el objetivo no era correcto", explicaba Boullier este fin de semana. "Así que necesitamos revisar qué tenemos que lograr". ¿Pero no se decía lo contrario en pretemporada? Lo más descorazonador venía a continuación. "El coche está muy bien equilibrado si escuchas a los pilotos, están contentos con su equilibrio, con cualquier cosa que haces en la puesta a punto, reacciona. En términos de diseño no tiene problemas". Simple y llanamente, el McLaren es un monoplaza lento, el último con motor Renault.

Ese ‘drag’ (resistencia al avance), ese alerón trasero de que ya se hablaba del MCL32 el pasado año, unas dudas para las que Honda servía como excusa. “Hay más problemas”, añadía Boullier sin concretar. Pero en 2018 ya no hay dónde esconderse después de tres pruebas. Sí, el MCL3 es un coche decente en carrera, pero lejos del Renault y a años luz de Red Bull. Este año Alonso albergaba la esperanza de contar con una escopeta cargada en el MCL33/Renault por si surgiera la oportunidad en las circunstancias propicias. Justo como Ricciardo este fin de semana. Pero con un coche que por ahora no entra en el Q3, ni en sueños.

En China, Éric Boullier reconoció por primera vez que se han equivocado en McLaren. (Imago)
En China, Éric Boullier reconoció por primera vez que se han equivocado en McLaren. (Imago)

Se acabaron las zanahorias

Los ojos miran ahora a Éric Boullier y su equipo técnico. "Soluciones más rápidas y más inteligentes que nuestros rivales", pide Alonso. ¿Traducción? "Vamos por detrás de varios equipos y de nuestros objetivos. En la F1 todos evolucionan según transcurre la temporada, y o nos sacamos un conejo de la chistera, o vamos dados". Una forma de poner las pilas por lo fino y lo bajini. Cierto que Boullier y Alonso nos hablan de los positivos datos internos que avalan la futura evolución del MCL33 en las próximas carreras. Y que las correlaciones entre las simulaciones y el asfalto hayan funcionado con el monoplaza actual invitan a pensar que también será así en el futuro. Pero se acaban las zanahorias por delante del burro para la opinión pública.

Force India ha sido estos dos últimos años el mejor ejemplo de la capacidad de reacción de un equipo en el transcurso de una temporada. A otro nivel de recursos, Mercedes también doblegó a Ferrari en el arco de la temporada a pesar de sus problemas. Por tanto, es posible contraatacar. Pero McLaren afronta un gran desafío para dar esa medida de la que tanto presumía en los tiempos de Honda: ¿el mejor chasis de la parrilla? Porque si no son capaces de dar forma al monoplaza que merece el calibre de su piloto y la historia del equipo, McLaren podría algún día terminar, por qué no, igual que otro histórico como Williams.

opta

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios